Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 14 de septiembre de 2012

El gen egoísta (parte 4 de 7)

Para ir a la parte 3 pica aquí



Para ir a la parte 5 pica aquí

VII. PLANIFICACIÓN FAMILIAR

"Me agradaría hacer una distinción entre traer nuevos individuos al mundo, por una parte, y preocuparse por los individuos ya traídos, por la otra." (...) "Las decisiones en cuanto al cuidado son de este tipo: «Existe una criatura; su grado de parentesco conmigo es tal y tal; sus probabilidades de muerte si yo no la alimento son tales; ¿lo alimentaré?» Las decisiones en cuanto a la reproducción son semejantes a éstas: «¿Daré, cualesquiera sean, los pasos necesarios para traer un nuevo ser al mundo?; ¿me reproduciré?» En cierto sentido tanto el cuidado como la reproducción están destinados a competir el uno con la otra por el tiempo de un individuo y otros recursos: es posible que el individuo tenga que hacer una elección: «¿Cuidaré a esta criatura o tendré otra?»"

“El cuidado solamente puede ser evolutivamente estable corno parte de una estrategia mixta: al menos cierta reproducción debe proseguir”
“En el presente capítulo analizaremos cómo deberían decidirse a traer o no nuevos individuos al mundo.”
“El tamaño de la población depende de cuatro factores: nacimientos, muertes, inmigraciones y emigraciones.”
Plantea que el crecimiento de una población también está supeditada a la edad en que empiezan a reproducirse, ya que no es lo mismo la cantidad de hijos que se puede tener empezando en la adolescencia que empezando en la edad adulta tardía

“el índice de natalidad incontrolada tiene que conducir a un índice de mortalidad horriblemente alto. Es difícil de concebir que esta verdad tan simple no sea comprendida por aquellos dirigentes que prohíben a sus seguidores utilizar efectivos métodos anticonceptivos. Expresan su preferencia por métodos «naturales» de limitación demográfica, y un método natural es exactamente lo que van a obtener. Se llama muerte por inanición.”

“Los animales salvajes casi nunca mueren por edad avanzada. El hambre, las enfermedades o los animales predadores acaban con ellos mucho antes de que se tornen realmente seniles”

“Wynne-Edwards supuso que los individuos tienen menos hijos de los que son capaces de tener, en beneficio del grupo considerado como tal” (Selección de grupo)

“Una de las ideas más sorprendentes de Wynne-Edwards quizá sea la del comportamiento epidéitico, término por él acuñado. Muchos animales pasan largo tiempo reunidos en hatos, rebaños o cardúmenes (...) La idea de Wynne-Edwards es del todo diferente.” (porque al hacer esto) “están efectuando un censo de su población (...) Para Wynne-Edwards, el comportamiento epidéitico consiste en la agrupación deliberada para facilitar una estimación en cuanto al tamaño de la población. No sugiere una estimación consciente de la población sino un mecanismo automático, nervioso u hormonal, que relacione la percepción sensorial, por parte de los individuos, de la densidad de su población con sus sistemas de reproducción.”

Richard considera equivocada esa teoría

“Aunque él nunca utilizara tal nombre, el arquitecto jefe de la teoría del gen egoísta de la planificación familiar fue el gran ecólogo David Lack”
“Al aumentar el número de polluelos que cuidar se tendrá que pagar, inevitablemente, con una menor eficacia en el cuidado”
“Wynne-Edwards diría que la cantidad óptima importante, a la cual todos los individuos deberían aspirar, es la cantidad óptima para el grupo considerado en su conjunto. Lack diría que cada individuo egoísta escoge el tamaño de nidada que eleva al máximo el número de criaturas que cría.” (Esto último de elevar al máximo el número de crías es el número máximo en el cual soy óptimo para garantizar su mejor desarrollo) “No están practicando el control de natalidad con el fin de evitar explotar en demasía los recursos del grupo, sino de aumentar al máximo el número de criaturas supervivientes en relación al número existente, objetivo que es justamente lo opuesto de lo que normalmente asociamos al término control de natalidad.” (Exponer algo parecido en la preparatoria, durante un trabajo de investigación especial, me obligó a cambiar de tema de investigación por órdenes directas de la profesora, quien seguramente estaba temblando al ver derribada toda su creencia)

“Lo que ocurre con el hombre moderno civilizado es que el tamaño de las familias ya no se ve limitado por los recursos finitos que los padres pueden proveer. Si un matrimonio tiene más hijos que los que puede alimentar, el Estado, lo que significa el resto de la población, interviene y mantiene al excedente de niños con vida y salud. No hay, en realidad, nada que detenga a una pareja que carezca de recursos materiales para que tenga y críe tantos hijos como la mujer pueda físicamente procrear. Pero el Estado benefactor es algo muy poco natural”
Ahora, un comercial de Richard, el político
“La anticoncepción es, en ocasiones, atacada como algo «artificial», «desnaturalizado». En efecto, es muy inhumana. El problema radica en que también lo es el Estado benefactor. Pienso que muchos de nosotros creemos que un Estado benefactor es altamente deseable. Pero no puede tenerse un Estado benefactor artificial o desnaturalizado a menos que también se cuente con un control de natalidad igualmente desnaturalizado, de otra forma el resultado final será una calamidad aún mayor que la que se alcanza en la naturaleza. El Estado benefactor es, quizá, el sistema más altruista que el reino animal jamás ha conocido. Pero cualquier sistema altruista es, inherentemente, inestable, ya que está sujeto al abuso por parte de individuos egoístas, dispuestos a explotarlo. Los individuos humanos que tienen más hijos que los que son capaces de criar son probablemente demasiado ignorantes en la mayoría de los casos para ser acusados de una explotación malévola consciente. Las instituciones poderosas y los líderes que deliberadamente los estimulan a actuar así, me parecen menos libres de sospecha.”
Regresamos a nuestro programa

VIII. LA BATALLA DE LAS GENERACIONES

“¿Debería una madre tener favoritos o debiera comportarse de una forma igualmente altruista hacia todos sus hijos?”
Ante cómo cuantificar qué hijo vale más para la madre en términos de recursos, Richard usa los términos acuñados por R. L. Trivers (Inversión maternal) y Sir Ronald Fisher (Gasto maternal)

“La inversión maternal es definida como «cualquier inversión efectuada por la madre en un descendiente individual que aumente las posibilidades de supervivencia de dicho descendiente (y, por lo tanto, de su éxito reproductivo) a costa de la capacidad de la madre de otorgarla a otro de sus hijos».” (La ventaja de esta medición con respecto a otras es que los valores no son positivos, es decir, la leche invertida en el alimento de una cría no se suma en litros, sino que va en detrimento de los demás hermanos, haciendo de esta, una forma de evaluación más real) “La inversión maternal es medida en unidades de deterioro de las expectativas de vida de los demás niños, nacidos o por nacer” (Aunque aclara) “La inversión maternal no es una medida del todo ideal, pues pone demasiado énfasis en la importancia de la maternidad, frente a otras relaciones genéticas.”
“no existen razones genéticas para que una madre tenga favoritos”
En cuanto a quién salvar, si a los hijos mayores o a los menores “si ella salva al hermano menor aún tendrá que invertir en él algunos recursos valiosos, sólo para que éste
alcance la edad del mayor. Por otra parte, si la elección no es tan rigurosa para que sea un asunto de vida o muerte, su mejor apuesta podría ser preferir al menor” (Y pone de ejemplo el proporcionar alimento. El más grande está capacitado para encontrarlo por su cuenta, el menor todavía no)

“Aun si los padres no «desean» demostrar favoritismo entre los hijos, ¿podría darse el caso de que los hijos se posesionasen de un tratamiento privilegiado en favor de ellos mismos? ¿Les compensaría tal actitud?” (Los hermanos están igual de emparentados genéticamente que los padres, su relación es de ½, por lo que es probable que un hermano mayor se comporte como padre; pero también es real que la relación consigo mismo es del 100%, por lo que es probable que prefiera luchar por los recursos contra sus hermanos)

“Consideremos ahora el problema de cuándo debe provocarse el destete.” Mientras por un lado la madre quiere destetar al hijo para aprovecharlos en otro hijo, el hijo amamantado, por su parte, querrá utilizar al máximo los recursos de su madre hasta que éstos le sean insuficientes

“el disminuido físico debería morir voluntaria y graciosamente” (Nada. Sólo me llamó la atención que debe morir graciosamente, jejeje)

Respecto al hijo disminuido físicamente o enano de la camada, Richard lo explica diciendo que la madre tiene un hijo más, por si acaso el siguiente año es próspero y puede criar uno más de lo esperado, si no, lo deja morir

El chantaje por parte de los hijos hacia los padres, podría tener su origen en el gen egoísta. Dice el hijo “puedo morir, puedo sufrir, puedo enfermarme”, entonces los padres, lo protegen y alimentan más; pero también los padres tienen el dilema de que si el hijo está mintiendo, están desperdiciando recursos, y si por no hacerle caso resulta que sí estaba muriendo, podrían perder al hijo. Nosotros, se supone, contamos con más herramientas para discernir este tipo de situaciones. Digo se supone porque realmente esa habilidad se obtiene con la experiencia, propia y ajena, por lo que tampoco estamos excentos de esta actitud instintitva. Nuestra obligación para con nuestros hijos debe ser el conocerlos a tal grado que sabemos cuando realmente están mintiendo (y no por ser malos, sino por lo ya explicado) y forzarles a entender el verdadero riesgo que corren con su actitud. Los estúpidos psicólogos son tan mierdas, que dicen que traumamos a los hijos. Son nuestros genes, no suyos. Que si por los tarados psicólogos fuera, todo mundo sería un imbécil incapaz de diferenciar entre el bien y el mal. La crianza de los hijos debe ser lo mejor para ellos en vistas de un fin último, no temporal. Una nalgada a tiempo evita muchos problemas en el futuro. Una tarde que no coma le enseñará a que coma en sus horas (Del caso en el que el hijo no quiere comer a la hora de la comida. Está bien, no lo vamos a forzar; pero no va a ingerir alimento alguno, ni dulces, hasta la cena, y verán que no deja nada en el plato. Este caso no aplica a bebés). Muchos ejemplos más; pero eso sí, no le hagan caso a los psicólogos, ellos no saben nada y su falsa ciencia no sirve. Aprendamos de los animales, llevan la sabiduría de millones de años de evolución en ellos. Esto no es un retroceso en nuestra evolución social, tomar impulso no es retroceder, y sí nos va a humanizar más

“¿Quién tiene mayores posibilidades de ganar la batalla de las generaciones?” (Hay un comentario al pie que me parece interesante para tener siempre en cuenta: “un esfuerzo en una dirección se paga siempre en pérdida de esfuerzo en otra dirección” (...) “considerando sólo la proximidad de la relación genética y suponiendo un sistema de apareamiento monogámico (con lo que la hija puede estar segura de que sus hermanos son hermanos plenos), podemos esperar que una madre anciana consiga manipular a su joven hija adulta para que se quede y le ayude. Para la madre todo son beneficios, mientras que la propia hija carecerá de estímulo para resistirse a la manipulación de su madre, porque le resulta genéticamente indiferente la elección entre cualquiera de las dos opciones” (Esto se parece mucho a las hijas "quedadas", que no han hecho nada de su vida y que sólo están de "metiches" en la vida de sus hermanos menores) “R. D. Alexander ha escrito una interesante ponencia en la cual sugiere que hay una respuesta general a este problema. Según él, los padres siempre ganarán” (...) “Es (..) importante que analicemos el razonamiento de Alexander y nos convenzamos de que comprendemos por qué está equivocado” (...) “Un gen que hace que una criatura se apodere de más de su justa proporción, a expensas de la producción reproductiva total de sus padres, puede, en realidad, aumentar sus probabilidades de supervivencia, pero pagará el castigo cuando se convierta a su vez en padre, ya que sus propios hijos tenderán a heredar el mismo gen egoísta y ello reducirá su éxito reproductivo total. Se verá aprisionado en su propia trampa. Por lo tanto, el gen no puede resultar próspero y los padres siempre habrán de salir vencedores en el conflicto” (...) “Cuando un gen se encuentra en un cuerpo juvenil, sus oportunidades prácticas serán diferentes de cuando se encuentre en el cuerpo de un padre. Por lo tanto, su óptima política a seguir será diferente en las dos etapas de la historia de su vida corporal. No hay razón para suponer, como lo hace Alexander, que la política óptima de la segunda etapa deba, necesariamente, predominar sobre la primera.”

Otro punto que tira al suelo la teoría de Trivers, es que no está tomando en cuenta la relación matemática entre los individuos. Al darle la victoria a los padres, los hermanos fratricidas egoístas están acabando con su futuro genético. Que si bien sobrevivirán por acaparar más, serán menos exitosos reproductivamente hablando. Los genes paternos sólo se reproducen a nivel de uno, con un hijo egoísta, ya que el hijo único tendrá hijos egoístas, que se matarán hasta quedar uno. En cambio los genes en los hijos que son “altruistas” con sus hermanos, tiene más probabilidades de ser replicados en cada descendiente propio y en el de los hermanos

Otro más en contra de la teoría de Trivers, es que él afirma que los padres son autónomos y pueden dejar al hijo cuando quieran. Sin embargo, se le olvida a Trivers que la idea de tener hijos es para replicarse, así que el dejar a los hijos y morir sin descendencia es nefasto para los planes egoístas de los genes. Y como biológicamente están diseñados para reproducirse, el hijo puede chantajear y mentir al progenitor en beneficio personal “Es casi imposible que la madre pueda detectar una mentira pequeña, aun cuando pueda reconocer un engaño mayor.”
“No existe, por lo tanto, una respuesta general al problema de quién tiene mayores posibilidades de ganar la batalla de las generaciones. Lo que finalmente surgirá será un arreglo o concesión por ambas partes, para lograr una situación intermedia entre el ideal deseado por la criatura y lo deseado por la madre”
“Una vez más. debo recalcar que no me estoy refiriendo a motivos conscientes. Nadie sugiere que los niños, deliberada y conscientemente, engañen a sus padres debido a los genes egoístas que poseen. Y debo repetir que cuando digo algo semejante a: «Una criatura no debería perder ninguna oportunidad de engañar, mentir, embaucar, explotar...», empleo la palabra «debería» de un modo especial. No estoy defendiendo este tipo de comportamiento como moral o deseable. Estoy, simplemente, expresando que la selección natural tenderá a favorecer a las criaturas que actúen de dicha manera y que, por lo tanto, cuando observamos a poblaciones salvajes podemos esperar ver engaños y egoísmo en el seno de las familias. La frase «la criatura debería engañar» significa que los genes que tienden a hacer que las criaturas engañen poseen una ventaja en el acervo génico. Si existe una moraleja humana que podamos extraer, es que debemos enseñar a nuestros hijos el altruismo ya que no podemos esperar que éste forme parte de su naturaleza biológica.”

Hasta aquí mis apuntes. La siguiente semana dos capítulos más


Para ir a la parte 3 pica aquí

Para ir a la parte 5 pica aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario