Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 15 de julio de 2016

Sshh... se leen... ¿palomitas? Hannibal

En esta fusión de las secciones de cine y literatura que fundé, quiero presentar libros que son películas y que ambos valen mucho la pena.

En este artículo quiero hablar de la obra del autor Thomas Harris, quien es licenciado en lengua inglesa y sólo sabemos que trabajó como periodista. Poco se sabe de su vida personal, y qué bueno porque eso no es lo importante, sino su arte.

Todas sus novelas han sido películas: Domingo Negro (un atentado terrorista en el Súper Tazón), Dragón Rojo, El Silencio de los Corderos (que en el cine se llama El Silencio de los Inocentes), Hannibal y Hannibal Rising (en México se conoce como Hannibal, El Origen del Mal).

Sólo hablaré de la trilogía original del Dr. Hannibal Lecter. No he leído ni visto Domingo Negro, y considero que Hannibal Rising es una traición a todo lo que Hannibal significa.

Hay dos versiones cinematográficas de Dragón Rojo, una dirigida por Michael Mann y que se llamó Manhunter (Cazador de Hombres para México, Hunter para España). Salió en 1981, y la película se centra más en el detective William Graham, mostrando mediante soliloquios su habilidad mental para meterse en las mentes criminales, logrando pensar como ellos, y así poder atraparlos. Hannibal queda en un plano secundario. En general, esta película muestra actuaciones débiles, una dirección muy atrevida (en el sentido de que el director se expone demasiado experimentando), y fallando rotundamente en serle fiel a la novela. La película de Brett Ratner (que sí se llamó Dragón Rojo) fue mucho más fiel al libro, excepto por el final, el cual en la novela es mucho más salvaje y brutal; pero ahora da protagonismo a Hannibal en lugar de a William, cuando en el libro el protagonista es William. También con fallos en la caracterización de los personajes; pero las actuaciones son más libres de los experimentos del primer director. Ambas películas fallan en una escena que me hubiera encantado ver: El Dragón Rojo obligando a Francis a levantar peso allende su capacidad física, sólo para demostrar quién tiene el control.

Ahora, el libro. Es policiaco. No piensen que es terror, suspenso, "gore", no, es una investigación policiaca y por lo tanto, puede ser pesado de leer por las descripciones y diálogos. Un punto a favor es el manejo psicológico de los personajes, que nos dan una impresión muy viva de sus formas de ser.

El siguiente libro fue El Silencio de los Corderos; pero irónicamente fue la primera película de la trilogía. Fallan rotundamente en dar viveza a la amplia gama psicológica, escénica y ambiental que maneja el libro. Creo que sólo dos cosas son rescatables: La actuación de Sir Anthony Hopkins, y la escena del escape del hotel, porque en el libro escapa diferente. Un éxito en taquilla; pero no es fiel al libro, el cual, también es un éxito porque es muy bueno, aunque todavía policiaco.

El tercer libro fue Hannibal, un precioso libro que nos mete en la mente del Dr. Lecter, en sus mundos internos, en sus fobias, en sus manías y fantasías de lo que realmente anhela y desea. Más al estilo de suspenso aunque nunca se separa de la trama policiaca. La película falla en ese aspecto, como todas las películas lo harán, porque no pueden mostrar el pensamiento de los personajes sin caer en surrealismo, cosa que no se ve bien en la taquilla del cine económicamente hablando.  Debido a la longitud del libro, la adaptación tuvo que hacer recortes de escenas y de personajes. Hubo cambios brutales al final de la película: La muerte de Mason, el encuentro final entre Clarice y Hannibal, ambos totalmente diferentes en el libro, y a mi parecer, muy superiores; pero demasiado "gore" para el gusto de ciertas sensibilidades. El libro es altamente recomendable, la película, sólo recomendable.

Dato curioso, en el libro y la película se menciona a Il Mostro, una leyenda de Italia que mata sin causa aparente y sin patrón; pero que lo hace desde hace siglos. Se cree, en la vida real, que son sectas que hacen sacrificios humanos; pero nadie ha podido comprobar nada, haciendo que naciera la leyenda de un monstruo que sale cada determinado tiempo a matar.

El último intento del Sr. Harris de explotar a su hijo más redituable, fue la desastrosa novela Hannibal Rising, y su película, que es fiel al libro como lo son ambos fieles a la mercadotecnia y a los estudios de mercado realizados. Ambos traicionan al Dr. Lecter en su concepción mental formada durante el libro Hannibal, huecos sin sentido en las historias, (la tía, el legado samurái, y en el cine, el uso de ropa fuera de época, ni qué decir de la motocicleta que parece sacada del futuro por ser un modelo fuera de su tiempo) así como forzar características psicológicas que no concuerdan si hacemos una extrapolación a su vejez. El libro y la película son un insulto a los seguidores y al personaje mismo; pero fue un éxito en taquilla, tan es así que se hizo la serie de televisión, la cual, por respeto al Dr. Lecter, no la he visto.

Así de que lean primero los libros de la trilogía original, y después hagan un montón de palomitas, para que vean las películas y tomen sus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario