Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 20 de octubre de 2017

Sshh... se leen... ¿palomitas? El Retrato de Dorian Gray

Voy a comparar la película del 2009 (esta es su ficha IMDB) y el libro de Óscar Wilde

Siempre es muy difícil hacer una adaptación que satisfaga a todos los gustos y críticos, sobre todo porque siempre hay detalles en un libro que no son replicables en una película. Salvo contadas excepciones, el libro siempre será mejor que la película, así que partiendo de ese supuesto, procedamos a divagar sobre la adaptación al cine

Fortalezas: Le pusieron ese toque de acción y drama que debe llevar la putrefacción del alma de Dorian

Debilidades: El libro maneja una filosofía decadente y hedonista que no sería fácil de asimilar para quienes quieren pasar un par de horas de distracción, así que la película se deshizo de eso, siendo para mi gusto, de lo que más me gustó del libro

Incongruencias: El orden de las acciones son distintas en el libro respecto a la película. Mientras que en el libro nos muestran a un Dorian que por amor quiere reformarse, en la película nos muestra a un Dorian que deja ir el amor por la corrupción. Aunque ambos puntos se unen en que al final quiere reformarse; pero ya es demasiado tarde

Punto extra: Considerando que Óscar era homosexual y que era perseguido por serlo, quizá se autocensuró de escribir ciertos placeres mundanos y depravaciones para su personaje de Dorian, cosa que en la película redimen el posible deseo reprimido de Óscar

Veredicto: Vale la pena ver la película; pero si desean algo que los haga reflexionar, lean el libro

viernes, 13 de octubre de 2017

Falacias

Una falacia, en pocas palabras, es un argumento inválido que es tomado por correcto, dada la fuerza de la expresión con la que se sostiene, o bien, por la ignorancia del oyente/lector al no poder comprender el argumento

Pueden ver los diferentes tipos de falacias que hay visitando el sitio falacias.escepticos.es

La razón por la que no las pongo aquí, es porque considero que el trabajo de la página arriba citada es muy bueno y merece la pena su lugar

Sin embargo, he notado que la página tiene una caducidad de un año, motivo por el cual, en este blog, he dejado en borradores entradas que respaldan la información y el trabajo de la página origen, con el fin de que si en algún momento el registro del dominio vence, publicarlas y que esa información no se pierda

viernes, 6 de octubre de 2017

La gnoseología al rescate

Es sin duda un hecho de que ahora tenemos todo tipo de conocimiento a nuestro alcance, por lo que adquirir experiencias suele ser más fácil al ver lo que otras personas viven y cómo les fue con sus acciones; pero también hay un problema, y es que ya no sabemos qué puede ser mentira y qué verdad

Si de por sí era complicado antes, ahora que tenemos un bombardeo excesivo de información está más difícil, ejemplos hay muchos; pero casi ninguno tan alarmante como el hecho de que la misma historia y ciencia, que antes considerábamos inmutable, vemos que sí cambia, que la historia no está escrita neutral y fríamente, sino que se acomoda según las necesidades de victoria o derrota. La ciencia, también cambia, lo que antes era imposible, ahora es posible, lo que antes era un mito, ahora es replicable, lo que antes era irrefutable, ahora no es válido

Y una cosa muy interesante también, ahora, la información la hacemos todos, tengamos o no la razón, y se le da prioridad a lo que más se habla de ello, sea verdad o no

La filosofía tiene una rama, la gnoseología, que precisamente estudia el conocimiento. No confundir con adquirir conocimiento, que es la epistemología. La diferencia es que mientras la epistemología consigue conocimiento, la gnoseología le pregunta ¿qué tan válido, cierto, y útil es lo que adquiriste? ¿Qué tanto puedes saber o hasta dónde puedes llegar?

Puede adquirirse mucho conocimiento sobre la mitología griega... pero ese conocimiento no es útil o válido para la vida real. Nadie te va a transformar en una araña porque seas mejor en la costura que otra persona. Sin embargo, es cierto, porque eso se creía que era el origen de las arañas. Es válido, porque el argumento está formado correctamente según la lógica

Y esa es otra, la lógica sólo dice si una sentencia está bien formulada, no si es cierta. Nos ayuda a saber si está correctamente argumentado, no si es verdad

Puede convertirse un conocimiento inválido en uno útil, por ejemplo, las fábulas de Esopo. Los animales no hablan ni actúan como personas; pero las lecciones son útiles en nuestro contexto

Con estos ejemplos pequeños, queda demostrado que debemos aplicar los principios de la gnoseología en la vida diaria, para poder determinar si es algo es válido, útil, correcto o cierto, y hasta qué punto podemos llegar de asimilación

El problema ya no es tener conocimiento, sino validarlo para saber qué hacer con él. Sólo así se alcanza la sabiduría, porque es muy probable que entre tanta información, la verdad sea la minoría

Quería poner mi propuesta en esta rama de la filosofía; pero será en otra ocasión, ya que por más que le busco, no logro que quede claro y entendible. Cuando lo tenga, lo compartiré y vincularé esta y esa entrada

viernes, 29 de septiembre de 2017

Dios en la filosofía

Ningún filósofo es ateo, incluso aquellos que dicen serlo, realmente atacan al concepto falso de la idolatría fanática religiosa que priva al ser humano de la libertad de pensamiento

Entendiendo esto, separemos a aquellos que reconocen que la esencia de Dios es inalcanzable para el pensamiento humano, y dicen que no tiene caso intentar algo así habiendo otras cosas de la que se deben preocupar primero. Esos son los agnósticos

Hay otros que sí lo buscan mediante la razón, y han encontrado varias de sus características, varios senderos que llevan a sólo una porción; pero no a la totalidad. Esta entrada precisamente va a ver este tema de manera superficial

1) Dios como un ser creador irresponsable

Adorado por: Zaratustra y Aristóteles

Esta concepción viene a surgir porque de todos los dioses y mitos que rodean al mundo, se dieron cuenta estos pensadores de que realmente debe haber algo más allá de todo, algo que está por encima de todo; pero al ver la realidad en la que hay bien y mal, deducen que ese ser crea; pero no quiere hacerse cargo de su creación

Zaratustra dice que hay dos emanaciones del ser supremo: El Bien (Oromases) y El Mal (Ahrimanes) quienes pelean y dan origen al flujo del mundo en el que vivimos

Aristóteles, por su parte, creía que era un ser de amor, que creaba por amor; pero que no conocía a su creación y por eso no hacía nada (Realmente el pensamiento es más complejo; pero como un primer acercamiento, queda)

En ambos casos, esa actividad en la que se crea y no se hace nada por la creación, es, a nuestros parámetros, una irresponsabilidad

2) Satanismo

Adorado por: Millones desde el inicio de la humanidad

Es la adoración a la fuerza maligna, a la fuerza destructora. Se le han puesto varios nombres e interpretaciones; pero el fin siempre es el mismo: La maldad pura

Filosóficamente, Satanás, que significa adversario, viene a ser la antítesis del proceso dialéctico

3) Dios de amor, perdón, caridad y misericordia

Adorado por: Esenios/Jesús de Nazareth, Mahoma, Mozi

Viene a surgir esta adoración a las fuerzas del bien, por encima de la primera adoración predominante, el satanismo. Como respuesta a la maldad, se busca hermanar a los hombres bajo un mismo padre eterno que los ama y que trata de acercase a nosotros; pero nosotros lo rechazamos, por eso la oración es un proceso importante para alejarnos e interiorizar, para encontrarlo y seguirlo

Filosóficamente, este ser viene a ser la tesis del proceso dialéctico

4) Yahvhé/Gehová/Yo Soy

Adorado por: Los judíos

Es un dios de guerra, un dios cruel, sanguinario, vengativo, que busca conquistar al mundo mediante la fuerza

Quienes no me crean, lean el antiguo testamento y la torá

5) Luciferismo

Adorado por: Sade, LaVey, Siddharta Gautama

La gente confunde a Lucifer con Satanás. Al segundo ya lo expliqué arriba. Lucifer es el portador de luz, aquel que ante el abandono de Dios, trajo la luz a la humanidad, le dio conocimiento y la oportunidad de crecer hasta ser su propio Dios, tal y como él lo logró

Es una filosofía egocéntrica, egoísta que puede ocasionar mucho daño si no se toma en serio y se tiene un estudio muy profundo, tal y sucede con el Marqués de Sade; pero que puede ayudar a muchas personas que han perdido la fe en las religiones tradicional y que necesitan mejorar su autoestima, como lo hizo LaVey, o como lo hizo de un modo mucho más espiritual, Siddharta (Buda)

6) El dios de las religiones

Adorado por: Cristianos, musulmanes, judíos y todas sus sectas y variaciones

Es un dios tan débil que se ofende fácilmente por todo. Es inseguro, por lo que necesita evitar el libre pensamiento y el conocimiento de sus seguidores para que no se den cuenta de que no vale la pena. También es injusto, porque por una pena temporal merecen sus seguidores la condenación eterna. Es avaro, porque sólo le interesa el tributo, la riqueza, los templos ricamente adornados, el oro, la opulencia, y no le importa que sus seguidores sufran mientras él tenga toda la atención y el dinero

En este caso notemos que los fundadores de las religiones tenían un pensamiento muy distinto a lo que hacen realmente sus seguidores 

7) La naturaleza misma

Adorado por: Religiones primitivas, Spinoza

Al ser Dios un ser tan superior, es imposible llegar a él, o comprenderle, el único acercamiento que tenemos es con la naturaleza, y en un modo de adoración como un ser divino, o como un hijo cuidando a su madre, es que surge este tipo de ser divino

8) El Dios de Asura H

Adorado por: Je, no necesita ser adorado

Es el ser en sí, por y para sí mismo. Es una entidad eterna, infinita, recursiva, que está en constante proceso de autoperfección, y nosotros somos la consecuencia de ese proceso. No nos hizo por amor ni le interesamos. Si quieren más detalles, explico más de esto en esta entrada

viernes, 22 de septiembre de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (10/10)

COMENTARIOS ASURIANOS DE EL PRÍNCIPE

Sin lugar a dudas este libro ha sido estigmatizado sin merecerlo. Es un libro que narra una realidad que muchos quieren negarse a creer que existe. Es un libro que habla de cómo se mueve el poder y las influencias en el mundo real, no en novelas que tanto gustan a las mentes débiles, incapaces de comprender la vida. Así de cruda es la realidad, así de cruda la presenta Nicolás, quien tiene toda la autoridad para hablar del tema, al haber conocido no sólo la milicia, sino también a tantos políticos importantes de su tiempo, al conocerlos de cerca y ver cómo actuaban

Este libro me parece por demás, excelente

Por varios lados leí que este libro corrompe al lector y que es la perdición de los líderes. La perdición de esos líderes es el poder, no el libro, por el contrario, el libro aconseja para no caer en los errores del poder

El libro puede resumirse en: Anteponer al pueblo por encima del mismo gobernante. Le dice que no importa lo que tenga que hacer, mientras el pueblo salga beneficiado. Por supuesto que hay frases duras, sobre todo considerando que se trata de los consejos para conservar el gobierno de un lugar recién conquistado; pero seamos honestos, sin esos consejos, muchos grandes hombres no hubieran logrado mantenerse como líderes, y muchos amados líderes han hecho cosas horribles; pero son amados por sus pueblos debido al beneficio que le ha generado

El problema es que este libro es tan corto y nadie lo lee, si lo leyeran, podrían aplicar los mejores consejos de un gran sabio, que no quería ver a su país en la ruina y en la devastación, y por eso le escribió este libro a un monstruo, como lo fue Lorenzo, para que no la cague y no arruine al país

Este libro ha sido ampliamente comentado por grandes líderes de la historia. Me enteré que incluso Stalin le hizo comentarios, mismos que no he encontrado. Encontré los comentarios de Cristina de Suecia, y los comentarios de Napoleón Bonaparte (que dicen que son comentarios apócrifos, como sea, nos dan una gran idea de cómo pensaba Napoleón ya que el supuesto autor verdadero era un historiador de él, así que algo hay de verdad aunque fuese apócrifo). Esos comentarios los compartiré más adelante, ya que son tantos que ponerlos todos juntos, opacaban el pensamiento y la obra de Nicolás, el cual es el tema central, y no sus comentaristas

Sin duda alguna muchas personas más lo han comentado; pero ya detendré mi investigación al respecto de este tema, puesto que si queremos realmente comprender la magnitud de esta obra, debemos entender el contexto histórico y la vida de Nicolás; pero por sobre todo, leer el libro, el cual es magnífico y no puede dejarse pasar si se quiere ser un buen líder

A diferencia de El Arte de la Guerra que escribió Nicolás, este sí es un libro eterno e inmortal

viernes, 15 de septiembre de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (9/10)

PENSAMIENTOS VARIOS (Continuación)

XIX
La insolencia en la prosperidad y en la adversidad el abatimiento, consecuencias son de la educación y las costumbres. Si la educación carece de energía, falto de energía como ella será el hombre. Muy distinto carácter le dará la educación opuesta: enseñándole a conocer mejor el mundo, le enseñará también a mostrar menos alborozo en el triunfo y menos decaimiento en la desgracia


XX
No hay ninguna deshonra en quebrantar las promesas arrancadas por la fuerza. Los compromisos relativos al interés público pueden ser violados sin deshonrarse, cuantas veces deje de subsistir la fuerza que haya obligado a contraerlos


XXI
Para ser obedecido, hay que saber mandar. Solamente lo saben aquellos que, después de comparar sus fuerzas con las de sus inferiores, mandan cuando las encuentran convenientemente proporcionadas, y se abstienen de hacerlo en caso contrario. Para conservar el poder por vías de rigor en un Estado, decía un sabio, menester es que la fuerza que reprime guarde relación con la reprimida. Si la proporción existe, podrá la autoridad violenta mantenerse; pero cada día puede temerse su derrumbamiento, si el oprimido tiene más fuerza real que el opresor


XXII
Si priváis al hombre de una cosa útil, nunca lo olvida: a cada necesidad que siente, la recuerda, y como las necesidades renacen todos los días, así también se renueva su resentimiento


XXIII
Captarse odios, sin esperanza de sacar de ellos ventaja alguna, es dejarse guiar sólo por la temeridad y la imprudencia


XXIV
Si los que han nacido en Italia o en Grecia no se han vuelto ultramontanos en Italia o turcos en Grecia, tendrán razón en censurar lo presente y alabar lo pasado. Los siglos de la antigüedad les dan motivos de admiración; y en el que viven nada les ofrece que los indemnice de su extremada miseria y de la infamia de una edad en que no ven ni religión, ni leyes ni disciplina militar y en que reina toda clase de vicios: vicios tanto más execrables cuanto que aparecen en quienes ocupan los tribunales, en quienes tienen en su mano la autoridad y quieren ser adorados


XXV
Hay dos maneras de combatir: una con las leyes; con la fuerza, la otra. Peculiar del hombre es la primera; la segunda nos es común con los animales


XXVI
Preferible es pecar por impetuosidad que por comedimiento, porque la Fortuna pertenece a un sexo que a veces hay que tratar con audacia y brusquedad para dominarlo. Favorece especialmente a los jóvenes, porque es mujer y porque éstos se muestran con ella menos respetuosos, más emprendedores, más imperativos


XXVII
Los hombres prudentes saben dar siempre mérito a aquello que la necesidad les obliga a hacer


XXVIII
Cuando los hombres resuelven acerca de la preferencia que ha de darse a lo presente o a lo pasado, se equivocan, porque no tienen igual conocimiento de uno que de otro. El juicio que emiten los ancianos respecto a lo que vieron en su juventud, parece que habría de librarse de ese error; y así fuera, si en todas las épocas de la vida conservasen los hombres la misma intensidad de cerebro y de juicio y si abrigaran las mismas pasiones. Pero los hombres varían, y aunque los tiempos en realidad no cambian, no pueden parecer iguales a gente que tiene otras pasiones, otras aficiones y distinta manera de ver

viernes, 8 de septiembre de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (8/10)

PENSAMIENTOS VARIOS (Continuación)

X
Entre los guerreros de renombre, se cuentan gran número en Europa, pocos en África, y aún menos en Asia. La causa de tan grande diferencia es que estas dos últimas partes del mundo nunca contuvieron más que una o dos grandes monarquías y muy pocos Estados republicanos, mientras que en Europa existían algunos reyes y buen número de repúblicas. Los hombres no llegan a ser superiores ni despliegan sus facultades más que cuando los emplea y estimula su soberano, ya sea monarca, ya república; donde hay muchos soberanos, nace multitud de grandes hombres; escasean, cuando son pocos los soberanos. Es también de notar que nacen muchos más grandes hombres en una república que en una monarquía


XI

Los hombres pueden secundar a la Fortuna, mas no oponerse a ella; pueden urdir su trama, seguir sus hilos, pero no destruirlos. No quiere esto decir que se entreguen al abandono. No saben cuál es el objeto de la diosa; pero como ésta no obra sino por vías obscuras y desusadas, siempre les queda la esperanza, que es la que debe sostenerlos por más reveses que padezcan y por muchos trabajos que tengan que soportar


XII

Nada puede contra los grandes hombres la Fortuna. Su inconstancia, ya los eleve, ya los degrade, no altera en modo alguno sus disposiciones ni la firmeza de espíritu, tan inherente a su condición, que cada uno reconoce que es inaccesible a sus reveses. Muy distinta es la conducta de las almas débiles: ensoberbecidas y embriagadas por las prosperidad, atribuyen su triunfo a virtudes que siempre carecieron y por esto mismo se hacen insoportables y odiosas para todo cuanto las rodea. Tales excesos producen pronto una mudanza de fortuna; y apenas se muestra a sus ojos la desgracia, incurren en el exceso contrario y tórnanse viles y cobardes


XIII

El hombre acostumbrado a cierto paso no puede variarlo; cuando los tiempos no se armonizan con sus principios, tiene que sucumbir fatalmente


XIV

Convénzase los que gobiernan de que nunca deben tener a un hombre en tan poca cosa como para creer que impunemente podrán colmarle de agravios e injurias sin que él intente vengarse, aun arriesgando la vida


XV

Creo que es una de las grandes reglas de la prudencia humana abstenerse de injuriar o amenazar a alguien. Ni la amenaza ni la injuria debilitan al enemigo, sino que una le avisa que se ponga en guardia, y la otra no hace sino acrecentar su odio y volverle más industrioso en los medios de perjudicar


XVI

Los hombres no saben ser ni enteramente buenos ni enteramente malos


XVII

El príncipe que no reconoce los males hasta que ya no es hora de evitarlos no es verdaderamente prudente; pero, en general, no es la previsión virtud de reyes


XVIII

Un monarca no ha de asustarse de su sombra ni escuchar los informes terroríficos que le exponen; al contrario, debe ser tardo en creer y obrar, aunque sin descuidar las leyes de la prudencia. Entre una loca seguridad y una desconfianza loca, hay un término medio

viernes, 1 de septiembre de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (7/10)

PENSAMIENTOS VARIOS


I
Si los  hombres que en las repúblicas ejercen un arte mecánica llegan a elevarse a las magistraturas, nunca se hallan en condiciones de gobernar como príncipes, porque sólo a obedecer aprendieron. Por consiguiente, no hay que confiar el mando sino a ciudadanos que nunca han obedecido más que a los reyes y la ley, como son los que de sus propias rentas viven


II
Los Romanos, apercibidos a librar batalla a los Galos, para resistir el choque inicial e inutilizar los primeros ataques del enemigo, pusieron a la cabeza los lanceros, contra su costumbre, para que el enemigo, ocupado en abatir las lanzas y detenido por este cuerpo, perdiese su impetuosidad y su ardor primeros


III
Amílcar, atacado durante una marcha por ambos flancos por los enemigos, varió súbitamente el orden de combate, es decir, que mandó ir a retaguardia a los que estaban a la cabeza y viceversa. Las dos divisiones enemigas, imaginándose que huía Amílcar, se pusieron en desorden para perseguirle; pero, atacadas durante la marcha por los que mudaban de posición por orden del general, fueron vencidas fácilmente


IV
Domiciano examinaba los días en que habían nacido los senadores y hacía perecer a aquellos a quienes la suerte era favorable y que eran capaces de llegar al Imperio. Hubiera mandado matar a Nerva, su sucesor, si un astrólogo amigo suyo no le hubiera persuadido de que no corría peligro alguno, en vista de que Nerva, por su avanzada edad no podía ya vivir mucho; gracias a esto le sucedió Nerva


V
Antonino el Piadoso respondió a un delator: <<En vano molestáis con vuestras delaciones a los emperadores: nunca conseguiréis que maten a su sucesor>>


VI
Como alguien acusase a Licino ante Trajano de querer asesinarle, Trajano se fue solo a cenar con el acusado, y al día siguiente dijo en presencia del acusador: <<Ayer podía matarme Licino>>


VII
Al dar Trajano el cargo de prefecto del pretorio a Licino, ciñóle la espada diciendo: <<Te doy esta espada, para que me defiendas si soy buen emperador y para que me mates si soy malo>>


VIII
Se debe ejercitar a los súbditos de un país en el oficio de las armas desde los diez y siete años hasta los treinta y luego licenciarlos; porque, pasada esta edad, los hombres se tornan indóciles y ya no quieren obedecer: crecen en maldad y disminuyen en fuerzas


IX
Si es verdad que el número de grandes hombres depende del número de Estados, hay que deducir de ahí que cuando éstos desaparecen, el número de aquéllos se disminuye con la ocasión de ejercer su capacidad. Cuando creció el imperio romano y destruyó todos los Estados de Europa y África y la mayor parte de los de Asia, sólo quedó lugar al mérito de Roma, y los grandes hombres escasearon tanto en Europa como en Asia. Como ya no había virtud más que en aquella capital del mundo, el primer germen de la corrupción llevó consigo la del mundo entero; y los bárbaros asolaron sin esfuerzo un imperio que había acabado con la virtud de los demás Estados y no pudo conservar la suya. El reparto que aquel diluvio de bárbaros hizo del imperio romano no pudo devolver a Europa la antigua virtud militar: primeramente, porque no se vuelve con facilidad a costumbres caídas en desuso; además, hay que acusar de ello a las nuevas costumbres introducidas por la religión cristiana, porque ya no hay tanta necesidad de resistir al enemigo. Antes, el vencido era asesinado o terminaba una vida miserable en eterna esclavitud. Las ciudades conquistadas eran saqueadas o se arrojaba de ellas a los habitantes después de quitarles todos su bienes; se los dispersaba por todo el mundo; en una palabra, no habían calamidades que no sufrieran los vencidos. Cada país, espantado de tantas desdichas, mantenía en constante actividad sus ejércitos y concedía importantes honores a todo militar distinguido. Hoy han desaparecido en gran parte los temores: casi siempre se respeta la vida a los vencidos; éstos no quedan mucho tiempo prisioneros y fácilmente recobran la libertad. Aunque una ciudad se subleve veinte veces, nunca es destruida; los habitantes conservan todas sus propiedades, y lo único que pueden temer es el pago de alguna contribución. Por eso nadie quiere someterse a las instituciones militares y sufrir el cansancio de los ejercicios por librarse de peligros que ya no se temen

viernes, 25 de agosto de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (6/10)

CAPÍTULO XXI
CÓMO DEBE GOBERNAR UN PRÍNCIPE PARA SER AMADO

“Nada hace apreciar tanto a un príncipe como las grandes empresas y los raros ejemplos que dé (...) El príncipe ha de afanarse por parecer excelente y grande en todos sus actos”, y también, tomar partido, a favor o en contra; pero nunca neutral, porque genera desconfianza y desprecio

“(...) un príncipe no debe asociarse nunca a otro más poderoso que él para atacar a los demás (...) porque, si sale vencedor, queda a su discreción, y los príncipes han de evitar siempre estar a merced de los demás”

Debe permitir el arte, el oficio, el comercio, todo lo que se a beneficio del país, sin temor a que se le sea quitado o que genere nuevos impuestos

Divertir de vez en cuando al pueblo, y participar con ellos sin dejar a un lado su dignidad


CAPÍTULO XXII
DE LOS MINISTROS DE LOS PRÍNCIPES

“Hay tres clases de cerebros: Unos que comprenden por sí solos, otros que comprenden todo cuanto se les enseña, y, por último, los hay que no comprenden ni por sí ni por otros. Los primeros son magníficos, los segundos buenos, e inútiles los últimos”

Para reconocer un buen ministro: “Si ves que éste piensa más en él que en ti, y que todos sus actos propenden a su provecho, nunca será buen ministro, y nunca debes fiarte de él”

En contraparte: “(...) el príncipe ha de pensar en el ministro, para que siga siendo bueno” (Colmarle de favores, pues)


CAPÍTULO XXIII
CÓMO SE DEBE HUIR DE LOS ADULADORES

“El único medio para preservarse contra la adulación es convencer a los hombres de que no te ofenden al decirte la verdad”

Pero puede ser que si todos te dicen la verdad, te falten al respeto. Por eso sólo debe aceptar tal trato de gente de confianza

¿Quizá por lo anterior había bufones en las cortes, porque eran los únicos que podían burlarse del rey nadie lo tomaba en serio, excepto el rey?

El sacerdote Luca decía del emperador Maximiliano, quien nunca pedía consejo, que actuaba primero sus proyectos cerca de sus más allegados, y dependiendo de sus reacciones, los ejecutaba o no

Es preciso “(...) que el príncipe se aconseje de todo; pero cuando él quiera, no cuando quieran los otros”

No debe permitir que le den su opinión cuando no lo pide, y menos de cosas privadas, y mostrarse severo contra quienes le mienten o le ocultan la verdad

“(...) la prudencia del príncipe es la que debe engendrar los buenos consejos, y no han de ser éstos los que originen a aquélla”


CAPÍTULO XXIV
POR QUÉ LOS PRÍNCIPES DE ITALIA HAN PERDIDO SUS ESTADOS

En este capítulo da ejemplos de la vida real de lo que no se debe hacer, en base a todo lo expuesto anteriormente


CAPÍTULO XXV
CÓMO INFLUYE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS Y CÓMO SE LAS PUEDE RESISTIR

Nicolás cree que hay un libre albedrío al 50%

“(...) el príncipe que sólo se basa en la fortuna cae en cuanto ésta varía”

Por lo anterior, el rey no debe ser siempre el mismo ni constante en un método; sino saberse adaptar a las circunstancias para no ser arrastrado por la fortuna

Nicolás dice que la fortuna es mujer, y por eso hay que ser impetuoso para someterla


CAPÍTULO XXVI
EXHORTACIÓN PARA LIBRAR A ITALIA DE LOS BÁRBAROS

Me llama mucho la atención lo que dice, que el mejor momento para pedir un príncipe es cuando el país está devastado, aplastado y sin futuro aparente... como México

Este capítulo es para pedirle a Lorenzo, a quien le escribió esta obra, que haga todo lo posible por hacer grande a Italia

viernes, 18 de agosto de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (5/10)

CAPÍTULO XIV
DE LOS DEBERES DEL PRÍNCIPE PARA CON LA MILICIA

Dice Nicolás que el príncipe sólo debe saber y pensar en la guerra, porque los hombres de paz y de guerra no se llevan, por eso, si quiere guiar al ejército, debe ser hombre de guerra

“(...) Uno de los males que acaecen si no estás desarmado es que te haces despreciable”


CAPÍTULO XV
DE LAS COSAS POR LAS CUALES SE ALABA O SE CENSURA A LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE A LOS PRÍNCIPES

“(...) el hombre que se empeña en ser completamente bueno entre tantos que no lo son, tarde o temprano perece”

El príncipe es un hombre, y como todo hombre, con defectos y virtudes; pero al ser una figura pública, cualquier acierto lo hará santo, y cualquier error, un monstruo. El príncipe debe tratar de ser una persona virtuosa; pero no debe temblarle la mano de cometer aglo impío si eso significa el bienestar del estado


CAPÍTULO XVI
DE LA LIBERALIDAD Y DE LA AVARICIA

Si el príncipe quiere ser liberal, se acabará las arcas, y cuando ya no tenga, la gente le seguirá exigiendo, entonces tendrá que quitar al pueblo para darle más, cayendo en su odio; pero si es avaro y acumula, cuando realmente se necesite defender al país, o hacer un proyecto monumental que beneficie al país, la gente lo amará

“(...) gastando bienes de otros se cobra fama, mientras que si gastas los tuyos, la pierdes” (Esto respecto a los bienes que se obtienen durante la guerra, como el botín)


CAPÍTULO XVII
DE LA CRUELDAD Y DE LA CLEMENCIA, Y SI VALE MÁS SER AMADO QUE TEMIDO

“(...) todos los príncipes deben desear ser tenidos por clementes y no por crueles” (Pero es mejor ser tachado de cruel y tener en paz y unido al pueblo, en lugar de ser clemente y dar paso a crímenes)

Nicolás, a diferencia de Séneca, dice que es mejor ser temido que amado, porque la naturaleza humana es hipócrita y traicionera. Si te ven como amado, se aprovecharán de ti, para Nicolás, los hombres son todos malos

Debe hacerse temer; pero no odiar

“(...) más fácilmente olvidan los hombres la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio”


CAPÍTULO XVIII
SI DEBEN CUMPLIR LOS PRÍNCIPES SUS COMPROMISOS

“(..) hay dos maneras de combatir. Con las leyes y con la fuerza. La primera es la de los hombres; la segunda, la de los animales. Pero como a veces no basta la primera, hay que recurrir a la segunda” (Por eso el príncipe debe tener ambas naturalezas)

El príncipe no debe ser un hombre lleno de cualidades, sólo de aparentar ser clemente, fiel, humano, religioso e íntegro

Nicolás también menciona que los hombres no tienen voluntad propia; sino que se van a donde va la mayoría


CAPÍTULO XIX
HAY QUE EVITAR SER ODIADO Y DESPRECIADO

No tomar los bienes ni las mujeres de sus súbditos

No pasar por inconstante, ligero, afeminado, pusilánime, irresoluto

Ser firme en sus decisiones

“(...) el príncipe ha de preocuparse poco de las conspiraciones, si cuenta con el favor popular; pero si el pueblo está en contra suya y lo detesta, puede temerlo todo por parte de todos”

Para no hacerse odiar, el príncipe no debe ejecutar las leyes. Por eso pone de ejemplo a Francia y su separación de poderes

“(...) lo mismo se ganan odios obran mal que obrando bien”

Menciona tres partidos que el rey debe manejar: El pueblo, los soldados y a los grandes, cualquiera que mueva el estado, es al que debe complacer


CAPÍTULO XX
SI LAS FORTALEZAS Y OTRAS VARIAS COSAS QUE SUELEN HACER LOS PRÍNCIPES SON ÚTILES O DAÑOSAS

“Para conservar con toda seguridad el estado, unos príncipes desarman a sus súbditos; otros sostienen en sus provincias la división de partidos; varios se buscan enemigos adrede; algunos quieren atraerse a aquellos que antes de su reinado les eran sospechosos; los hay que construyen fortalezas, como también los hay que las derriban”

No siempre conviene desarmar a los súbditos, a veces darles armas les dice que confías en ellos, en especial si el príncipe es nuevo

No cree que tener al pueblo dividido sea buena idea, porque los débiles se unirán a los invasores contra los fuertes, y éstos ya nada podrán hacer

A veces, la gente que es odiosa para el príncipe, suelen ser los más provechosos, pues se esfuerza en ganar su merced, mientras que aquellos que ya gozan de su favor, podrían dormirse en sus laureles

Cuando un príncipe adquiere un estado nuevo porque se lo pide el pueblo, debe tener cuidado. Si fue por una inclinación particular a él, hacer lo que ellos esperan de él; pero si fue porque estaban descontentos de la situación anterior, nunca los podrá satisfacer

“(...) el príncipe que teme más a su pueblo que a los extranjeros, debe construir fortalezas; pero el que más teme al extranjero que al pueblo debe despreciarlas”

“La mejor fortaleza es el cariño del pueblo”

viernes, 11 de agosto de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (4/10)

CAPÍTULO VIII
DE LOS QUE LLEGAN AL PRINCIPADO POR MEDIO DE CRÍMENES

Claramente distingue Nicolás entre conquistar el poder y conquistar la gloria. Quienes llegan al trono con crímenes, tienen poder; pero no gloria

Pone de ejemplo a Agatocles, quien tomó el poder a base de crímenes. Nicolás dice: “(...) no se puede atribuir ni a la fortuna ni al talento lo que consiguió adquirir sin ellos”

Dice Nicolás: “Creo que todo depende del buen o mal uso que se haga de la crueldad”

“Puede decirse que está bien empleada (si se puede llamar bien al mal) cuando solo se practica una vez, dictada por la necesidad de asegurarse el poder y que luego no se recurre a ella más que para conveniencia del pueblo. Crueldades mal ejercidas son las que, poco considerables al empezar, se aumentan en vez de extinguirse” (En este texto podemos ver que Nicolás no es desalmado, sólo es duro)

“(...) cuando la necesidad te apremia, ya no estás a tiempo de acudir al mal; y si haces el bien, nadie te lo agradece, pues todos están convencidos de que te has visto forzado a hacerlo”


CAPÍTULO IX
DEL PRINCIPADO CIVIL

Es cuando un ciudadano llega al trono por el favor de sus conciudadanos, sin recurrir a la traición ni a la violencia

Éste se consigue por habilidad, y se llega por la obediencia del pueblo o por el favor de los grandes

El primer caso, el pueblo no puede resistir a los grandes, y cede la autoridad a uno que lo defienda. En el segundo caso, los grandes usan al príncipe para oprimir más al pueblo

“(...) honradamente no se puede contentar a los grandes, y sí al pueblo” (Además el pueblo son muchos como para pelear contra ellos, y los grandes, pocos)

El príncipe puede cambiar de nobles; pero no de pueblo

“Los hombres, cuando reciben el bien de quien sólo el mal esperaban, quedan más agradecidos a su bienhechor (...) La benevolencia del pueblo puede conquistarse por varios medios, de los cuales, no hablaré  porque no puedo dar regla segura, ya que varían con los tiempos”

“(...) un príncipe necesita el cariño del pueblo, sin el cual no le queda recurso alguno cuando le sea adversa la fortuna”

“(...) los principados civiles corren a su ruina cuando quieren establecer un gobierno absoluto”

“Un príncipe prudente debe procurar que sus súbditos le necesiten en todo tiempo, único medio de que siempre le sean fieles”


CAPÍTULO X
CÓMO SE DEBEN MEDIR LAS FUERZAS DE LOS GOBIERNOS

Aquí, Nicolás nos dice que se hace teniendo muchos hombres y después, se debe procurar ser autosuficiente en caso de guerra. 

“(...) propio de humanos es amar tanto para el bien que hacen como para el bien que reciben”


CAPÍTULO XI
DE LOS PRINCIPADOS ECLESIÁSTICOS

Dice Nicolás que son más fáciles de conseguir que de conservar, ya que se obtienen por suerte o por mérito, y que como está respaldado por instituciones religiosas poderosas, se mantiene en el gobierno sin importar cómo lo haga


CAPÍTULO XII
DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIAS Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS



“(...) los principales fundamentos de los Estados (...) son las buenas leyes y las buenas tropas”. Pero como ambas son dependientes mutuamente, hablar de uno es hablar de la otra

Las defensas extranjeras son útiles y peligrosas, porque carecen de disciplina, son ambiciosas y poco fieles


CAPÍTULO XIII
DE LAS TROPAS AUXILIARES, MIXTAS Y NACIONALES

Auxiliares: Tropas que un príncipe pide a sus aliados. Son inútiles, pues cuando se ha perdido, ya nada queda; pero si gana, queda a el príncipe a su merced

“(...) El príncipe que no ve los males hasta que llegan no es verdaderamente sabio; y no a todos les es dada la sabiduría”

“(...) nada hay tan débil ni mudable como el poder que no se basa en sus propios cimientos, es decir, que no está defendido por sus propios ciudadanos”

viernes, 4 de agosto de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (3/10)

CAPÍTULO IV
POR QUÉ EL REINO DE DARÍO, CONQUISTADO POR ALEJANDRO, NO SE SUBLEVÓ CONTRA SUS SUCESORES, DESPUÉS DE LA MUERTE DE ÉSTE

Hay dos tipos de principados: Aquellos que tienen al pueblo como esclavos del rey absoluto, quien da por su gracia facultades a quien quiere; y la del rey que tiene nobles que se han ganado su posición por la antigüedad de su raza, a su vez tienen súbditos particulares que les profesan particular afecto

En el primer caso, debido a la devoción que le tienen a su rey, será difícil de conquistar; pero una vez tomado, será fácil retenerlo (a éste pertenecía el reino de Darío)

En el segundo caso, siempre habrá algún o algunos grupos descontentos, capaces de buscar la caída del rey; pero una vez tomado, será difícil de conservar por la misma razón


CAPÍTULO V
CÓMO HAY QUE GOBERNAR LAS CIUDADES O LOS PRINCIPADOS QUE ANTES DE OCUPADOS SE REGÍAN POR SUS PROPIAS LEYES

Hay 3 medios: 1) Destruirlos; 2) Ir a vivir a ellos; 3) Dejarles sus leyes; pero obligándoles a pagar un tributo y creando un gobierno de reducido número de personas que le sostengan la amistad del país (Esta es la democracia de mis tiempos, y por lo que veo, las cosas no cambian y seguro así fue siempre y así será)


CAPÍTULO VI
DE LOS NUEVOS PRINCIPADOS QUE EL PRÍNCIPE ADQUIERE POR SU VALOR Y POR SUS PROPIAS ARMAS

“(...) el hombre prudente no debe caminar si no tras las huellas trazadas por los personajes más ilustres”

Nicolás hace un ejemplo de los arqueros, que apuntan más alto para llegar en parabólica a su objetivo 

El príncipe siempre se sostendrá mejor mientras no se confíe en la fortuna

“(...) nada hay más difícil, ni de tan dudoso resultado, ni de más peligrosa ejecución, que el introducir nuevas leyes”

“(...) la naturaleza de los pueblos es variable, fácil de encauzar a una opinión; pero difícil de afirmarla en ella”

Respecto a los príncipes que manipulan las creencias de su pueblo, Nicolás dice que es muy complicado conservarlo y siempre están en peligro

Cuando el pueblo empieza a flaquear en creer en el príncipe o en la nueva ley, hay que usar la fuerza para demostrar que se está en lo correcto


CAPÍTULO VII 
LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON FUERZAS AJENAS O POR FORTUNA

Quienes consiguen el poder por fortuna, mucho les cuesta conservarlo. 

“(...) el príncipe nuevo que quiera preservarse de sus enemigos ha de ganarse amigos y vencer por la fuerza o por la astucia; ha de hacerse amar y temer de los pueblos y respetar y obedecer por los soldados; deshacerse de los que puedan o deban perjudicarle, renovar con otra forma la antigua organización; ser agradable y severo, magnánimo y liberal; disolver una milicia infiel y crear otra diferente; conservar de tal modo la amistad de reyes y príncipes, que les agrade haceros bien o que teman causaros mal”

Cuando se dice que estos hombres dependen de la voluntad de quienes los impusieron porque son incapaces de valerse por sí mismos, Nicolás pone de ejemplo a los romanos que llegaron al poder por corrupción. Nicolás dice que este tipo de personas no saben gobernar. Nicolás sigue diciendo que ni las tropas le son fieles

Nicolás menciona que los pueblos nuevos no pueden consolidarse bien porque no tienen raíces que los sustenten. Sobre lo que dijo Nicolás yo pongo de prueba a todos los países nuevos que se van formando y se seguirán formando. No hay uno solo que no presente corrupción, guerrillas internas y pobreza

Nicolás dice que esos nuevos pueblos no podrán con el primer choque contra la adversidad

La comparativa de los países nuevos va en la misma relación a los príncipes nuevos, de que ninguno sobrevivirá comparado con aquellos que se prepararon con fundamentos antes de ser lo que ahora son

La única forma, según Nicolás, de que un príncipe de esta clase conserve su poder, es que tenga un talento superior

“(...) los hombres nos ofenden por odio o por temor”

“(...) es un error creer que entre grandes personajes los nuevos favores hacen olvidar antiguas ofensas”

viernes, 28 de julio de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (2/10)

CAPÍTULO I


CUÁNTAS CLASES HAY DE PRINCIPADOS Y POR QUÉ MEDIOS SE ADQUIEREN

Un resumen gráfico será más directo y fácil de entender




“Se conquistan o por las armas ajenas, o por las propias, por suerte o por virtud”


CAPÍTULO II

DE LOS PRINCIPADOS HEREDITARIOS

“(...) hay muchas menos dificultades en conservar los Estados hereditarios acostumbrados a la familia de un príncipe, que los Estados nuevos, pues basta para conseguirlo que el príncipe no se aparte del camino seguido por sus antepasados y se amolde a los acontecimientos (...) a no ser que una fuerza infinitamente superior le despoje de ellos”


CAPÍTULO III

DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS

Si hablamos de un gobierno, es importante aclarar que después de un cambio viene una crisis de estabilidad. Si el príncipe no sabe aplacar esa crisis rápida y eficazmente, puede perder para siempre la gracia de los súbditos que lo llevaron al trono 

“Muy cierto es que un país reconquistado después de una sublevación no se pierde tan fácilmente por segunda vez” 

Y esto se debe a que una vez repuesto el anterior gobierno, ya está vacunado contra sus enemigos y tomará severas cartas sobre el asunto

Es fácil que el estado conquistado se haga simpatizante de quien lo conquistó, si conserva las costumbres y leyes (siempre que no vayan contra los del gobierno principal), y es mucho mejor cuando el estado añadido es límitrofe y/o usa la misma lengua

Si se reconquista un país, es difícil volverlo a perder, principalmente porque una vez que el príncipe retoma el poder, no le pesará la mano para hacer todo lo posible para asegurar su trono

Si se quiere conquistar un país limítrofe (y mejor aún si habla el mismo idioma) “no hay más que exterminar la familia del príncipe que los dominaba”

Si el estado adquirido ofrece resistencia, hay que aniquilar a todo el gobierno anterior y eso traerá la simpatía de los nuevos súbditos

Después de lo anterior hay que conservar todas las tradiciones y costumbres, siempre que éstas no sean antinacionales. ¡Y no aumentar impuestos!

Si el país conquistado difiere en lengua, tradiciones y organización, etc., lo mejor es que el príncipe vaya a vivir ahí, para dar soluciones inmediatas, para estar cerca de la nueva gente, para hacerse amar o temer

Otro medio es enviar una o dos colonias, o repatriar a los nuevos habitantes conquistados. Respecto a esto, dice Nicolás que no importa quitarle lo que tienen a los pobres. 

“(...) No debe perderse de vista que a los hombres hay que atraérselos o que” (sic en la edición de Colofón) “deshacerse de ellos” 

Nicolás dice que es mejor mandar colonias que una poderosa fuerza armada, porque la primera es más barata y la segunda es costosa hasta el grado de  generar pérdidas

A los vecinos de la tierra conquistada, si son débiles, hay que aliarse sin fortalecerlos. Si son fuertes, hay que debilitarlos, evitando a su vez que haga alianzas con otros poderosos. Esto último se logra permitiendo que un extranjero poderoso se posicione en la nueva tierra conquistada (y me imagino, en lo posible, tampoco en los aliados débiles protegidos)

Todo príncipe prudente no solamente soluciona los problemas actuales, sino que preve y trata de evitar los venideros

Diferir la guerra no es evitarla, sino darle ventaja al enemigo. Respecto a esto, el Arte de la Guerra de la familia Sun nos enseña que no hay que ir a los catorrazos, nada más porque sí. Las guerras son costosas y siempre son pérdida. Lo mejor es mermar al enemigo por otros medios. Un increíble contraste entre oriente y occidente para enfrentar el mismo fenómeno

Respecto a lo anterior, Nicolás dice que los romanos así lo hicieron, se fueron a la guerra sin evitarla. Nicolás dice que en su tiempo se dice que “hay que esperar los beneficios del tiempo”

Sobre esa frase (de los beneficios del tiempo), Nicolás dice: “que el tiempo lo echa todo por delante y lo mismo puede traer el bien que el mal y el mal que el bien”

Errores que cometió Luis XII en Italia: Aumentó la fuerza de una gran potencia; destruyó otras pequeñas; llamó a un extranjero poderosísimo; no fue a habitar allí; no envió colonias; despojó a los venecianos

“(...) nunca se debe dejar subsistir el desorden para evitar una guerra”

“(...) los franceses no entendían nada de política, porque, si entendieran, no hubieran dejado que la iglesia llegase a aquel estado de grandeza”

viernes, 21 de julio de 2017

El Príncipe. Maquiavelo (1/10)

El texto citado fue tomado de la edición de Editorial Colofón. ISBN 978-968-867-006-4


INTRODUCCIÓN 
(de la edición publicada por Fernández y Castrejón, Editores, en 1905)

“(...) En parte, no es a Maquiavelo a quien se censura al censurar el Príncipe, sino que se acusa al Renacimiento, a la sociedad por éste formada, cuyo representante es Maquiavelo tanto por su talento como por las opiniones que se le reprochan. Contradícense sin saberlo quienes le vituperan, porque el crimen y la virtud de aquella época crecieron juntos en el mismo terreno, fecundados por el mismo estiércol, y brotaron gracias a una misma descomposición. A la distancia que nos separa, el Renacimiento italiano, independientemente del desorden material, semeja brillante meteoro: no se ven en él más que obras maestras, los escritores y los artistas; pero, de cerca,  fue un infierno. Verdad es que infierno fueron también la Grecia de Alejandro, el Siglo de Augusto y el Siglo de Luis XIV; mas no importa: son los cuatro grandes siglos de la Historia, según dicen los profesores que la enseñan. La cicuta de Sócrates, el veneno de Demóstenes no deslucen a sus ojos el Siglo de Pericles y de Alejandro, ni la trágica muerte de Cicerón el Siglo de Augusto; no saben del Renacimiento y del reinado de Luis XIV más que la fama de Ariosto, de Rafael, de Miguel Ángel, de Descartes, de Moliere, de Bossuet. Detrás de esto, no había más que desesperación y muerte, una tempestad social que arrancaba de raíz la vida individual y no dejaba sino recuerdos a los escapados del naufragio. La memoria de semejantes males desapareció con aquellos que los padecieron; quedan los astros, pero no alumbran sino un campo de matanza. Si se indagara bien, veríase que las artes y las letras, que se supone que ocultan tales miserias, dan, sin embargo, de ellas testimonio. Maquiavelo es un testigo. Se le ataca por las opiniones que ha dejado; pero no hizo más que recogerlas, reunirlas, como un simple escribano. Los medios del Príncipe son los medios de la época”


DEDICATORIA A LORENZO DE MÉDICIS

Lorenzo, hijo de Pedro de Médicis, sobrino del Papa León X, y padre de Catalina de Médicis, que se casó, en el año de 1533, con el Delfín de Francia, hecho Rey en el de 1547 con el título de Enrique II... nada más para que vean la fichita a la que le escribió el libro este Nicolás

Me apropiaré de estas frases: “(...) Nada he hallado que fuera para mí tan querido o que estimase yo más que el conocimiento de las acciones de los grandes hombres (...) no podría ofreceros nada mejor que el poneros en condiciones de comprender en poco tiempo lo que tantos años he tardado en aprender y tantos peligros y fatigas me ha costado (...) he querido privarla de todo adorno y hacerla interesante sólo por la verdad de los argumentos y la gravedad del asunto”

viernes, 14 de julio de 2017

El arte de la guerra, Nicolás Maquiavelo (3/3)

LIBRO SÉPTIMO

Habla de las ciudades y su defensa. Actualmente inservible; pero cierra con buenos consejos

“Quien es asediado debe cuidar principalmente de no dejarse sorprender durante el descanso (...) hay que procurar estar siempre bien custodiado, y en buena parte armado”

“Muchas veces la constancia de los asediados desalienta y desespera a sus atacantes”

“Lo que beneficia al enemigo nos perjudica, y lo que nos beneficia perjudica al enemigo”

“Aquel que durante la guerra esté más atento a conocer los planes del enemigo, y más esfuerzo dedique a adiestrar a su ejército, incurrirá en menos peligros y tendrá más esperanzas de victoria”

“Jamás conduzcas a la batalla a tus aliados si antes no confirmaste su ánimo y te cercioraste de que no tienen miedo y están organizados, y no hay que comprometerlos en una acción más que cuando tienen moral de victoria”

“Es mejor vencer al enemigo por hambre que por la espada, porque para derrotar con ésta cuenta más la fortuna que la capacidad”

“El mejor de los proyectos es el que permanece oculto para el enemigo hasta el momento de ejecutarlo”

“Nada beneficia tanto en la guerra que saber ver la ocasión y aprovecharla”

“La naturaleza produce menos hombres valientes que la educación y el ejercicio”

“En la guerra, la disciplina puede más que la furia”

Se contradice Nicolás, porque en El Príncipe dice que no debe confiarse de alguien ajeno en el ejército, y aquí dice que sí mientras muestren lealtad

“Difícilmente es derrotado quien sabe reconocer sus fuerzas y las del enemigo”

“Más vale que los soldados sean valientes, que no sean muchos, y a veces es mejor la posición que el valor”

“Las cosas nuevas y repentinas atemorizan a los ejércitos; las cosas lentas y acostumbradas les merecen poco aprecio. Por eso es conveniente que, antes de presentar batalla a un enemigo desconocido, las tropas tomen contacto con él mediante pequeñas escaramuzas”

“Quien persigue desordenadamente al enemigo derrotado, no busca sino pasar de ganador a perdedor” (Rusia VS Mongolia)

“El que no prepara las vituallas necesarias para vivir, está ya derrotado sin necesidad de combatir”

La educación del terreno depende de en qué elementos de combate tuyos confías más

“Cambia de planes, cuando adviertas que el enemigo los ha descubierto”

“En los ejércitos los soldados se mantienen con el miedo y los castigos; en campaña, con la esperanza y las recompensas”

“Los buenos generales nunca entablan combate si la necesidad no los obliga o no los llama la ocasión”

“Tus enemigos no deben saber cómo quieres que sea el orden de combate en la pelea”

“En la pelea nunca utilices una compañía para otra cosa que aquélla para la cual la habías destinado, si no quieres crear desorden”

“Las incidencias no previstas son difíciles de resolver; las mediatas, fáciles”

“Los hombres, las armas, el dinero y el pan son el nervio de la guerra; pero de los cuatro los más necesarios son los primeros porque los hombres y las armas encuentran el dinero y el pan, pero el dinero y el pan no encuentran a los hombres y las armas”

“El no combatiente rico es el premio del soldado pobre” (¿Eeehh?)

Una cualidad que debe tener un buen general, es que debe ser inventivo


COMENTARIOS

Quizá en su época y en su cultura fue un buen libro; pero es la diferencia entre libros inmortales y libros del momento. Mientras que El Arte de la Guerra de la familia Sun todavía perdura y se puede usar en cualquier ámbito, la versión de Nicolás es obsoleta salvo algunos consejos

Recordemos que Nicolás fue también un soldado, y de los buenos, durante su servicio militar. Sabe de lo que habla, y aunque este libro, insisto, no es tan bueno para la guerra como lo son los de la familia Sun, tiene consejos muy buenos que deben tomarse en cuenta en todo momento

viernes, 7 de julio de 2017

El arte de la guerra, Nicolás Maquiavelo (2/3)

LIBRO SEGUNDO

Este es el capítulo más largo, y el menos útil ya que todo lo que dice ha quedado obsoleto. Quizá a un historiador o un estudioso de la guerra le resulte útil, sobre todo las páginas 56, 60, 63, 70, 112, 131, y 132, ya que muestran gráficamente las formaciones estratégicas de los ejércitos de la época

Fabricio se contradice cuando afirma que con una mitad de ejército alemán y la otra mitad de ejército romano sería invencible. Y se contradice en dos puntos: 1) Sólo ejército nacional, y 2) No se puede hacer con certeza un ejército invencible


LIBRO TERCERO

Cosme cede el puesto del preguntón a Luis

Este capítulo tampoco tiene filosofía, sólo estrategia militar que actualmente sólo sirve de cultura

“(...) hay que variar la forma del ejército según la calidad del sitio y la cantidad y calidad del enemigo”


LIBRO CUARTO

Ahora pregunta Zanobi

Otro capítulo en desuso

Fabricio dice que es fácil convencer a pocos, porque en el peor de los casos se usa la autoridad y la fuerza. Pero es mejor convencer, así que los capitanes deben ser también buenos oradores


LIBRO QUINTO

Otro capítulo irrelevante para la filosofía, aunque saqué algunas cosas interesantes

Es preciso que las órdenes sean claras y precisas

No hay que permitir que los soldados tomen botín, porque se hacen avaros y desobedientes

Conocer el terreno que se invade

No hacer mucho caso a lo primero que el enemigo usa, puede ser un cebo

Jamás hay que pensar que el enemigo no sabe lo que hace

Avanzar por territorio enemigo es más arriesgado que trabar batalla


LIBRO SEXTO

Ahora pregunta Bautista

Habla del campamento. Capítulo no importante filosóficamente hablando

“Ningún general acampa cerca del enemigo, a no ser que esté dispuesto a sostener batalla cuando éste lo decida”

Sobre la pregunta de Bautista, de hacer guerra en invierno, que le pregunten a Napoleón y a Hitler (cof, cof, risas, cof, cof)

viernes, 30 de junio de 2017

El arte de la guerra, Nicolás Maquiavelo (1/3)

Notas tomadas del libro con ISBN: 968-5146-80-2

PRÓLOGO
A LORENZO STROZZI

Nicolás le escribió este libro a Lorenzo más a manera de amonestación, pues se ha perdido mucho por no seguir el consejo y la experiencia de los antiguos, y a manera de consejo de cómo llevar éstas viejas prácticas a su época


LIBRO PRIMERO

Este primer libro maneja un diálogo entre Cosme y Fabricio, sobre la crianza

Fabricio propone: “Honrar y premiar la virtud, evitar desdeñar la pobreza, apreciar los hábitos y órdenes de la disciplina militar, obligar a los ciudadanos a amarse los unos a los otros, vivir sin banderías, preferir los asuntos públicos a los intereses privados” (Fabricio era militar, y anhelaba tomar ejemplo de los antiguos; pero sólo lo que se ajuste al tiempo en que se vive)

Fabricio dice que se debe uno preparar para estar dispuesto, de manera prudente, así, si la ocasión llega y no se está listo, no se podrá recriminar nada pues nadie sabía de tu preparación, y si la ocasión llega y no se actúa, es porque no ha habido preparación suficiente

Según Fabricio, los jóvenes son más amigos de la milicia, y los viejos, de la paz

Fabricio dará su discurso, empieza diciendo que el hombre de guerra no debe, ni puede ser bueno, por lo que tampoco un país bien organizado necesitará de la guerra. De lo anterior, si lo que dice Juan (Rousseau) es cierto, de que no hubo pueblo con leyes más excelsas que Roma, se deduce que el modelo de ley romana sólo lleva a tener ciudadanos malos, porque era un pueblo guerrero. Yo no me trago el hecho de que la guerra lleva a la gloria y que si se hace es por necesidad. La guerra es para matar. Punto. Sin embargo, Adolf (Hitler) debió creer esto, pues como siempre comento, su error fue preferir la guerra

El problema de tener tantos soldados es: ¿Cómo los mantienes en tiempo de paz? Si todos son soldados, matan, es decir, son hombres malos. ¿Cómo evitar que derroquen al gobierno?

“(...) en la guerra debe tomar a los jefes de entre los ciudadanos, y en la paz retornalos a sus habituales labores”

“(...) mi oficio es gobernar a mis ciudadanos y protegerlos, y para poder protegerlos, deebo amar la paz y saber hacer la guerra” (Por esto, Fabricio dice no ejercer el oficio de la guerra)

La guerra a campo abierto es la más necesaria y honrosa, pues si regresas con victoria, no importarán tus errores; pero si vienes derrotado, de nada habrán servido tus buenas acciones

Los mejores soldados son de zonas templadas, valientes y prudentes. Los de regiones cálidas son prudentes pero no osados. Los de regiones frías son audaces pero imprudentes

Se deben elegir como soldados a los mejores súbditos, y no a cualquiera que venga, que por lo general son escorias, ni por obligación, pues quizá no estén en condiciones

Fabricio sugiere que los infantes se tomen del campo y los caballeros de la ciudad, aunque los expertos dicen que los mejores salen del campo

Si la milicia es nueva, Fabricio elegiría entre 17 y 40 años; pero si ya existe, sólo de 17

Al igual que en el príncipe, aconseja al 100% un ejército propio, sin mercenarios. Además dice que unos buenos adiestramientos y organización dan el valor y la experiencia necesarios

“(...) no se puede crear un ejército con la certeza de que sea invencible”

Un general de mar es más fácil de adaptar a la tierra, pues ya no debe preocuparse de los vientos ni del agua. Uno de tierra, en el mar se encontrará en condiciones que no conoce

“(...) las armas en manos de sus ciudadanos no podían convertirlos en tiranos, sino los malas instituciones del gobierno que subyugan a la ciudad; y si tenían un buen gobierno, no tenían que temer sus armas”

Si un ciudadano ejerce un oficio del cual el ejército pueda tener beneficio, mucho mejor

Bajo estas condiciones, en donde se tienen hombres que no hacen de la guerra su oficio, sí es bueno tener una milicia grande, pues redunda en beneficio de todos, y los entrenamientos no merman su vida diaria

“(...) los hombre bien disciplinados temen la ley, tanto armados como desarmados; y jamás causarán perturbaciones si no los provocan los jefes que usted les da”

“(...) ningún ejemplo, por malo o bueno que sea, es capaz de borrar las malas costumbres nacidas de la ignorancia o la poca diligencia de los hombres”

Hay que adiestrar en tiempos de paz

Fabricio dice que elegiría la caballería como los romanos, de los más ricos; pero no dice por qué

Dar a tu soldado algo que le genere gasto es ponerlo en tu contra

viernes, 23 de junio de 2017

Nicolás Maquiavelo

PRÓLOGO


Sucede que yo tenía ganas de hacer un especial de Maquiavelo, en donde viéramos de jalón todas sus obras que contienen un transfondo filosófico. Sin embargo, me costó demasiado trabajo encontrar una obra que es de las más importantes para entender el pensamiento verdadero de este hombre, y cuando por fin tuve la fortuna (no hace mucho) de encontrar el libro, me encuentro con que es un libro extenso, y yo ya no tengo tanto tiempo como antes

Lo anterior, aunado al tiempo que invertí en encontrar las notas de Napoleón Bonaparte sobre la obra de El Príncipe, me hicieron caer en cuenta de que si no saco ya esto, quizá nunca lo haga

Por este motivo, aunque sea en partes, veremos la obra de Maquiavelo, y como siempre hago con los grandes pensadores que tratamos en este blog, hago una pequeña biografía y una pequeña reseña histórica


BIOGRAFÍA

Niccolò de Bernardo dei Machiavelli, conocido en español como Nicolás Maquiavelo, nació en Italia el 3 de mayo de 1469

Diplomático, funcionario público, filósofo, escritor, político, historiador y humanista. Descendiente de una familia muy bien acomodada en la política y en la vida pública de la Italia renacentista, se casó con una mujer de igual importancia social, Bartolomea di Stefano Nelli

Hizo servicio militar a los 24 años en 1494, en donde tuvo bajo su responsabilidad la milicia florentina entre 1503 y 1506, terminando su servicio militar en 1512 a los 36 años

El resto de su vida se la pasó como secretario, canciller, diplomático y consejero, principalmente para hacerla de mediador entre las potencias militares de Francia, Alemania e Italia, así como poner orden a los desórdenes de la familia Médici y la familia Borgia

Le tocó conocer a Leonardo Da Vinci; pero también a personajes tan nefastos como César Borgia

Las constantes luchas por el poder entre las dos familias italianas más poderosas del renacimiento, lo orillaron a luchar por su vida hablando bien con unos, y luego con otros, lo que originó el descontento de ambos, acusándolo de traidor, cuando realmente sólo aconsejaba y buscaba lo mejor para su país

Precisamente, al volver al poder los Médici, fue exiliado en 1512 y torturado para que confesara su traición. Fue colgado con los brazos hacia atrás, colgando de una soga atada a sus muñecas, lo que originó la dislocación de sus hombros. Así duró tres semanas hasta que los Médici aceptaron que no era traidor. Fue perdonado en 1521, a los 52 años. Poco después fue acusado otra vez de estar en contra de los Médici y luego, fue acusado de estar con los Médici. Sus amigos también le dieron la espalda, por lo que murió solo y olvidado a los 58 años de edad el 21 de junio de 1527


CONTEXTO HISTÓRICO


Entendamos el entorno histórico para entender al hombre que fue Nicolás Maquiavelo

El año de 1469 fue el año en que nació Nicolás, y todavía existía el imperio azteca, de hecho fue el año en que fue electo huey tlatoani Moctezuma. Otro imperio que todavía existía era el otomano

Un año después nace el pintor alemán Matthias Grünewald. La gente todavía cree en la alquimia y la cacería de brujas está en todo su apogeo

1472 pasa a la historia no por la muerte de Nezahualcóyotl, el rey poeta, sino porque el consejo de la ciudad de Ámsterdam prohibe las guerras con bolas de nieve. Un año después nacería Copérnico y Avicena publicaría su Canon de Medicina

En 1474 la dinastía Ming ordena seguir la construcción de la muralla china hasta sus dimensiones actuales. Al siguiente año nace Miguel Ángel Buonarroti

La imprenta de Gutenberg sigue siendo un éxito y cada vez llega a más y más países, se espera que pronto llegue a Tlaxcala aunque ya estamos en el año 2017

En 1476 Vlad Tepes toma el principado de Valaquia por tercera vez, siendo asesinado más tarde por los otomanos, a quienes tenía aterrorizados ya que conquistaban Valaquia en esos momentos. Su muerte lo convierte en un héroe nacional

En 1477 se funda la primera universidad escandinava, en Uppsala, Suecia

En 1478 el papa Sixto IV inicia la inquisición en España, más específicamente en Castilla. La familia Médici sigue consolidando su poder en Florencia. Nace Tomás Moro

1480 es el año en el que desaparecen por completo los restos del faro de Alejandría, cuando el sultán de Egipto, Qaitbay, construye una ciudadela, un año después, Axayácatl muere también, no sin antes ver concluida la piedra del sol, y es sucedido por su hermano Tizoc

En 1483 Tomás de Torquemada es nombrado inquisidor general y en Sevilla se anuncia la expulsión de los judíos de la región andaluza

En 1487 se publica el Malleus Maleficarum, el martillo de las brujas, con el cual se llevó a muerte a miles de personas por brujería. También en este año se empieza la construcción del Kremlin

En 1492 suceden actos horribles, uno es la salida de Cristobal Colón para el oeste, en el cual sabemos todos que desemboca en quizá la masacre más grande, violenta y cruel de la historia. Como dato curioso, ese año se hizo el primer globo terráqueo, demostrando que ya se sabía que el mundo era redondo. Otro evento horrendo es la muerte del papa Inocencio VIII, ya que él muere intentando una transfusión de sangre vía oral, siendo los donadores tres niños de diez años, quienes también murieron. Para acabarla de chingar, le sucede en el papado Alejandro VI, es decir, Rodrigo de Borgia (o Borja, en español). Este papa es el que decretó al año siguiente, que todas las tierras conquistadas sean de los españoles y que todos los nuevos pueblos descubiertos sean evangelizados. Ese mismo año los Habsburgo adquieren uno de los títulos más importantes al ser coronado Maximiliano I como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Seguiremos viendo cómo los Habsburgo siguen tomando poder y tierras por todo el mundo, mientras que en Italia los Médici y los Borgia se matan entre sí por el poder. Excepto en España, que tiene campo libre en América para tomar por la fuerza todo lo que quiera gracias a su conquista del reino azteca en 1521, Rusia se la verá difícil para incrementar su poder ya que tiene poderosos reinos que enfrentar, entre ellos el otomano, quien no deja de crecer en poder y riqueza. Inglaterra tiene una época muy dura con batallas, invasiones e intrigas en la casa real de los Tudor, sobre todo porque en 1509 sube al poder Enrique VIII

Con la reforma de Martín Lutero, la creación de la iglesia anglicana y el desarrollo de la imprenta, se le nombra a esta época renacimiento. No sé por qué, ya que realmente esta época se marcó por intrigas, odios, traiciones, conquistas, abusos de poder, extorsiones, fanatismos, corrupciones, y muchas linduras más. Esta es la época que le tocó vivir a Maquiavelo, y a esta gente es la que tenía que tratar día con día, y aconsejar día con día. Tomemos eso encuenta cuando estudiemos sus libros

Y si consideraban que el renacimiento era un volver al conocimiento y al hombre, veamos nada más la matazón que se hizo, y que incluso, en 1527, el año de la muerte de Maquiavelo, Paracelso quemaba los libros de Avicenna