Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 12 de enero de 2018

Historia de la estupidez humana. Paul Tabori (1/2)

HISTORIA DE LA ESTUPIDEZ HUMANA
Paul Tabori

CAPÍTULO 1

"En realidad, la extraordinaria abundancia de conocimientos a menudo disimula la estupidez, mientras que la  sabiduría de un individuo puede ser evidente a pesar de su ignorancia... sobre todo si la posición que ocupa en  la vida no nos permite exigirle conocimientos ni educación"

(Cita de la obra de Robert Burton, Anatomía de la melancolía)
"(...) aquel estúpido individuo que apagó la vela para que las pulgas que lo torturaban no pudiesen hallarlo  (...)"

"En los niños y en los pueblos primitivos se observa que el pensamiento está consagrado casi exclusivamente a  la autoexpresión y no a la creación. Pues toda actividad creadora es siempre resultado del instinto, por mucho  que nos esforcemos por infundirle carácter consciente"

"Existen individuos en quienes el instinto y el pensamiento están totalmente fusionados; en tal caso nos  hallamos frente a un genio, un ser humano capaz de expresar cabalmente sus cualidades humanas"

(Nota sacada de una obra del doctor Feldman)
"En la práctica médica a menudo observamos que los medios de expresión -el proceso de pensamiento- parece  desplazar completamente los instintos, monopolizando o usurpando el lugar de éstos. El pensamiento es  esencialmente una inhibición, y si domina la vida espiritual del individuo, puede determinar la parálisis total  de las emociones. En este caso nos hallamos ya ante una condición patológica, relacionada con el sentimiento de  la anormalidad y de la enfermedad, capaz de provocar sufrimientos y de obligar al hombre a negar una de las más importantes manifestaciones de la vida humana: sus emociones. Por lo tanto, es posible alcanzar la sabiduría  por dos caminos: absteniéndose totalmente de pensar, y confiando exclusivamente en los instintos, o pensando,  pero sólo para expresar el propio yo. En su condición de seres emocionales, todos los hombres son iguales, del  mismo modo que sólo existen pequeñas diferencias anatómicas entre todos los miembros de la raza humana. Por  consiguiente, el hombre estúpido es tal porque no quiere o no se atreve a expresar su propio yo; o porque su  aparato pensante se ha paralizado, de modo que no es apto para la autoexpresión, de modo que el individuo no  puede ver u oír las directivas impartidas por sus propios instintos"
(Pero en mi caso, que mi yo es totalmente nefasto a mi alrededor, ¿Cómo vivir en una sociedad y ser yo al mismo  tiempo? Pero bueno, siendo un poco más profundos. Al parecer el señor Feldman dice que uno es estúpido al negarse a sí mismo. Eso lo podemos ver porque la gente estúpida no es capaz de pensar por sí misma)

"La famosa obra del profesor W. B. Pitkin, A Short Introduction to the History of Human Stupidity (...) La "breve introducción" ocupa 574 páginas"

"el atributo más esencial del librepensador: la tolerancia"

Sebastián Brant escribió "El barco de los tontos", su traductor al inglés, Alexander Barclay, editó la obra "y  él mismo se puso a la cabeza de la "tropa de necios", porque poseía tantos libros inútiles que "no leía ni  entendía""

El Elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam se menciona aquí, fue una obra dedicada a su amigo Tomás Moro (el autor de Utopía), y parece ser muy buena porque mientras vivía Erasmo fue traducida a varios idiomas. En resumen, es una sátira y burla de la victoria de la idiotez sobre la inteligencia, llena de simbolismos y doble sentidos

"Si yo fuera absolutamente honesto (pero ningún autor puede serlo)"

"En cierto sentido, la estupidez es como la electricidad. El más moderno diccionario técnico dice de la  electricidad que es "la manifestación de una forma de la energía atribuida a la separación o movimiento de  ciertas partes constituyentes de un átomo, a las que se da el nombre de electrones." En otras palabras, no  sabemos qué es realmente la electricidad"

Menciona que los prejuicios son estupidez manifiesta. Yo rompo prejuicios y la gente cree que soy prejuicioso. Mucha gente no entiende que mi racismo es eugensista y que no es negativo sino positivo, ya que no denigro a ninguna raza pero sí reconozco la superioridad evolutiva de cada una en ciertos campos

"En términos generales, el prejuicio es ente pasivo (...) En cambio, la intolerancia es casi siempre activa (...) El prejuicio es un motivo; la intolerancia es una fuerza  propulsora. No fue prejuicio lo que impulsó a las diversas iglesias cristianas a exterminarse mutuamente los  fieles; fue la intolerancia"

"Quizás la forma más costosa de estupidez es la del papeleo"

Hace alarde de estupidez el autor al considerar que un niño de 10 años puede encontrar errores lógicos a los  discursos de los dictadores

"Entre las dos guerras en Europa Central existió un insulto favorito, que adoptaba la forma de una pregunta.  Solía preguntarse: "Dígame... ¿duele ser estúpido?" Desgraciadamente, no duele. Si la estupidez se pareciera al  dolor de muelas, ya se habría buscado hace mucho lo solución del problema. Aunque, a decir verdad, la estupidez duele... sólo que rara vez le duele al estúpido. Y ésta es la tragedia del mundo"

CAPÍTULO 2

"Cuando una princesa portuguesa se comprometió con un duque de Saboya, el novio envió a la dama regalos   valuados en 120.000 táleros imperiales. La corte de Lisboa estaba flaca de dinero, y respondió a tanta  magnanimidad con varias "curiosidades raras". Entre ellas se incluían: 1) doce negros de los cuales uno era  rubio; 2) un gato de algalia, vivo; 3) una gran plancha de oro puro; 4) un arbolito de finísimo oro...  cultivado naturalmente"

"Ovidio acertó cuando dijo que la Edad de Oro ya había llegado, y que el oro era nuestro amo; pues con oro se  consigue a la mujer, y el oro paga el amor"

Notas de Hugo von Castiglione
""No es ladrón el que roba, sino el que se deja sorprender. Suerte es todo lo que me favorece. Verdadera suerte  es lo que me favorece y perjudica a otros. Generosidad es el acto que después lamentamos. Hay hombres  orgullosos de su pobreza. Son los poetas. Hay mujeres orgullosas de su fealdad. Son las intelectuales. Huye de  ambos como de la peste. Nunca hagas mal innecesariamente. Hazlo en la medida que te dé provecho y placer. Quien  tiene menos que yo es un imbécil; quien tiene más, es un ladrón. Dicen de mí que soy ladrón, sinvergüenza y estafador. No discutiré estas afirmaciones. Pero no cabe duda de que si fuera pobre y miserable, me   considerarían un tipo agradable y simpático, buen mozo y atractivo. La gente me compadecería y me dejaría morir  de hambre. Evidentemente, no deseo correr esa suerte. Poseo un corazón tierno y no quiero que el mundo sufra  achaques de conciencia por mi causa. Prefiero ser yo quien sufra por el mundo. Mi corazón está mejor equipado para la tarea. Todo cuanto aún no ha sido descubierto, me pertenece. Todo cuanto han descubierto otros, me lo robaron. El otro día uno de mis rivales me elogió. Dijo: «A este hombre no es posible sacarle dinero». Si conseguiste engañar a alguien, no te enorgullezcas de tu genio. Quizás fue pura suerte y no talento.""

CAPÍTULO 3

"Felipe III sufrió quemaduras mortales frente a su propia chimenea, porque los cortesanos no lograron hallar a  tiempo al grande de España a quien correspondía mover el sillón del rey. En invierno la reina de España debía  estar en el lecho a las nueve de la noche. Si olvidaba la norma, y se demoraba en la mesa, sus damas de  compañía se arrojaban sobre ella, la desvestían y la arrastraban a la cama. La prometida de Felipe IV, María  Ana de Austria, fue recibida ceremoniosamente en cada una de las ciudades que atravesó durante el viaje a  Madrid. En cierto lugar el alcalde intentó regalarle un par de medias de seda, obra maestra de la artesanía  local. Sin embargo, el mayordomo apartó la caja con las medias y declaró solemnemente: "Ya es tiempo de que  sepáis, señor alcalde, que la reina de España no tiene piernas". De acuerdo con la leyenda, la prometida del  rey se desmayó, horrorizada, porque creyó que tan pronto llegara a Madrid le amputarían las piernas para  satisfacer las exigencias de la etiqueta"

Enrique IV escribió al tutor de su hijo la siguiente carta>>
""Deseo y ordeno que el Delfín sea castigado siempre que se muestre obstinado o culpable de inconducta; por  experiencia personal sé que nada aprovecha tanto a un niño como una buena paliza""
Aunque se sale del cariz de la obra, es sin duda un muy buen consejo

Durante la ceremonia de la cena de Luis XIV "Los platos eran escoltados por guardias armados de carabinas...  ¡probablemente para evitar que alguien robara los alimentos!"
"La realeza difunta también acarreaba problemas. John Stow nos cuenta que Enrique I, después de fallecer, mató  a su propio médico: "Se había prometido gran recompensa al médico para que abriera su cabeza [la del rey] y  extrajera el cerebro, pero el hedor lo mató, y por consiguiente no pudo gozar de la recompensa prometida.""

El emperador Faustin I de Haití dispuso los siguientes títulos>> "El nombre de Lord Gran Panadero era conde de  la Limonada. Lo cual parece un tanto extraño. Pero había otro llamado duque de la Mermelada. Y cuando se  repasan los títulos de la nueva aristocracia, se descubren otros títulos sorprendentes: Duque de las Mejillas  Rojas (Duc de Dondon). Duque del Puesto Avanzado (Duc de l'Avancée). Conde del Río Torrencial (Comte  d'Avalasse). Conde del Terrier Rojo (Comte du Terrier Rouge). Barón de la Jeringa (Baron de la Seringue). Barón  Agujero Sucio (Baron de Sale-Trou). Conde Número Dos (Comte de Numero-Deux)"
La exlicación es esta>>
"Cuando el emperador Faustin creaba un par, también daba al beneficiario cierta extensión de tierra,  plantaciones más o menos extensas confiscadas a sus antiguos propietarios. Era bien sabido que la nobleza de Francia, a la que tanto se imitaba, tomaba su nombre de las propiedades que ocupaba, por lo cual se  consideró aconsejable que la nueva aristocracia negra se denominara según la propiedad de cada uno. Pero las plantaciones no tenían nombres tan atractivos o melodiosos como los antiguos castillos de la nobleza  francesa; los viejos propietarios las habían bautizado con los nombres de los productos elaborados, o de acuerdo con la ubicación de la propiedad, o con cierta particular cualidad del suelo, etc. Así, la patente de  nobleza del hombre que poseía limonares era el título de conde de la Limonada; el nuevo propietario de una  fábrica de jaleas se enorgullecía de que lo llamaran duque de la Mermelada. Es muy posible que pocos de ellos  comprendieran las particulares connotaciones de algunos de los nuevos títulos"

"Réstanos describir la Guardia Real. Eran los favoritos del emperador... y gastó una fortuna en ellos. Ordenó  magníficos uniformes, que fueron encargados a Marsella. La firma comercial entregó magníficos uniformes; y como  adorno complementario, cada uno de ellos llevaba una pequeña placa de metal. Cierto día llegó a Haití un  viajero francés, y asistió a una revista de los Guardias Reales. Las extrañas plaquitas de metal atrajeron su  atención. Se acercó a uno de los guardias y examinó atentamente el objeto. Sobre la placa había una inscripción  en letras muy pequeñas. No se trataba de un lema imperial, sino de una leyenda muy comercial y prosaica. Decía:  "Sardines a l'huile. Barton et Cie. Lorient". ¡El contratista marsellés no corría muchos riesgos! Sabía que ni los guardias reales ni el propio emperador habían aprendido a leer, y por lo tanto consideró, que no era  peligroso adherir a los uniformes placas de metal recortadas de viejas latas de sardinas"

Los extraños títulos, las ridículas pretensiones de los negros nos mueven a risa. Pero la raza blanca no tiene  derecho a sentirse muy superior. He aquí una lista de títulos y jerarquías recogida de la prensa de los Estados  Unidos: Portero ayudante en ejercicio (del Senado de los Estados Unidos). Presidente general de las Hijas de la  Revolución Norteamericana. Editor Emérito Extranjero. Gran Brujo Imperial. Gran Dragón de Florida. Caballero de  la Camelia Blanca. Kleagle de California"

(Del) "libro de Marzio Galeotto sobre la casa del rey Matthias Corvinus de Hungría. Beatriz, la esposa italiana  del rey, introdujo una práctica particular: si ella se sentaba, lo mismo podían hacer las damas de compañía; y  estaban autorizadas a hacerlo sobre cualquier tipo de silla, sin necesidad de permiso especial. Un cortesano  muy escrupuloso mencionó el hecho al rey Matthias, y criticó la falta de formalidad; sin duda, mucho mejor era  dejar de pie a las damas. -Oh, no, que se sienten- replicó Su Majestad- son tan terriblemente feas, que mucho  más ofenderían la vista del espectador si se quedaran de pie"

Esto no tiene mucho qué hacer dentro del contexto de las notas; pero se me hizo muy interesante
"Llevar cuernos: Esta expresión se origina en la antigua práctica de adherir o injertar las espuelas de un  gallo castrado a la raíz de la cresta extirpada, donde crecían y se convertían en cuernos, a veces de varias  pulgadas de longitud"

"Cuando el pequeño delfín llegó al mundo (un mundo que sería su refugio, pero no por mucho tiempo) se le  convirtió inmediatamente en caballero de la Orden de San Luis, y en propietario de varios regimientos. Su  primer acto público, ante los dignatarios de la corte, fue obedecer a las exigencias de la naturaleza, gesto  habitual en la mayoría de los niños de pecho. Este augusto proceso biológico fue aplaudido con delicia por los  espectadores. Pocos días después, los tejedores de París, los tintoreros y los diseñadores estaban muy  atareados produciendo el color de última moda, denominado Caca Dauphin. Se trata de un hecho histórico y no de  una invención republicana"

CAPÍTULO 5 
(Un muy buen capítulo, hasta antes del subcapítulo 6 vale la pena)

No hay comentarios:

Publicar un comentario