Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 14 de julio de 2017

El arte de la guerra, Nicolás Maquiavelo (3/3)

LIBRO SÉPTIMO

Habla de las ciudades y su defensa. Actualmente inservible; pero cierra con buenos consejos

“Quien es asediado debe cuidar principalmente de no dejarse sorprender durante el descanso (...) hay que procurar estar siempre bien custodiado, y en buena parte armado”

“Muchas veces la constancia de los asediados desalienta y desespera a sus atacantes”

“Lo que beneficia al enemigo nos perjudica, y lo que nos beneficia perjudica al enemigo”

“Aquel que durante la guerra esté más atento a conocer los planes del enemigo, y más esfuerzo dedique a adiestrar a su ejército, incurrirá en menos peligros y tendrá más esperanzas de victoria”

“Jamás conduzcas a la batalla a tus aliados si antes no confirmaste su ánimo y te cercioraste de que no tienen miedo y están organizados, y no hay que comprometerlos en una acción más que cuando tienen moral de victoria”

“Es mejor vencer al enemigo por hambre que por la espada, porque para derrotar con ésta cuenta más la fortuna que la capacidad”

“El mejor de los proyectos es el que permanece oculto para el enemigo hasta el momento de ejecutarlo”

“Nada beneficia tanto en la guerra que saber ver la ocasión y aprovecharla”

“La naturaleza produce menos hombres valientes que la educación y el ejercicio”

“En la guerra, la disciplina puede más que la furia”

Se contradice Nicolás, porque en El Príncipe dice que no debe confiarse de alguien ajeno en el ejército, y aquí dice que sí mientras muestren lealtad

“Difícilmente es derrotado quien sabe reconocer sus fuerzas y las del enemigo”

“Más vale que los soldados sean valientes, que no sean muchos, y a veces es mejor la posición que el valor”

“Las cosas nuevas y repentinas atemorizan a los ejércitos; las cosas lentas y acostumbradas les merecen poco aprecio. Por eso es conveniente que, antes de presentar batalla a un enemigo desconocido, las tropas tomen contacto con él mediante pequeñas escaramuzas”

“Quien persigue desordenadamente al enemigo derrotado, no busca sino pasar de ganador a perdedor” (Rusia VS Mongolia)

“El que no prepara las vituallas necesarias para vivir, está ya derrotado sin necesidad de combatir”

La educación del terreno depende de en qué elementos de combate tuyos confías más

“Cambia de planes, cuando adviertas que el enemigo los ha descubierto”

“En los ejércitos los soldados se mantienen con el miedo y los castigos; en campaña, con la esperanza y las recompensas”

“Los buenos generales nunca entablan combate si la necesidad no los obliga o no los llama la ocasión”

“Tus enemigos no deben saber cómo quieres que sea el orden de combate en la pelea”

“En la pelea nunca utilices una compañía para otra cosa que aquélla para la cual la habías destinado, si no quieres crear desorden”

“Las incidencias no previstas son difíciles de resolver; las mediatas, fáciles”

“Los hombres, las armas, el dinero y el pan son el nervio de la guerra; pero de los cuatro los más necesarios son los primeros porque los hombres y las armas encuentran el dinero y el pan, pero el dinero y el pan no encuentran a los hombres y las armas”

“El no combatiente rico es el premio del soldado pobre” (¿Eeehh?)

Una cualidad que debe tener un buen general, es que debe ser inventivo


COMENTARIOS

Quizá en su época y en su cultura fue un buen libro; pero es la diferencia entre libros inmortales y libros del momento. Mientras que El Arte de la Guerra de la familia Sun todavía perdura y se puede usar en cualquier ámbito, la versión de Nicolás es obsoleta salvo algunos consejos

Recordemos que Nicolás fue también un soldado, y de los buenos, durante su servicio militar. Sabe de lo que habla, y aunque este libro, insisto, no es tan bueno para la guerra como lo son los de la familia Sun, tiene consejos muy buenos que deben tomarse en cuenta en todo momento

No hay comentarios:

Publicar un comentario