Literatura y filosofía

Libro La conducta de los animales

LA CONDUCTA DE LOS ANIMALES
J. D. Carthy

Con respecto al fenómeno de la facilitación social, eso es una explicación muy buena para la influencia de las compañías

En resumen, a lo que se refiere es a que el individuo, con tal de buscar la seguridad de las masas ante los depredadores, hará lo que haga la mayoría con tal de mantener el grupo y su propia seguridad

Con respecto a la mezcla de razas, este libro me pone a pensar qué tan prudente sería la mezcla de razas humanas. Esto es porque menciona a un mestizo de ave que tarda en mover una rama por usar las habilidades que tiene en los genes pero que se confrontan negativamente con los otros conocimientos que lleva en ellos. ¿Podría pasar lo mismo con un humano? Ciertamente sería algo así como un pianista de dedos chatos o con tendencias a artritis... frustrante... hay que investigar  más sobre este asunto 

Con respecto al proceso de aprendizaje, eso del refuerzo positivo es maravilloso. Ciertamente cuesta más trabajo aprender lo que es inútil... habrá que buscarle utilidad a todo lo que las crías estudian en la escuela... muy difícil pues casi todo es pura estupidez

CONCLUSIONES

Muy buen libro. Muy completo para su época. Quizá un poco tedioso en las explicaciones de los experimentos, aunque realmente están claros. Aporta conocimientos útiles para nuestra vida diaria, a fin de cuentas, somos animales y también caemos dentro de los estudios del libro
Share:

Historia de la estupidez humana. Paul Tabori (2/2)

CAPÍTULO 6

"He aquí el procedimiento en el caso de los suicidas, según el relato de un informe fechado en 1725: "El fiscal  del Rey en Fontain-des-Nonnes inició juicio criminal contra Jacques de la Porte, empleado del tribunal de  Marcilly, en su carácter de defensor del cadáver de Charles Hayon. En el curso de la audiencia se estableció  que el arriba mencionado Charles Hayon, residente en Chaussée, se mató voluntaria y malignamente, atándose las piernas y arrojándose al arroyo, donde se ahogó. Se sentenció al cadáver a permanecer boca abajo, desnudo,  sobre una parrilla de madera, y a ser arrastrado en ese estado por las calles de la comuna de Chaussée.""

"De acuerdo con las antiguas reglas de las corporaciones, el hombre que había cumplido funciones de "perrero"  no podía ingresar en una corporación... porque se consideraba que su profesión era "deshonrosa". Ahora bien,  puede ocurrir que un honesto artesano mate un perro. El problema legal es el siguiente: ¿habrá de  considerárselo "perrero temporario o profesional"?"

Heinrich Klüver, abogado de Wittenberg escribió "Kurtzes bedencken über Juristische Frage: Ob eine schwangere  Frau, wenn sie wahrend der Reise auf dem Wagen eines Kindes genesen, für selbiges FuhLohn zu geben gehalten sey  (Jena, 1709). (Breve examen del problema jurídico: si una mujer embarazada, que da a luz un niño mientras viaja en una diligencia, está obligada o no a pagar el billete del recién nacido.)"

Esta está buenísima
"Y si alguno de sus compañeros de viaje diera pruebas de extremada bajeza y le hiciera proposiciones  indecorosas, el buen doctor aconseja a la dama utilizar una frase que dejará aplastado al importuno: "Si  realmente me amáis, no tratéis de robarme aquello que precisamente me hace digna del amor.""

"Cierto doctor Simon Christoph Ursinus produjo un estudio sobre los derechos legales y los problemas de las  prostitutas; probablemente sobre la base de exhaustivas investigaciones prácticas (De quaestu meretricio).  ¿Cuándo es posible llamar meretrix a una mujer? Cuando vende por dinero sus favores. Pero si no acepta dinero,  ¿cuántos amantes ha de tener para que merezca ese nombre? La jurisprudencia no ofrecía un criterio definido; de  acuerdo con cierto autor, la cifra era de cuarenta"

"Véase, por ejemplo, el caso de la joven de Wáshington que conoció en una fiesta a un golfista profesional, y  recibió de él algunos buenos consejos sobre el modo de mejorar su técnica. Poco después, el hombre le envió una  factura por doscientos dólares. La joven creyó que el hombre bromeaba, pero él le aseguró que era la tarifa  acostumbrada, e insistió en el pago. Asombrada, la joven consultó a un abogado amigo, y éste afirmó que en  tales circunstancias la exigencia de pago era ridícula. "Si vuelve a hablarle del asunto, envíemelo", dijo el  letrado. Pocos días después recibió una factura de cien dólares, por el consejo legal recibido. ¡Y en  definitiva tuvo que pagar las dos cuentas!"

"Un edicto de Cromwell contra las blasfemias no ha sido derogado nunca en Inglaterra. Establecía un sistema de  multas, graduadas de acuerdo con el lenguaje empleado y con la posición social del ofensor. Así, un expletivo  prohibido costaba 30 chelines a un lord, 25 a un caballero, 10 a un esquire, 6 chelines 8 peniques a un simple  "caballero", mientras que "todas las personas inferiores" podían expresar sus sentimientos al módico precio de  3 chelines 4 peniques. Sin embargo, esas penas eran sólo por los "primeros delitos". Después de varias  condenas, el delincuente corría el riesgo de que se lo declarara "blasfemo habitual" y se lo enviara a la  cárcel. Todavía en la década de 1930 se imponían multas en ciertos lugares de Inglaterra (en Windsor, por  ejemplo) a quienes juraban en público, y aún hoy es preciso cuidar el lenguaje que se usa en las Islas  Británicas."

"los jueces de Darlington habían aplicado una multa de cinco libras a un hombre llamado George Thomas  Waterhouse, culpable de recibir alambre de cobre y objetos de bronce valuados en 4 libras, 3 chelines y 6  peniques, "que habían sido robados por George Thomas Waterhouse". Lo característico del caso fue que, a pesar  de que el señor Waterhouse estaba acusado de robar y de recibir, los jueces lo condenaron solamente por este  último cargo. Sin duda fue un auténtico Jekyll y Hyde... pero salió bien librado. Fue otro caso en que la ley  se pasó de inteligente, y terminó derrotándose a sí misma."

"Un caso igualmente esquizofrénico ocurrió en los Estados Unidos, donde la señora Ruth E. Hildreth, de El Paso,  Illinois, inició juicio contra ella misma por la suma de 20.000 dólares. Es comprensible que al poco tiempo  anunciara en Eureka, Illinois, que había arreglado el asunto extrajudicialmente. Por supuesto, esta particular  forma de locura tenía cierto método. La señora Hildreth afirmaba haber sufrido varias heridas en un choque de  vehículos, cerca de Eureka, dos años antes del juicio. Acusaba a Leroy Schneider, conductor del otro coche, de responsabilidad en las lesiones sufridas, y exigía el pago de 20.000 dólares. Pero Schneider murió en el  accidente, y la señora Hildreth pidió que se la nombrara administradora de la propiedad del difunto, porque las  heridas sufridas creaban en ella un interés personal en la disposición de la propiedad en cuestión. De modo que  cuando inició el juicio, descubrió que lo hacía contra el administrador de los bienes de Schneider... es decir,  contra ella misma."

"Hace algunos años, Sir Frank Soskice, en su carácter de fiscal general, presentó en la Cámara de los Comunes  un proyecto con el fin de eliminar las leyes anticuadas que han sobrevivido obstinadamente. Algunas de ellas se  remontan a 1235; la más reciente es de 1800. Hay algunas leyes todavía en vigor (y varias NO incluidas en la  ley) en virtud de las cuales buen número de personas pueden ser condenadas a la picota o a la flagelación en  público. Por ejemplo, dichas penas serían aplicables a quienes vayan al cinematógrafo en domingo, o se  entretengan en "diversiones profanas"."

"Las palomas no deben posarse en los techos de las casas o pasearse por los jardines de los vecinos. (Decisión  oficial británica.)

Los encargados de los bares no contraen responsabilidad legal cuando juzgan la edad de los enanos. (Junta  californiana de compensación.)

Los cálculos renales y el oro de los dientes extraídos son todavía de propiedad del paciente. (Asociación médica  alemana.)

Cuando una manada de perros ocupa las vías del ferrocarril, no es necesario tocar el silbato para cada perro en  particular. (Un tribunal de Tennesse, Estados Unidos.)

La mujer no está obligada a soportar al esposo que fuma la pipa en el lecho matrimonial. (Tribunal doméstico,  Londres.)

No es delito criminal desear que alguien se caiga muerto. (Fiscal Charles Ireland, de los Estados Unidos.)

Los expertos de yo-yo no pueden practicar su arte en las cercanías de las escuelas... son una tentación para  los niños, y los distraen. (Tribunal municipal, Estados Unidos.)

Una mujer tiene derecho a divorciarse si el esposo insiste en realizar todo el trabajo doméstico. (Tribunal  doméstico, Londres.)"


"En 1890 murió en la antigua ciudad de Szekesfehervar un abogado húngaro llamado Juan Farkas. Adquirió fama en  el papel de defensor de muchos asaltantes de caminos. Se especializó en la defensa de bandidos, y amasó una  fortuna considerable gracias a su concentración en esta esfera del derecho. Era soltero, pero tenía muchos  parientes. Cuando se leyó el testamento, se comprobó que dejaba una propiedad de tres mil acres, dinero y otras  posesiones a aquel de sus parientes que en el plazo de diez años fuera capaz de dar la más exacta respuesta a  las siguientes preguntas: 1) ¿Qué es eterno e infinito sobre la tierra? 2) ¿Por qué la gente necesita dinero? 3) ¿Por qué la gente pleitea? Hasta que se obtuvieran respuestas satisfactorias, debía dividirse la renta de  las propiedades entre distintas instituciones caritativas. Al cabo de una semana se presentaron alrededor de  quinientos litigantes, divididos en dos grupos principales. Uno de ellos aceptó las condiciones, y  pacientemente comenzó a formular respuestas a las preguntas. El otro impugnó el extraño testamento y trató de  demostrar que en el momento de redactar el documento Farkas era insano. Al cabo de diez años, los tribunales  resolvieron que el testamento era válido. El número de litigantes se había reducido a veintidós, pero ningún  juez alcanzaba a decidir cuáles eran las respuestas más correctas. (Uno de ellos escribió un libro de 150  páginas con el propósito de resolver los problemas suscitados.) El fantástico pleito duró más de cincuenta  años. Uno de los abogados sugirió un compromiso. La propiedad había aumentado considerablemente de valor; ahora  valía más de 200.000 libras, y propuso dividirla en partes iguales entre los herederos. Estos rechazaron de  plano. En el curso de los cincuenta años, más de sesenta personas habían sido sentenciadas por asalto y  agresión, por redacción de libelos obscenos y por otros diversos delitos menores, cometidos dentro y fuera del  recinto del tribunal, en ocasión con motivos de mutuos ataques de los antagonistas. El último juez que examinó el caso suministró la respuesta correcta a las tres preguntas. ¿Qué es eterno e infinito? Este pleito. ¿Para  qué necesita dinero la gente? Para continuar el pleito. ¿Por qué la gente pleitea? Porque necesita dinero. La  tremenda inflación de 1945-46 liquidó la propiedad Farkas, y de ese modo acabó también con la manía litigiosa  de sus herederos"

CAPÍTULO 7

frase de Séneca>> ""Nunca pretendí complacer a la multitud; pues lo que yo puedo hacer, ella no lo quiere; y lo  que a ella le complace, no puedo hacerlo"."

"Uno de los casos más inocentes fue la broma que M. Bernard Le Bovier de Fontenelle, el eminente hombre de  letras francés, hizo a sus amigos y colegas. (De Fontenelle murió a la madura edad de cien años, cuando ocupaba  el cargo de secretario general de la Academia Francesa.) Cierto día invitó a almorzar a sus colegas del alto  cuerpo. Después de la comida salieron a pasear al jardín, y allí el anfitrión llamó la atención de sus  huéspedes sobre un extraño fenómeno. "Toquen este globo de vidrio, señores. Lo baña la luz del sol... y sin  embargo está frío en la parte superior y caliente en la base. ¿Cuál podrá ser la causa?" La erudita compañía  arguyó y teorizó. Se expusieron profundas y meditadas opiniones, y todas procuraban explicar el extraño  fenómeno. Al fin Fontenelle se fatigó de tanto ejercicio mental. "Creo que puedo ofrecerles la respuesta  exacta. Hace pocos minutos estuve en el Jardín; y entonces el globo estaba caliente arriba y frío abajo. ¡Yo lo  di vuelta y ahora está al revés!" 

Sir John Hill, que vivió en el siglo XVIII, inventó una broma mucho más  maligna, de la que hizo víctima a la Royal Society. Durante muchos años había tratado infructuosamente de  ingresar. Pero el cuerpo insistía en rechazarlo, de modo que decidió vengarse. Cierto día el secretario de la  Royal Society recibió una notable carta. Fue leída solemnemente en la sesión siguiente. El remitente era un  médico rural, y en su misiva informaba que había logrado una curación milagrosa mediante la aplicación de  alquitrán. Un marinero se había roto la pierna; el médico había reunido los distintos fragmentos, los había  empapado en alquitrán uniéndolos fuertemente con vendas, y al cabo de pocos días las dos mitades de la pierna  se habían unido completamente. Ahora el marinero caminaba como si jamás hubiera sufrido el menor accidente.

En esos días se hablaba mucho de las propiedades curativas del alquitrán; y sobre todo del uso que se le había  dado para la preservación de las momias egipcias. Los campeones de esta panacea consideraron muy de su agrado el  informe; era una nueva prueba de las teorías que estaban defendiendo. Algunos escépticos afirmaban que no podía tratarse de una fractura compuesta; el médico en cuestión seguramente había exagerado, y quizás la cura había  sido menos rápida. Todavía estaban discutiendo, cuando el médico escribió nuevamente: "Olvidé decirles en Mi  primera carta", explicaba, "que la pierna del marinero era de madera"."

CAPÍTULO 8

"Quizás la mejor y la más universal de todas las curas contra las heridas de bala fue inventada por Ferene, un  médico transilvano. El erudito galeno fue médico de la corte de Sigmundo Bathory, príncipe de Transilvania. Era  muy respetado por el príncipe, que no se separaba de él. En 1595, Bathory condujo a sus ejércitos contra los turcos. El doctor Ferene tuvo que acompañarlo. Era un sabio pacífico y amante de la tranquilidad; odiaba la  idea de salir con el ejército en campaña, aunque, naturalmente, no podía expresar sus sentimientos. Después de  algunas semanas de vida incómoda y peligrosa, el doctor dejó entrever a algunos cortesanos que conocía una  medicina maravillosa, capaz de salvar a un hombre de la acción de cualquier arma, aunque se tratara del cañón  de mayor calibre o del más peligroso mosquete. A su debido tiempo, el rumor llegó a oídos del príncipe. El  doctor Ferene era hombre de extraordinaria erudición, de modo que bien podía haber descubierto algo importante.  Bathory ordenó que el médico de la corte preparara la milagrosa poción, y el doctor Ferene puso alegremente manos a la obra. Pero declaró que necesitaba regresar a Brasso, la capital, porque allí tenía las medicinas y  los ingredientes indispensables. El príncipe ordenó que una fuerte escolta acompañara al médico durante su  viaje a Brasso, y esperó el resultado. Lo recibió con sorprendente rapidez, pues el doctor Ferene se limitó a  escribirle una carta: "He hallado esta panacea en mi cofre de medicinas: a quien desee salvarse de herida de  espada, de acometida de lanza y del terror de las balas de cañón... déjesele vivir en paz en Brasso. Y como  considero que esta es la más segura medicina, aquí me quedaré a esperar el fin de la guerra; y aconsejo a Su  Alteza y a todos los que deseen escapar a los peligros de la batalla que sigan mi humilde ejemplo." No se  conoce la respuesta del príncipe.""

"La colección Cent Nouvelles Nouvelles (publicada por primera vez en 1432) relata la historia del mercader que  regresa después de una ausencia de diez años, y encuentra en su hogar un niño más que los que dejó. La esposa  ya ha preparado una explicación: "Juro que no he conocido a otro hombre que tú. Sin embargo, una mañana bajé al  jardín para recoger un poco de acedera; arranqué una hoja y la comí. Sobre la planta habla caído un poco de  nieve fresca. Apenas la hube tragado sentí lo mismo que las veces anteriores en que quedé embarazada. Es  evidente que este bello niño es nuestro hijo." El esposo era hombre discreto y cauteloso; fingió creer la  historia. Esperó unos años, hasta que el niño creció, y entonces lo llevó consigo en viaje de negocios, y lo  vendió como esclavo en África, por cien piezas de oro. Cuando regresó, su esposa le preguntó por el hijo. "Ay,  querida mía", suspiró el mercader, "cuando desembarcamos en África, el calor era terrible, y nuestro muchacho,  que era hijo de la nieve, comenzó a derretirse. Y antes de que pudiéramos prestarle ayuda, se disolvió ante nuestros propios ojos"

CAPÍTULO 9

"la moda es peor tirano que cualquiera de los maestros de la estupidez"

CAPÍTULO 10

"Esta maravillosa presunción de los hombres, los cuales empiezan por aplicar nombres arbitrarios a las  estrellas del cielo, y luego extraen trascendentales conclusiones de esa nomenclatura arbitraria, constituye  una de las más notables pruebas de la inmortalidad de la estupidez"

"Otro aficionado a las reliquias compró al dentista del general Pershing una de las muelas del famoso militar,  y pagó por ella una gran suma. El comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Norteamericana en la Primera  Guerra Mundial se encolerizó mucho al enterarse del caso, de modo que algunos de sus oficiales acometieron la  tarea de recuperar la muela. A decir verdad, realizaron una magnífica tarea: al cabo de algunas semanas habían conseguido trescientas diecisiete muelas "auténticas" del general Pershing"

"De todos modos, ¿cómo clasificar la colección de Río Caselli, el bibliófilo italiano? Dedicó veinticinco años  a crear una biblioteca con los libros más aburridos del mundo. Con este fin revisó y seleccionó la literatura  mundial, hasta que halló 8600 volúmenes dignos de ser incluidos" (Esa lista no es fácil encontrarla; pero ahora estoy seguro que se multiplicó exponencialmente)

"¿Es posible curar la estupidez? El mejor modo de determinar la naturaleza secundaria, derivada, no congénita  de la estupidez consiste en observar su desarrollo en los niños. Un niño inteligente se idiotiza gradualmente,  durante su primera pubertad (es decir, en el tercer o cuarto año de su vida). Caracteriza a este período el  persistente y vigoroso deseo de conocimiento sexual. Si dicho deseo es objeto de grosera y arbitraria represión  (como es el caso muy a menudo), y si se le aplican una serie de calificativos injuriosos, el niño reprimirá su  instinto y su deseo de conocimiento. Se comportará como si nadie supiera de todo ello... y aún lo fingirá en su  fuero interno. Pues para todos los niños es muy importante estar seguros del amor y del apoyo de sus padres y  del medio. Este no querer saber (que incluye cierto elemento de venganza infantil) fácilmente puede ser transpuesto a otros campos. Una vez que el niño advierte que no es conveniente saber, no tarda en alimentar  verdadero temor al conocimiento... y finalmente se convierte en auténtico estúpido. Existe, como sabemos, sólo  un tipo de auténtico conocimiento... y es el que se relaciona con la humanidad. Si no permitimos su libre  desarrollo o, mejor dicho, si no sabemos orientarlo, ni le permitimos hallar formas compensatorias adecuadas,  fomentaremos artificialmente la estupidez de niños y de adultos. Crearemos inválidos sociales. Esta condición  psicológica generalmente acompaña al niño a medida que se transforma en adulto, y su expresión en el hombre o  en la mujer es también la estupidez. ¿Cuán a menudo hallamos personas incapaces de juzgar con independencia, de tomar sus propias decisiones, con prescindencia de lo que otros hagan? Si tienen alguna iniciativa, si  conciben un pensamiento original, sienten que no pueden estar en lo cierto. Pero apenas oyen o comprueban que  otros dicen o hacen lo que ellos habían pensado, se sorprenden o amargan, porque hubieran podido decir o hacer  lo mismo. La estupidez es el resorte tanto de las actitudes antisociales como de los casos extremos de  conformismo... engendra tanto a los anarquistas como a las masas gregarias de los países totalitarios. Es  indicio del oculto temor al conocimiento el hecho de que la gente introduzca constantemente en su conversación  las expresiones: "No lo sé", o "¿No le parece?" Cuando desean decir algo profundo o importante, empiezan por  disculparse, porque no se sienten seguros de sí mismos. Otra fuente de estupidez, como ya hemos visto, es la  duda. Se expresa bajo la forma de una aparente parálisis cerebral. Ocurre a menudo que el dudoso encara los  problemas con claridad y sensatez; el inconveniente reside en que duda de su propio conocimiento, en que no confía en su propio saber. También puede considerar que todos los problemas tienen dos aspectos, y que cada  problema admite dos soluciones... y debido a las dudas que lo aquejan, teme expresar cualquiera de ellas.  Muchos procuran superar esas dudas mediante la burla y el cinismo. Lo consiguen... pero sólo superficialmente,  pues en lo más hondo de la personalidad persiste el sentimiento de inseguridad. El origen de la estupidez puede  hallarse en la infancia, en la duda y también en la vida de los instintos. O la víctima es ignorante, y está insegura de que sus deseos sean ética y socialmente correctos, o sus emociones y sus deseos chocan entre sí, y  este conflicto provoca la duda que influye todas las funciones mentales, domina los procesos del pensamiento y  por lo tanto engendra estupidez. Es el fenómeno que denominamos "ambivalencia". Tiene muchas formas: odio y  amor, actividad y pasividad, características masculinas y femeninas que luchan unas con otras. Estas fuerzas opuestas pero de igual intensidad convierten al espíritu en permanente campo de batalla. La estupidez libera al  hombre de este doloroso estado; y aunque la estupidez es esencialmente una condición dolorosa, el sufrimiento  es en ella menor que cuando se padecen los tormentos de la duda. Por consiguiente, a la frívola pregunta:  "¿Hace bien ser estúpido?", a veces podemos responder afirmativamente. Sin embargo, el hombre psicológicamente  sano no puede ser estúpido. Créase o no en el psicoanálisis y terapias semejantes, no es exageración afirmar que uno de los más importantes y de los más felices descubrimientos de nuestro siglo es el siguiente  concepto, rara vez bien comprendido: Sabemos ahora que la estupidez es un problema de carácter médico... y por  consiguiente, la estupidez es curable. Suponiendo, naturalmente, que alguien quiera ser curado."

CONCLUSIONES

Me desilusionó el libro porque pensé que sería más gracioso que critica sociopolíticocultural; pero tiene dos que tres partes que lo salvan
Share:

Historia de la estupidez humana. Paul Tabori (1/2)

HISTORIA DE LA ESTUPIDEZ HUMANA
Paul Tabori

CAPÍTULO 1

"En realidad, la extraordinaria abundancia de conocimientos a menudo disimula la estupidez, mientras que la  sabiduría de un individuo puede ser evidente a pesar de su ignorancia... sobre todo si la posición que ocupa en  la vida no nos permite exigirle conocimientos ni educación"

(Cita de la obra de Robert Burton, Anatomía de la melancolía)
"(...) aquel estúpido individuo que apagó la vela para que las pulgas que lo torturaban no pudiesen hallarlo  (...)"

"En los niños y en los pueblos primitivos se observa que el pensamiento está consagrado casi exclusivamente a  la autoexpresión y no a la creación. Pues toda actividad creadora es siempre resultado del instinto, por mucho  que nos esforcemos por infundirle carácter consciente"

"Existen individuos en quienes el instinto y el pensamiento están totalmente fusionados; en tal caso nos  hallamos frente a un genio, un ser humano capaz de expresar cabalmente sus cualidades humanas"

(Nota sacada de una obra del doctor Feldman)
"En la práctica médica a menudo observamos que los medios de expresión -el proceso de pensamiento- parece  desplazar completamente los instintos, monopolizando o usurpando el lugar de éstos. El pensamiento es  esencialmente una inhibición, y si domina la vida espiritual del individuo, puede determinar la parálisis total  de las emociones. En este caso nos hallamos ya ante una condición patológica, relacionada con el sentimiento de  la anormalidad y de la enfermedad, capaz de provocar sufrimientos y de obligar al hombre a negar una de las más importantes manifestaciones de la vida humana: sus emociones. Por lo tanto, es posible alcanzar la sabiduría  por dos caminos: absteniéndose totalmente de pensar, y confiando exclusivamente en los instintos, o pensando,  pero sólo para expresar el propio yo. En su condición de seres emocionales, todos los hombres son iguales, del  mismo modo que sólo existen pequeñas diferencias anatómicas entre todos los miembros de la raza humana. Por  consiguiente, el hombre estúpido es tal porque no quiere o no se atreve a expresar su propio yo; o porque su  aparato pensante se ha paralizado, de modo que no es apto para la autoexpresión, de modo que el individuo no  puede ver u oír las directivas impartidas por sus propios instintos"
(Pero en mi caso, que mi yo es totalmente nefasto a mi alrededor, ¿Cómo vivir en una sociedad y ser yo al mismo  tiempo? Pero bueno, siendo un poco más profundos. Al parecer el señor Feldman dice que uno es estúpido al negarse a sí mismo. Eso lo podemos ver porque la gente estúpida no es capaz de pensar por sí misma)

"La famosa obra del profesor W. B. Pitkin, A Short Introduction to the History of Human Stupidity (...) La "breve introducción" ocupa 574 páginas"

"el atributo más esencial del librepensador: la tolerancia"

Sebastián Brant escribió "El barco de los tontos", su traductor al inglés, Alexander Barclay, editó la obra "y  él mismo se puso a la cabeza de la "tropa de necios", porque poseía tantos libros inútiles que "no leía ni  entendía""

El Elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam se menciona aquí, fue una obra dedicada a su amigo Tomás Moro (el autor de Utopía), y parece ser muy buena porque mientras vivía Erasmo fue traducida a varios idiomas. En resumen, es una sátira y burla de la victoria de la idiotez sobre la inteligencia, llena de simbolismos y doble sentidos

"Si yo fuera absolutamente honesto (pero ningún autor puede serlo)"

"En cierto sentido, la estupidez es como la electricidad. El más moderno diccionario técnico dice de la  electricidad que es "la manifestación de una forma de la energía atribuida a la separación o movimiento de  ciertas partes constituyentes de un átomo, a las que se da el nombre de electrones." En otras palabras, no  sabemos qué es realmente la electricidad"

Menciona que los prejuicios son estupidez manifiesta. Yo rompo prejuicios y la gente cree que soy prejuicioso. Mucha gente no entiende que mi racismo es eugensista y que no es negativo sino positivo, ya que no denigro a ninguna raza pero sí reconozco la superioridad evolutiva de cada una en ciertos campos

"En términos generales, el prejuicio es ente pasivo (...) En cambio, la intolerancia es casi siempre activa (...) El prejuicio es un motivo; la intolerancia es una fuerza  propulsora. No fue prejuicio lo que impulsó a las diversas iglesias cristianas a exterminarse mutuamente los  fieles; fue la intolerancia"

"Quizás la forma más costosa de estupidez es la del papeleo"

Hace alarde de estupidez el autor al considerar que un niño de 10 años puede encontrar errores lógicos a los  discursos de los dictadores

"Entre las dos guerras en Europa Central existió un insulto favorito, que adoptaba la forma de una pregunta.  Solía preguntarse: "Dígame... ¿duele ser estúpido?" Desgraciadamente, no duele. Si la estupidez se pareciera al  dolor de muelas, ya se habría buscado hace mucho lo solución del problema. Aunque, a decir verdad, la estupidez duele... sólo que rara vez le duele al estúpido. Y ésta es la tragedia del mundo"

CAPÍTULO 2

"Cuando una princesa portuguesa se comprometió con un duque de Saboya, el novio envió a la dama regalos   valuados en 120.000 táleros imperiales. La corte de Lisboa estaba flaca de dinero, y respondió a tanta  magnanimidad con varias "curiosidades raras". Entre ellas se incluían: 1) doce negros de los cuales uno era  rubio; 2) un gato de algalia, vivo; 3) una gran plancha de oro puro; 4) un arbolito de finísimo oro...  cultivado naturalmente"

"Ovidio acertó cuando dijo que la Edad de Oro ya había llegado, y que el oro era nuestro amo; pues con oro se  consigue a la mujer, y el oro paga el amor"

Notas de Hugo von Castiglione
""No es ladrón el que roba, sino el que se deja sorprender. Suerte es todo lo que me favorece. Verdadera suerte  es lo que me favorece y perjudica a otros. Generosidad es el acto que después lamentamos. Hay hombres  orgullosos de su pobreza. Son los poetas. Hay mujeres orgullosas de su fealdad. Son las intelectuales. Huye de  ambos como de la peste. Nunca hagas mal innecesariamente. Hazlo en la medida que te dé provecho y placer. Quien  tiene menos que yo es un imbécil; quien tiene más, es un ladrón. Dicen de mí que soy ladrón, sinvergüenza y estafador. No discutiré estas afirmaciones. Pero no cabe duda de que si fuera pobre y miserable, me   considerarían un tipo agradable y simpático, buen mozo y atractivo. La gente me compadecería y me dejaría morir  de hambre. Evidentemente, no deseo correr esa suerte. Poseo un corazón tierno y no quiero que el mundo sufra  achaques de conciencia por mi causa. Prefiero ser yo quien sufra por el mundo. Mi corazón está mejor equipado para la tarea. Todo cuanto aún no ha sido descubierto, me pertenece. Todo cuanto han descubierto otros, me lo robaron. El otro día uno de mis rivales me elogió. Dijo: «A este hombre no es posible sacarle dinero». Si conseguiste engañar a alguien, no te enorgullezcas de tu genio. Quizás fue pura suerte y no talento.""

CAPÍTULO 3

"Felipe III sufrió quemaduras mortales frente a su propia chimenea, porque los cortesanos no lograron hallar a  tiempo al grande de España a quien correspondía mover el sillón del rey. En invierno la reina de España debía  estar en el lecho a las nueve de la noche. Si olvidaba la norma, y se demoraba en la mesa, sus damas de  compañía se arrojaban sobre ella, la desvestían y la arrastraban a la cama. La prometida de Felipe IV, María  Ana de Austria, fue recibida ceremoniosamente en cada una de las ciudades que atravesó durante el viaje a  Madrid. En cierto lugar el alcalde intentó regalarle un par de medias de seda, obra maestra de la artesanía  local. Sin embargo, el mayordomo apartó la caja con las medias y declaró solemnemente: "Ya es tiempo de que  sepáis, señor alcalde, que la reina de España no tiene piernas". De acuerdo con la leyenda, la prometida del  rey se desmayó, horrorizada, porque creyó que tan pronto llegara a Madrid le amputarían las piernas para  satisfacer las exigencias de la etiqueta"

Enrique IV escribió al tutor de su hijo la siguiente carta>>
""Deseo y ordeno que el Delfín sea castigado siempre que se muestre obstinado o culpable de inconducta; por  experiencia personal sé que nada aprovecha tanto a un niño como una buena paliza""
Aunque se sale del cariz de la obra, es sin duda un muy buen consejo

Durante la ceremonia de la cena de Luis XIV "Los platos eran escoltados por guardias armados de carabinas...  ¡probablemente para evitar que alguien robara los alimentos!"
"La realeza difunta también acarreaba problemas. John Stow nos cuenta que Enrique I, después de fallecer, mató  a su propio médico: "Se había prometido gran recompensa al médico para que abriera su cabeza [la del rey] y  extrajera el cerebro, pero el hedor lo mató, y por consiguiente no pudo gozar de la recompensa prometida.""

El emperador Faustin I de Haití dispuso los siguientes títulos>> "El nombre de Lord Gran Panadero era conde de  la Limonada. Lo cual parece un tanto extraño. Pero había otro llamado duque de la Mermelada. Y cuando se  repasan los títulos de la nueva aristocracia, se descubren otros títulos sorprendentes: Duque de las Mejillas  Rojas (Duc de Dondon). Duque del Puesto Avanzado (Duc de l'Avancée). Conde del Río Torrencial (Comte  d'Avalasse). Conde del Terrier Rojo (Comte du Terrier Rouge). Barón de la Jeringa (Baron de la Seringue). Barón  Agujero Sucio (Baron de Sale-Trou). Conde Número Dos (Comte de Numero-Deux)"
La exlicación es esta>>
"Cuando el emperador Faustin creaba un par, también daba al beneficiario cierta extensión de tierra,  plantaciones más o menos extensas confiscadas a sus antiguos propietarios. Era bien sabido que la nobleza de Francia, a la que tanto se imitaba, tomaba su nombre de las propiedades que ocupaba, por lo cual se  consideró aconsejable que la nueva aristocracia negra se denominara según la propiedad de cada uno. Pero las plantaciones no tenían nombres tan atractivos o melodiosos como los antiguos castillos de la nobleza  francesa; los viejos propietarios las habían bautizado con los nombres de los productos elaborados, o de acuerdo con la ubicación de la propiedad, o con cierta particular cualidad del suelo, etc. Así, la patente de  nobleza del hombre que poseía limonares era el título de conde de la Limonada; el nuevo propietario de una  fábrica de jaleas se enorgullecía de que lo llamaran duque de la Mermelada. Es muy posible que pocos de ellos  comprendieran las particulares connotaciones de algunos de los nuevos títulos"

"Réstanos describir la Guardia Real. Eran los favoritos del emperador... y gastó una fortuna en ellos. Ordenó  magníficos uniformes, que fueron encargados a Marsella. La firma comercial entregó magníficos uniformes; y como  adorno complementario, cada uno de ellos llevaba una pequeña placa de metal. Cierto día llegó a Haití un  viajero francés, y asistió a una revista de los Guardias Reales. Las extrañas plaquitas de metal atrajeron su  atención. Se acercó a uno de los guardias y examinó atentamente el objeto. Sobre la placa había una inscripción  en letras muy pequeñas. No se trataba de un lema imperial, sino de una leyenda muy comercial y prosaica. Decía:  "Sardines a l'huile. Barton et Cie. Lorient". ¡El contratista marsellés no corría muchos riesgos! Sabía que ni los guardias reales ni el propio emperador habían aprendido a leer, y por lo tanto consideró, que no era  peligroso adherir a los uniformes placas de metal recortadas de viejas latas de sardinas"

Los extraños títulos, las ridículas pretensiones de los negros nos mueven a risa. Pero la raza blanca no tiene  derecho a sentirse muy superior. He aquí una lista de títulos y jerarquías recogida de la prensa de los Estados  Unidos: Portero ayudante en ejercicio (del Senado de los Estados Unidos). Presidente general de las Hijas de la  Revolución Norteamericana. Editor Emérito Extranjero. Gran Brujo Imperial. Gran Dragón de Florida. Caballero de  la Camelia Blanca. Kleagle de California"

(Del) "libro de Marzio Galeotto sobre la casa del rey Matthias Corvinus de Hungría. Beatriz, la esposa italiana  del rey, introdujo una práctica particular: si ella se sentaba, lo mismo podían hacer las damas de compañía; y  estaban autorizadas a hacerlo sobre cualquier tipo de silla, sin necesidad de permiso especial. Un cortesano  muy escrupuloso mencionó el hecho al rey Matthias, y criticó la falta de formalidad; sin duda, mucho mejor era  dejar de pie a las damas. -Oh, no, que se sienten- replicó Su Majestad- son tan terriblemente feas, que mucho  más ofenderían la vista del espectador si se quedaran de pie"

Esto no tiene mucho qué hacer dentro del contexto de las notas; pero se me hizo muy interesante
"Llevar cuernos: Esta expresión se origina en la antigua práctica de adherir o injertar las espuelas de un  gallo castrado a la raíz de la cresta extirpada, donde crecían y se convertían en cuernos, a veces de varias  pulgadas de longitud"

"Cuando el pequeño delfín llegó al mundo (un mundo que sería su refugio, pero no por mucho tiempo) se le  convirtió inmediatamente en caballero de la Orden de San Luis, y en propietario de varios regimientos. Su  primer acto público, ante los dignatarios de la corte, fue obedecer a las exigencias de la naturaleza, gesto  habitual en la mayoría de los niños de pecho. Este augusto proceso biológico fue aplaudido con delicia por los  espectadores. Pocos días después, los tejedores de París, los tintoreros y los diseñadores estaban muy  atareados produciendo el color de última moda, denominado Caca Dauphin. Se trata de un hecho histórico y no de  una invención republicana"

CAPÍTULO 5 
(Un muy buen capítulo, hasta antes del subcapítulo 6 vale la pena)
Share:

Demian. Herman Hesse

DEMIAN
Herman Hesse

CAPÍTULO 1

Un muy buen ejemplo de por qué no se debe de mentir ni de querer impresionar a los demás con cosas o dones que no tenemos, o actos que no hemos cometido

"Fue el primer resquebrajamiento de la divinidad del padre, el primer golpe a los pilares sobre los que había descansado mi niñez y que todo hombre tiene que destruir para poder ser él mismo"

CAPÍTULO 2

Lo que opina Max Demain sobre la historia de Caín
"-¡Muy sencillo! El estigma fue lo que existió en un principio y en él se basó la historia. Hubo un hombre con algo en el rostro que daba miedo a los demás. No se atrevían a tocarle; él y sus hijos les impresionaban. Quizás, o seguramente, no se trataba de una auténtica señal sobre la frente, de algo como un sello de correos; la vida no suele ser tan tosca. Probablemente fuera algo apenas perceptible, inquietante: un poco más de inteligencia y audacia en la mirada. Aquel hombre tenía poder, aquel hombre inspiraba temor. Llevaba una «señal». Esto podía explicarse como se quisiera; y siempre se prefiere lo que resulta cómodo y da razón. Se temía a los hijos de Caín, que llevaban una «señal». Esta no se explicaba como lo que era, es decir, como una distinción, sino como todo lo contrario. La gente dijo que aquellos tipos con la «señal» eran siniestros; y la verdad, lo eran. Los hombres con valor y carácter siempre les han resultado siniestros a la gente. Que anduviera suelta una raza de hombres audaces e inquietantes resultaba incomodísimo; y les pusieron un sobrenombre y se inventaron una leyenda para vengarse de ellos y justificar un poco todo el miedo que les tenían. ¿ Comprendes?" 
El narrador le dice
"-¿Y crees que lo del asesinato no fue tampoco verdad? -pregunté emocionado.
-¡Oh, sí! Seguramente es verdad. El más fuerte mató a uno más débil. Que fuera su hermano, eso ya se puede dudar. Además, no importa; a fin de cuentas, todos los hombres son hermanos. Así que un fuerte mató a un débil. Quizá fue un acto heroico, quizá no lo fue. En todo caso, los débiles tuvieron miedo y empezaron a lamentarse
mucho. Y cuando les preguntaban: «¿Por qué no le matáis?», ellos no contestaban, «porque somos unos cobardes», sino que decían: «No se puede. Tiene una señal. ¡Dios le ha marcado!» Así nació la mentira"

"En todo caso, mi ruin relación con Kromer siguió su curso y no terminó cuando, por fin, le pagué la suma debida a costa de una serie de pequeños hurtos. Ahora Franz conocía esos hurtos, porque siempre me preguntaba de dónde sacaba el dinero; de esta forma me tenía más que nunca en sus manos. A veces me amenazaba con contarle todo a mi padre; y entonces el miedo no era más grande que el profundo pesar de no haberlo hecho yo desde un principio. No obstante, a pesar de lo mal que me sentía, no me arrepentía del todo; al menos, no siempre. A menudo sentía que todo tenía que ser necesariamente así, que sobre mí pesaba un maleficio y que era inútil querer romperlo"

CAPÍTULO 3

Buen capítulo de filosofía metafísica. Aunque aún alberga el hueco de libre albedrío vs no libre albedrío y simplemente, en vez de rellenarlo, lo salta

CAPÍTULO 5

"-Venga acá -dijo al cabo de un rato-, vamos a filosofar un poco; es decir, vamos a cerrar el pico y a pensar tumbados"

"-Bien -objeté yo-, ¿dónde queda entonces el valor del individuo? ¿Para qué nos esforzamos si ya llevamos todo acabado en nosotros mismos? (...) En el momento en que tenga la primera chispa de conciencia, se convertirá en un hombre"

CAPÍTULO 6

Este diálogo entre Sinclair y Pistorius me recordó el capítulo de Malcolm in the middle, en donde su amigo paralítico iba a recibir un premio a los buenos modales o algo así, el orador dijo que los modales nos ayudan a pensar en terceras personas... ¿Para qué si lo importante es la preservación de uno? Puede parecer horrible que todos hagan lo que quieran sin importarles los demás... pero así es como hemos estado viviendo desde el principio

"El hombre a quien quiere matar nunca es fulano o mengano; seguramente es sólo un disfraz. Cuando odiamos a un hombre, odiamos en su imagen algo que se encuentra en nosotros mismos. Lo que no está dentro de nosotros mismos no nos inquieta"

"-¿Has oído hablar de la magia blanca?
Tuve que responder que no.
-Pues consiste en aprender a dominarse. Así se hace uno inmortal y adquiere poderes mágicos"
¿De dónde sacó eso Herman Hesse?

Knauer dice
"Sólo se pueden desarrollar las fuerzas interiores si uno es completamente casto"
Y le contesta Sinclair
"no entiendo por qué un hombre que reprime su sexo va a ser más «puro» que cualquier otro (...) -¡Lo he intentado todo! -lloriqueaba Knauer junto a mí-. He hecho todo lo que se puede hacer, con agua fría, con nieve, con gimnasia, con carreras. Pero no sirve de nada. Todas las noches me despierto sobresaltado por sueños en los que no debo pensar. Y lo peor es que lentamente voy perdiendo todo lo que he aprendido intelectualmente. Ya casi no consigo concentrarme o dominarme; a veces me paso la noche entera en vela. No voy a poder aguantarlo mucho tiempo. Si al final no puedo luchar, si cedo y me ensucio otra vez, voy a ser más miserable que los que nunca han luchado siquiera"
¿Y por qué la naturaleza tiene que ser impura?

"Había dicho algo cuyo alcance no conocía en el momento de expresarlo; había cedido a una pequeña ocurrencia, un poco maliciosa, y ésta se había convertido en fatalidad. Había cometido una pequeña y desconsiderada grosería que se había convertido para él en una sentencia"
Eso me recordó cuando "Laura 625" me dijo que mi idea de ser maestro y obtener beneficios dentro de ese sindicato para cuando me retire, era un plan mediocre

"Pistorius, al recibir en silencio el golpe que yo, su indiscreto e ingrato discípulo, le asestaba, al darme la razón y reconocer mis palabras como su destino, me obligó a odiarme a mí mismo, al mismo tiempo que centuplicaba las proporciones de mi imprudencia. Al descargar el golpe había creído dar a un hombre fuerte y alerta; pero se trataba de un hombre callado y paciente, indefenso, que se rendía en silencio"
Buena forma de dañar sin hacer algo violento

CAPÍTULO 7

"Las gentes que no siguen a la manada son muy pocas en todas partes"

"Habló (Demian) del espíritu de Europa y del signo de nuestra época. Por todas partes -dijo- se extienden el grupo y la manada, por ningún lado la libertad y el amor. El espíritu de corporación, desde las asociaciones estudiantiles y los coros hasta las naciones, no es más que un producto de la necesidad. Es una solidaridad por miedo, temor y falta de imaginación; en su fondo está carcomida y vieja, a punto de desintegrarse (...) Sólo se tiene miedo cuando se está en disensión consigo mismo. Tienen miedo porque nunca se han reconocido a sí mismos (...) Todos se percatan de que sus leyes de vida  no funcionan ya, de que viven según los viejos códigos y que ni su religión ni su moral corresponden a lo que necesitamos (...) Todos saben con exactitud cuántos gramos de pólvora se necesitan para matar a un hombre; pero no saben cómo se reza a Dios, no saben siquiera cómo se pasa un rato divertido"

"Por primera vez en mi vida el mundo exterior coincidía perfectamente con mi mundo interior. Cuando esto sucede es fiesta para el alma y merece la pena vivir"

Diálogo entre Sinclair y la mamá de Demian
"¿Es el camino tan difícil para todos?
Me pasó la mano por el pelo, suavemente como el aire.
-Siempre es difícil nacer. Usted lo sabe; el pájaro tiene que luchar por salir del cascarón. Reflexione otra vez y pregúntese: ¿fue tan difícil el camino? ¿Fue sólo difícil? ¿No fue también hermoso? ¿Hubiera usted conocido uno más hermoso y más fácil?"

Dice Frau Eva
"-No debe usted entregarse a deseos en los que no cree. Sé lo que desea. Pero tiene que saber renunciar a esos deseos o desearlos de verdad. Cuando llegue a pedir con la plena seguridad de que su deseo va a ser cumplido, éste será satisfecho. Sin embargo, usted desea y al mismo tiempo se arrepiente de ello con miedo. Hay que superar eso"

Sigue Frau Eva más adelante
"-El amor no debe pedir -dijo-, ni tampoco exigir. Ha de tener la fuerza de encontrar en sí mismo la certeza. En ese momento ya no se siente atraído, sino que atrae él mismo. Sinclair: su amor se siente atraído por mí. El día que me atraiga a sí, acudiré. No quiero hacer regalos. Quiero ser ganada"

Demian dice
"Nadie sueña cosas que no se refieren a él"

CAPÍTULO 8
"Siempre me había preguntado por qué tan pocos hombres vivían por un ideal. Ahora descubrí que muchos, casi todos los hombres, eran capaces de morir por un ideal; pero tenía que ser un ideal colectivo y transmitido, y no personal, y libremente elegido""

CONCLUSIONES

Tiene cosas muy interesantes filosóficamente hablando; pero aun así la narrativa de Herman Hesse no me gusta. ¿Qué realmente pudo haber motivado a considerar esta obra para el nombre del anticristo en The Omen? Me desilusionó en ese aspecto

¿Qué clase de final es ese?
Share:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Aquí puedes comprar mis libros

Archivo del blog

Mis locuras a tu correo

Seguidores