Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 1 de enero de 2016

Sshh... se lee a Poe

Compartiré en este blog unos trabajos que hice para la revista Obscuridad de Noviembre

El nombre completo de Poe es Edgar (en inglés) o Édgar (en español, no sólo es el acento, la r también se pronunica diferente) Poe. Nació el 19 de enero de 1809 y falleció el 7 de octubre de 1849. Heredó no sólo el arte, que corría por sus venas desde sus abuelos, sino también el gusto por el licor, que corría por las venas de sus ancestros irlandeses. De su padrastro adoptó el apellido Allan (Al lan) para completar su nombre como Edgar Allan Poe. Sin embargo, no heredó la economía de su padrastro, ya que siempre fue muy dado al vicio de la bebida, y su padrastro no quería darle los medios para que se pierda más en el alcohol. Esta adicción le llevaría no sólo a problemas de salud en todos los aspectos, sino a problemas personales que le arruinarían todas sus metas, sueños y también oportunidades.


Tenía un temperamento difícil, ya que la dependencia del alcohol lo llevaba a actuar fuera de sí; pero no se puede culpar contundentemente a la tendencia cultural (y quizá genética) al alcoholismo. Me pongo a pensar que quizá el mundo que le rodeaba era tan deprimente para él, que buscaba un escape. Sus cuentos me hacen pensar eso. En un mundo brillante y alegre para el resto de las personas, para él era depresivo y repulsivamente empalagoso. Los ambientes obscuros, la metafísica, lo paranormal, el intelecto superior fueron lo que siempre le animaron a escribir. En algunos casos, aprovechaba sus cuentos para hacer críticas y sátiras de su entorno, lo que nos puede ayudar a entender un poco mejor su visión del mundo.

Principalmente hacía cuentos, de los cuales la gente cree que sólo hacía terror. Yo no puedo catalogar a Poe como un autor de terror, ya que tiene un estilo mezclado, híbrido, donde la inteligencia se ve cuestionada (partes detectivescas), con la realidad alterna (la metafísica), en ambientes poco comunes (gótico), llevando al intelecto a forzarse más allá (ciencia ficción) para superar sus miedos (terror). En algunos casos sale a relucir más un tópico que otro; pero también hay que recalcar que fue poeta, crítico literario y ensayista.

Sobre todo sus críticas, crudas, duras y directas, le ocasionaron muchos problemas y enemigos, quienes no dudarían en contraatacar en cuanto publicase algo nuevo. En realidad, Poe, como todos los autores, no fue del gusto de todos, y nunca faltó quién le criticara duramente, mientras otros le dedicaban hojas y hojas de admiración.

La influencia de Poe ha sido enorme en todas las ramas del arte... e incluso del deporte. Los Cleveland Brown's de la liga de futbol americano profesional se mudaron a Baltimore, donde murió Poe, y se cambió el nombre a Baltimore Ravens, con tres cuervos como mascotas: Édgar, Allan y Poe. Su poema más famoso, El Cuervo, ha sido replicado y parodiado sin fin. Sus cuentos han inspirado incontables obras derivadas, ya sea por la historia, por el personaje o por el ambiente.

Y por cierto, su apellido se pronuncia Póu, no Pó-e. En esta ocasión fui muy puntual con la correcta pronunicación, porque en todo caso, lo mínimo que podemos hacer para rendirle un homenaje o respeto a su memoria, es recordar cómo se llamaba, ¿no lo creen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario