Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 28 de septiembre de 2012

El gen egoísta (Parte 6 de 7)

Para ir a la parte 5 pica aquí

Para ir a la parte 7 pica aquí
 
XI. MEMES: LOS NUEVOS REPLICADORES

“Las hipótesis que he planteado deberían, a primera vista, aplicarse a cualquier ser en evolución” (...) “La transmisión cultural es análoga a la transmisión genética en cuanto, a pesar de ser básicamente conservadora, puede dar origen a una forma de evolución” (...) “La transmisión cultural no es un fenómeno exclusivo del hombre”

Sobre el estudio que hizo P. F. Jenkins con los pájaros de Nueva Zelanda y sus canciones: “«Se ha demostrado que surgen nuevas formas de canciones ya sea por cambio de tono de una nota, por repetición de una nota, omisión de notas y combinación de partes o trozos de otras canciones existentes... La aparición de la nueva forma se producía abruptamente y el producto era bastante estable durante un período de años. Más adelante, en cierto número de casos, la variante era transmitida con precisión en su nueva forma a jóvenes reclutas, de manera que se desarrollaba un grupo coherente y reconocible de cantores.»”. Muy probablemente también evoluciona así el lenguaje humano

“¿Qué es, después de todo, lo peculiar de los genes? La respuesta es que son entidades replicadoras. Se supone que las leyes de la física son verdaderas en todo el universo accesible. ¿Existe algún principio en biología que pueda tener una validez universal semejante?” (Después de divagar entre diferentes manifestaciones de la vida) “¿existirá aún algún principio general que sea válido respecto a todo tipo de vida? Obviamente no lo sé, pero si tuviese que apostar, pondría mi dinero en un principio fundamental. Tal es la ley según la cual toda vida evoluciona por la supervivencia diferencial de entidades replicadoras”

Después de conjuntar que la cultura también evoluciona, necesitamos una unidad entidad replicadora, así como la biología tiene el gen, la cultura tiene el meme: “Necesitamos un nombre para el nuevo replicador, un sustantivo que conlleve la idea de una unidad de transmisión cultural, o una unidad de imitación. «Mímeme» se deriva de una apropiada raíz griega, pero deseo un monosílabo que suene algo parecido a «gen». Espero que mis amigos clasicistas me perdonen si abrevio mímeme y lo dejo en meme.” (...) “Ejemplos de memes son: tonadas o sones, ideas, consignas, modas en cuanto a vestimenta, formas de fabricar vasijas o de construir arcos. Al igual que los genes se propagan en un acervo génico al saltar de un cuerpo a otro mediante los espermatozoides o los óvulos, así los memes se propagan en el acervo de memes al saltar de un cerebro a otro mediante un proceso que, considerado en su sentido más amplio, puede llamarse de imitación. Si un científico escucha o lee una buena idea, la transmite a sus colegas y estudiantes. La menciona en sus artículos y ponencias. Si la idea se hace popular, puede decirse que se ha propagado, esparciéndose de cerebro en cerebro.” (Y también por eso evoluciona más rápido)

Juan Delius es un neurólogo que ha adoptado a los memes y ha trabajado con ellos de manera amplia. Yo en el futuro usaré a los memes en el campo filosófico y metafísico. De hecho Richard expone que los genes dieron origen a los memes, yo voy por otro origen para ir a otro destino

La nota 59 es un claro ejemplo de lo que es tener tiempo libre

“Algunos memes, como ciertos genes, alcanzan un éxito brillante a corto plazo al expandirse rápidamente, pero no duran mucho en el acervo de memes”

“A primera vista parece que los memes no son, en absoluto, replicadores de alta fidelidad. Cada vez que un científico escucha una idea y la transmite a otro, tiende a cambiarla algo.” (...) “Los memes son transmitidos de una forma alterada”

“Mucho de lo que Darwin afirmó está, en detalle, equivocado” (Esta frase la tomé en particular porque es muy común en los tiempos que me tocó vivir, si alguien dice algo contradictorio está mal y debe ser tachado de nazi, racista, comunista, capitalista, fanático religioso, homofóbico, y si pueden, hasta asignarle afiliación política. Es como una segunda edad obscura. Si una idea está mal, mediante el proceso dialéctico puede evolucionar hasta convertirse en algo tan grande y bien formado, que quizá sea algo totalmente irreconocible por el autor original; pero que seguramente al ver en lo que se ha convertido su obra, la verá con satisfacción, porque la esencia de lo que él creía, aunque mal expresada o formulada, ha prevalecido lo suficiente para salir a la luz el verdadero meme)

“El meme de la teoría de Darwin es, por consiguiente, la base esencial de la idea que comparten todos los cerebros que comprenden dicha teoría. Las diferencias en el modo en que la gente representa la teoría no forma, por definición, parte del meme”

“Incluso hemos empleado términos como «egoísta» y «despiadado» al referirnos a los genes, sin olvidar que es exclusivamente una forma de expresión. ¿Podremos, exactamente con el mismo espíritu, buscar memes egoístas o despiadados?” (...) “La respuesta es afirmativa, porque existe un sentido en el cual deben comprometerse en un tipo de competencia entre ellos.”

Richard hace una nota amplia en la que saca de su ronco pecho toda su frustración por los virus que le han caído a su computadora (por no usar linux) “En la medida en que los creadores de virus tengan algún motivo discernible, es de suponer que será un vago sentimiento anárquico. Pues bien, yo les digo: ¿realmente quieren abrir el camino a una nueva y opulenta profesión? Si no es así, dejen de jugar a absurdos memes, y utilicen mejor su modesto talento como programadores”

Menciona que los memes requieren la atención humana en sus cerebros; pero también son replicables por computadoras, las cuales pueden poner atención a más de una cosa a la vez ya que actualmente cuentan con más de un cerebro. Yo digo: Así pues, los memes tienen mayor posibilidad de evolucionar en una computadora que en el humano. Considerando que los memes y las computadoras evolucionan rápidamente, más que nosotros y nuestros genes, es probable que acabemos extinguiéndonos, sobre todo por la dependencia del humano con la computadora. La única opción viable para seguir al ritmo de las computadoras es la manipulación genética. Naturalmente tardaría milenios una mejora; pero podemos sacrificar a unos cuantos mártires para lograr saltos milenarios en decenas de años, lograr seres que biológicamente sean tan inteligentes que sean ellos quienes dominen a las computadoras y tan fuertes que no necesiten máquinas... pero claro, eso no va a pasar, la victoria es de los noorgánicos

Habla de cómo se unen los memes, a semejanza de los genes, para crear estructuras más complejas. Hace un análisis de la estructura de las religiones y dice: “Otro miembro del complejo religioso de memes se denomina fe. Significa confiar ciegamente, en ausencia de pruebas, aun frente a evidencias”. Considero que Richard tiene ahí un error, ya que parte fundamental del conocimiento es la fe, pues da el beneficio de la duda; pero ante la comprobación de que la hipótesis/fe es incorrecta, y seguir en eso, ya es fanatismo. De ahí que yo diga que la ciencia es una nueva forma de religión

De la nota 61: “Keith Johnson ha acuñado el término de «memeoides» para designar a las «víctimas que han sido ocupadas por un meme hasta el punto de que deja de importarles su propia supervivencia”

“Cuando morimos, hay dos cosas que podemos dejar tras nuestro: los genes y los memes. Fuimos construidos como máquinas de genes, creados para transmitir nuestros genes. Pero tal aspecto nuestro será olvidado al cabo de tres generaciones. Tu hijo, aun tu nieto, pueden parecerse a ti, quizás en los rasgos faciales, en talento para la música, en el color del cabello. Pero a medida que pasan las generaciones la contribución de tus genes es dividida en dos. No
pasa mucho tiempo sin que alcance proporciones insignificantes. Nuestros genes pueden ser inmortales, pero la colección de genes que forma a cada uno de nosotros está destinada a desintegrarse hasta desaparecer. Isabel II es una descendiente directa de Guillermo el Conquistador. Sin embargo, es bastante probable que no lleve ni uno solo de los genes del antiguo rey. No debemos buscar la inmortalidad en la reproducción. Pero si contribuyes al mundo de la cultura, si tienes una buena idea, compones una melodía, inventas una bujía, escribes un poema, cualquiera de estas cosas puede continuar viviendo, intacta, mucho después que tus genes se hayan disuelto en el acervo común. Sócrates puede o no tener uno o dos genes vivos en el mundo actual, como lo señaló G. C. Williams, pero ¿a quién le importa? En cambio, los complejos de memes de Sócrates, Leonardo, Copérnico y Marconi todavía son poderosos”

“Los genes egoístas (y, si ustedes admiten las especulaciones de este capítulo, diremos que los memes también) carecen de tal visión del futuro. Son replicadores inconscientes y ciegos” (...) “Somos construidos como máquinas de genes y educados como máquinas de memes, pero tenemos el poder de rebelarnos contra nuestros creadores. Nosotros, sólo nosotros en la Tierra, podemos rebelarnos contra la tiranía de los replicadores egoístas.” (Notemos que Richard es de tendencias caóticas. Y que por lo tanto es indeterminista, o sea, que cree en el libre albedrío.  ¿Ya había dicho esto antes? El caso es que cierra un capítulo defendiéndose de los deterministas hipócritas)

XII. LOS BUENOS CHICOS ACABAN PRIMERO (165)

En este capítulo nos describe un juego, simple como es, también muy interesante para analizar. Es el “Dilema del prisionero”, y se llama así porque está en el dilema de cooperar con su compañero o traicionarlo, estando el otro en las mismas condiciones y sin oportunidad de negociar entre ellos. El caso es que hay tres opciones (Richard menciona 4 porque una se repite en dirección contraria):
1) Ambos cooperan: Ambos tienen una ganancia
2) Ambos se traicionan: Ambos tienen un castigo
3) Uno traiciona al otro sin que éste lo traicione: El traidor obtiene una recompensa mayor y el traicionado obtiene un castigo mayor

A fin de cuentas, la mejor estrategia por costes y recompensas, es siempre traicionar... sin embargo este juego se puede jugar una vez nada más, una única partida en donde es todo o nada

En la vida real, este juego puede jugarse varias veces y hacer varias partidas con los mismos rivales-compañeros, por lo que se puede crear una confianza y/o desconfianza, dando origen a una variedad de estrategias en las que no siempre desertar o traicionar siempre, sea la mejor opción

“si una estrategia no puede ser mejor que Aleatoria, debe ser bastante mala.”

En una prueba simulada por computadora para ver las diferentes estrategias a seguir, se dio el detalle de que la ganadora “obtuvo un promedio de 504,5 puntos: el 84% de nuestra cota de 600”, lo cual está dentro de la ley de Pareto. También que todas las estrategias ganadoras eran estrategias amables, es decir, que no traicionaban primero, y todas las estrategias sucias, que sí lo hacían, quedaron muy por debajo en comparación de las estrategias limpias (Y que la peor puntuada fue la más elaborada mientras que la mejor puntuada era la más simple)

En un segundo torneo, donde se presentaron dos filosofías en base a estos resultados (Unos, al ver que las estrategias amables eran las de mejor resultado, optarían por ellas; y otros, al confiar en que la gran mayoría haría eso, hicieron estrategias sucias), la ganadora fue otra vez la misma ganadora de la vez anterior. A pesar de que las estrategias sucias se diseñaron para abusar de las amables, no les fue tan bien. En sí, la estrategia dos veces campeona inicia siendo generosa cooperando desde siempre; las demás jugadas dependerán del comportamiento de su rival, si coopera, él también, si traiciona, él también

Se presentó la versión más clemente de esta estrategia; pero no ganó, ya que las estrategias sucias abusivas se aprovechaban de ella. Lo cual es bastante lógico, así es la naturaleza, no da segundas oportunidades. Este capítulo amerita ser leído completamente, ya que los resultados del estudio son bastante interesantes; pero no debemos olvidar que es un caso en situación controlada. El universo real, es tan exageradamente complejo que incluso nos da la ilusión de que hay libre albedrío

“¿Hay alguna manera objetivo de juzgar cuál es realmente la mejor estrategia en un sentido general y menos arbitrario? Los lectores de los capítulos anteriores ya habrán intentado encontrar la respuesta en la teoría de las estrategias evolutivamente estables”

“Recordemos que para ser una EEE, la estrategia no debe ser invadible, cuando es común, por parte de otra estrategia mutante y rara” (Es decir, no sólo contra rivales, sino también debe prevalecer sobre los compañeros, así que si se pierde entre ellas, no es estable)

(...) “«por casualidad» es precisamente una expresión que indica ignorancia. Significa «determinado por algo así como medios desconocidos o sin especificar». Podemos hacer las cosas un poco mejor que «por casualidad»” (Una pedrada para aquellos que dicen que el universo se creó por casualidad, demostrando que su ciencia, quien dice que de la nada surgió todo, es una religión tan primitiva como la griega, quien decía que de dios Caos, o Demogorgón, surgió todo)

“¿Cómo podrían agruparse individuos mutuamente parecidos en agregados locales?” (Para obtener ventaja) “En la naturaleza la forma evidente es por parentesco genético”

“Viscosidad significa cualquier tendencia de los individuos para continuar viviendo juntos en el lugar donde nacieron.” (Así, logran la suficiente estabilidad para prosperar apoyándose entre todos, y así crecer lo suficiente para ganar terreno a otros grupos. Precisamente así, los musulmanes están ganando terreno en Europa)

“Parece que mucha gente, quizás sin pensarlo, preferiría vencer al otro jugador en lugar de cooperar con él para vencer a la banca” (Esto es muy interesante, porque la estrategia que ha estado ganando, “Donde las dan las toman”, no le importa recibir más que su compañero siempre que ambos tengan un beneficio de la banca. Lo que debe hacernos pensar que según la ley de Pareto, en la economía siempre habrá pobres y ricos; pero una cosa es morir de hambre, vivir en la basura y ser un impedido de alcanzar tus derechos, y otra muy distinta a ser pobre. Recuerdo un documental de la Deutsche Welle, en donde Alemania tenía a los indocumentados inmigrantes en una zona donde tenían casa, comida, y trabajo, y se quejaban de que era algo inhumano. Ojalá y los manden a los países más pobres de Asia y África para que vean lo que es realmente inhumano. Además, ¿para qué van a Alemania si no es para trabajar, comer y tener casa? ¡Y se quejaban de eso!)

“Los teóricos de los juegos los dividen en juegos de «suma cero» y de «suma no cero». Un juego de suma cero es aquel en que la ganancia de un jugador es la pérdida del otro. El ajedrez es un juego de este tipo, porque el objetivo de cada jugador es ganar, y esto significa hacer perder al otro. El Dilema del Prisionero, sin embargo, es un juego de suma no cero. Hay una banca que paga dinero y los dos jugadores pueden cogerse del brazo y reírse de la banca”

“Sin alejarse de las leyes fundamentales de los genes egoístas, podemos ver cómo la cooperación y la ayuda mutua pueden prosperar incluso en un mundo básicamente egoísta. Podemos ver cómo, en el sentido que da Axelrod” (El que hizo los concursos de estrategias) "al término, los buenos chicos acaban primero” (El término se refiere a una frase del baseball(in), ya que los entrenadores suelen hacer que sus buenos jugadores, hablando de calidad, acaben los partidos, aquí a la naturaleza de los genes egoístas, les conviene que los buenos, hablando en cuestión moral si se puede, sean los primeros)

Tomo lo siguiente como una alabanza o salmo al determinismo: “La amabilidad de una estrategia se reconoce por su comportamiento, no por sus motivos (pues no tiene ninguno), ni por la personalidad de su autor (que se difumina en el fondo cuando el programa funciona en la computadora). Un programa puede comportarse de una manera estratégica sin ser consciente de su estrategia o, en realidad, de nada.”

Por ahora son mis notas de estos dos capítulos. Finalmente, el último capítulo y mis conclusiones finales respecto a la obra, la siguiente semana

Para ir a la parte 5 pica aquí

Para ir a la parte 7 pica aquí

viernes, 21 de septiembre de 2012

El gen egoísta (Parte 5 de 7)

Para ir a la parte 4 pica aquí

Para ir a la parte 6 pica aquí

IX. LA BATALLA DE LOS SEXOS

“Si existe un conflicto de intereses entre padres e hijos, que comparten el 50% de los genes respectivos, ¿cuánto más grave no habrá de ser el conflicto entre la pareja, cuyos miembros no están emparentados entre sí? Todo lo que tienen en común es el 50% de inversión genética en los mismos hijos. Desde el momento en que tanto el padre como la madre están interesados en el bienestar de las diferentes mitades de los mismos niños, podrá haber alguna ventaja para ambos si cooperan mutuamente en criar a dichos niños. Sin embargo, si uno de los progenitores logra invertir menos de su justa proporción de valiosos recursos en cada hijo, será quien saque el mejor partido, ya que tendrá más para invertir en otros hijos engendrados con otras parejas sexuales y, de esta manera, podrá propagar más sus genes. Cabe suponer, por lo tanto, que cada miembro de la pareja tratará de explotar al otro, intentando forzar al compañero a invertir más en sus hijos. Idealmente, lo que a un individuo debiera «agradarle» (no me estoy refiriendo a goce físico, aun cuando también podría darse) sería copular con tantos seres del sexo opuesto como fuera posible, dejando al compañero o compañera que criase a los hijos.” (Me pongo a pensar, que si la gente quiere ser altruista en contra de la naturaleza del gen egoísta, ¿por qué no busca ser monógama en contra de la naturaleza del gen egoísta? La respuesta es clara y contundente: Pura hipocresía)

“existe un rasgo fundamental en los sexos que puede ser utilizado para catalogar a los machos como machos y a las hembras como tales, a través de los animales y las plantas. Y es que las células sexuales o «gametos» de los machos son mucho más pequeños y numerosos que los gametos de las hembras. Esta aseveración es válida tanto si nos referimos a los animales como a las plantas” (Esto surge por las diferencias anatómicas y reproductivas entre las distintas especies que se reproducen sexualmente. Catalogar a los sexos en base a nuestra anatomía es condenar a la frustración a quien catalogue a otros seres anatómicamente distintos a nosotros)

“En ciertos organismos primitivos —por ejemplo, en algunos hongos— no se presenta esta diferenciación entre machos y hembras, aun cuando tiene lugar cierto tipo de reproducción sexual. En el sistema conocido como isogamia los individuos no están divididos en dos sexos. Cualquiera de ellos puede acoplarse con cualquier otro. No existen dos tipos diferentes de gametos —espermatozoides y óvulos— sino que todas las células son iguales, llamadas isogametos. Los nuevos individuos se forman por la fusión de dos isogametos, cada uno de ellos producido por división meiótica. Si tenemos tres isogametos, A, B y C, A podría fusionarse con B o C, y B podría fusionarse con A o C. Ello no podría suceder en sistemas sexuales normales. Si A es un espermatozoide y puede fusionarse con B o C, luego B y C deben ser células sexuales femeninas y B no podría fusionarse con C.”
Da un largo pie de página para explicar que los roles de los sexos nada tienen que ver con sus sexos. Yo lo pongo más fácil, mientras que en el humano, la evolución (luego reforzada por las costumbres) ha hecho que los varones sean los cazadores-recolectores y las mujeres las protectoras; en los leones, las mujeres son las cazadoras-recolectoras y los varones los protectores

“El problema de cuántos nacen machos y cuántos nacen hembras constituye un caso especial de un problema de estrategia en los progenitores. Así como tratamos la cuestión del tamaño óptimo familiar para uno de los progenitores que intenta potenciar al máximo la supervivencia de sus genes, también podemos considerar la proporción óptima sexual. ¿Es mejor confiar nuestros preciosos genes a hijos o a hijas? Supongamos que una madre invierte todos sus recursos en hijos y, por lo tanto, nada le resta para invertir en hijas: ¿contribuiría más, como promedio, al acervo génico del futuro que una madre rival que invirtió en hijas? ¿Acaso los genes para preferir hijos se tornan más o menos numerosos que los genes para preferir hijas? Lo que Fisher demostró fue que, en circunstancias normales, la proporción sexual óptima es de 50:50. Con el fin de comprender esta aseveración debemos conocer primero algo sobre el mecanismo de determinación de los sexos”

 
“Los padres deberían invertir de manera equitativa entre hijos e hijas. Ello significa, normalmente, que debieran tener, numéricamente, tantos hijos como hijas. Pero podría haber proporciones desiguales de sexos que fuesen evolutivamente estables, siempre que a ello correspondieran desiguales cantidades de recursos invertidas en los hijos y las hijas. En el caso de los elefantes marinos, una política consistente en tener tres veces más hijas que hijos, pero haciendo de cada hijo un supermacho a base de invertir el triple de alimentos y demás recursos en él, sería estable.

 
“En su largo viaje a través de las generaciones, un gen promedio pasará aproximadamente la mitad de su tiempo situado en cuerpos de machos y la otra mitad en los de hembras. Algunos efectos de los genes se manifiestan sólo en los cuerpos de uno de los sexos. Son los denominados efectos genéticos limitados por el sexo


“En cualquiera, de los dos tipos de cuerpo en que se encuentre, podemos esperar que un gen haga el mejor uso de las oportunidades ofrecidas por tal tipo de cuerpo. Dichas oportunidades pueden diferir en gran medida, según se trate de un macho o de una hembra. Como aproximación conveniente, podemos asumir, una vez más, que cada cuerpo individual es una máquina egoísta que intenta hacer lo que sea mejor para sus genes. La mejor política a seguir por tal máquina egoísta, a menudo será una cosa si es un macho y otra muy diferente si es una hembra.”

 
“Ambos desean que sobrevivan tantos hijos como sea posible. Cuantos menos recursos se vean obligados a invertir, tanto él como ella, en cualquiera de estos hijos, más hijos podrán tener cada uno de ellos. La forma obvia de alcanzar este deseable estado de cosas es inducir al otro —a él o a ella— a invertir más de lo que a él o a ella les corresponda, en justicia, de sus recursos en cada hijo, quedando así uno de los dos en libertad para tener otros hijos con otros compañeros sexuales. Ésta sería una estrategia deseable para cada sexo, pero es más difícil de lograr para la hembra. Puesto que ella empieza a invertir más que el macho, en la forma de su óvulo grande y rico en alimentos, una madre se encuentra, a partir del instante mismo de la concepción, más «comprometida», de manera más profunda, con cada hijo que el padre. Se arriesga a perder más si el hijo muere; tendrá que hacer en el futuro una inversión mayor con el fin de conseguir que un nuevo hijo, sustituto del que perdió, alcance el mismo nivel de desarrollo que ya había logrado el anterior. Si intentara la táctica de dejar al padre con la criatura e irse con otro macho, el padre podría, a un costo relativamente bajo para él, vengarse y abandonar también a la criatura. Por lo tanto, al menos en las primeras etapas del desarrollo del hijo, es probable que sea el padre quien abandone a la madre en lugar de provocarse la situación inversa.” (...) “En todo caso, sólo compensará al padre abandonar a su compañera y a su hijo si la compañera tiene unas probabilidades razonables de criar sola a sus hijos
(¿Podremos con esto dar una explicación a ciertas conductas humanas?)

“Trivers ha considerado los posibles cursos de acción que puede seguir una madre que ha sido abandonada por su compañero. Lo mejor sería que intentase engañar a otro macho para que adoptase a su hijo, e inducirlo a «pensar» que era suyo. Ello no sería demasiado difícil si aún es un feto, si aún no ha nacido. Por supuesto, la criatura porta la mitad de sus genes y ninguno en absoluto del crédulo padre adoptivo. La selección natural penalizará severamente tal credulidad en los machos y favorecerá, en realidad, a aquellos que tomen medidas para matar a cualquier
potencial hijo adoptivo tan pronto como se una a su nueva pareja. Ésta es, probablemente, la explicación del así llamado efecto Bruce: el ratón macho segrega un producto químico que, al ser olido por una hembra preñada, puede causarle el aborto. Sólo aborta si el olor es diferente del de su antiguo compañero. De esta manera, el ratón macho destruye a sus potenciales hijos adoptivos y deja a su nueva compañera en actitud receptiva ante sus propios
requerimientos sexuales. (...) Un ejemplo similar es el ofrecido por los leones machos, los cuales, cuando recién se integran a una manada matan, en ocasiones, a los cachorros que en ella se encuentren, presumiblemente porque no son sus propios hijos. Un macho puede lograr el mismo resultado sin matar, necesariamente, a sus hijos adoptivos. Puede imponer un período de prolongado cortejo antes de copular con una hembra, impidiendo que se escape al mismo tiempo que aleja a todos los otros machos que a ella se acercan. De esta manera puede esperar y observar si ella está albergando en su seno a algunos hijos adoptivos y, si así fuese, puede abandonarla”
(...) “Asumiendo que una hembra abandonada no pueda engañar a un nuevo macho para que adopte a sus hijos, ¿qué otra alternativa le resta? Mucho puede depender de la edad que tenga el hijo. Si acaba de ser concebido, es cierto que ella ha invertido un óvulo completo y quizás algo más, pero aún puede compensarle abortar y encontrar a un nuevo compañero tan pronto como le sea posible. En estas circunstancias será de ventaja mutua, tanto para ella como para su nuevo compañero, que ella aborte: estamos suponiendo que no tiene esperanza alguna de engañarlo para que adopte al hijo por nacer. Esto podría explicar por qué el efecto Bruce sirve desde el punto de vista de la hembra.”
“La otra opción que le queda a la hembra abandonada es soportar su situación y criar el hijo ella sola. Esta medida le compensará especialmente si el hijo ya es bastante grande. Cuanto mayor sea, más habrá invertido en él y menos le restará para finalizar el trabajo de criarlo. Aun si es bastante pequeño, podría todavía compensarle el tratar de salvar algo de su inversión inicial, aun cuando tenga que trabajar el doble para alimentarlo después que el macho la ha abandonado. A ella no le sirve de consuelo el saber que la criatura contiene la mitad de los genes del padre y que podría vengarse de él abandonándola. No sirve un acto de venganza por la venganza misma. La criatura porta la mitad de los genes de la madre, y ahora el dilema la afecta sólo a ella. Paradójicamente, una política razonable a seguir por una hembra que se encuentre en peligro de ser abandonada, podría ser la de abandonar al macho antes de que éste lo haga. Ello podría compensarla, aun si ella ha invertido más en la criatura que el padre. La desagradable verdad es que, en ciertas circunstancias, la ventaja favorece al miembro de la pareja que abandona primero, ya se trate del padre o de la madre.” (...) “«Esta criatura está bastante desarrollada para que cualquiera de nosotros pueda terminar de criarla. Por lo tanto, me compensaría hacer abandono en este momento, siempre que esté seguro de que mi compañero no lo abandonará también. Si yo me voy ahora, mi compañero hará lo que sea mejor para sus genes. Se verá forzado a tomar una decisión mucho más drástica que la que estoy tomando yo ahora, porque yo ya no estaré presente. Mi compañero “sabrá” que si él (o ella) también lo abandona, la criatura seguramente morirá. Por lo tanto, suponiendo que mi compañero tome la decisión que le convenga más a sus genes egoístas, llego a la conclusión de que mi mejor curso de acción es abandonarlo primero. Ello es especialmente cierto, ya que mi compañero puede estar “pensando” lo mismo que yo y puede tomar la iniciativa de abandonarme en cualquier instante.»”

“¿Hay algo que la hembra pueda hacer para reducir, en primer lugar, el grado de su explotación por parte del macho? Tiene una poderosa carta en su mano. Puede negarse a copular. Ella se encuentra en demanda, en el mercado del vendedor. Ello se debe a que trae la dote de un óvulo grande y nutritivo. Un macho que copula con éxito gana una valiosa reserva de alimento para su descendiente. La hembra se encuentra, potencialmente, en condiciones de regatear duro antes de copular. Una vez que lo ha hecho ya ha jugado su as: su óvulo ha sido confiado al macho.” (...) “¿Hay alguna forma realista en la cual algo equivalente a un duro regateo pueda desarrollarse en la selección natural? Consideraré dos posibilidades principales, denominadas la estrategia de la felicidad conyugal y la estrategia del macho viril”
“La versión mas simple de la estrategia de la felicidad conyugal es la siguiente: la hembra examina a los machos y trata de descubrir signos de fidelidad y de domesticidad por adelantado. Tiende a haber variaciones en la población de machos en cuanto a su predisposición a ser maridos fieles.” (...) “Una manera que tiene la hembra de probar al macho es no ceder a los requerimientos de este último durante un largo período, ser esquiva. Cualquier macho que no tenga bastante paciencia para esperar hasta que la hembra, al fin, consienta en copular, no tiene muchas posibilidades de resultar una buena apuesta en lo referente a que sea un marido fiel. Al insistir en un prolongado período de compromiso, una hembra elimina a los aspirantes informales y finalmente sólo copula con un macho que ha demostrado de antemano sus cualidades de fidelidad y perseverancia. Entre los animales es un hecho muy frecuente que las hembras se muestren esquivas y que se den prolongados períodos de cortejo o de compromiso. Como ya hemos visto, un compromiso de larga duración puede también beneficiar al macho en las situaciones en que existe el peligro de ser engañado para que cuide a los hijos de otro macho.”
“¿Podrían las hembras obligar a los machos a invertir de manera considerable en sus descendientes antes de permitírseles copular, de forma que ya no le compensara al macho abandonar a la hembra después de la copulación? La idea es sugerente. Un macho que espera a una hembra esquiva para que al fin copule con él, está pagando un costo: está renunciando a la oportunidad de copular con otras hembras y está gastando bastante tiempo y energía en cortejarla. Cuando, por fin, se le permite copular con dicha hembra determinada, se verá, inevitablemente, «comprometido» con ella” (Ha invertido demasiado como para perderlo)

“Esta versión de la estrategia de felicidad doméstica depende de otra hipótesis crucial, a saber: la mayoría de las hembras están dispuestas a jugar el mismo juego. Si en una población hay hembras que no tienen compañero y que se encuentran listas para dar la bienvenida a aquellos machos que han abandonado a sus esposas, compensará a un macho abandonar a su esposa, no importa cuánto haya invertido ya en sus hijos.” (Porque las otras le darán más hijos)
Por lo tanto, mucho depende de cómo se comporta la mayoría de las hembras”

En su nota al pie, menciona que estas actitudes deben ser EEE, por lo que se puede poner en cuatro grandes grupos “El modelo tiende a apuntar hacia uno de sólo cuatro resultados estables. Los resultados estables se denominan de acuerdo con las especies animales que los ilustran. Son el resultado Pato (macho deserta, hembra guarda), Espinoso (hembra deserta, macho guarda), Mosca de la fruta (ambos desertan) y Gibón (ambos guardan)”; pero él sigue su propio ejemplo, tal y como lo hizo en un capítulo anterior con palomas y halcones, aunque eso sí “Será un poco más complicado que el caso de los halcones y las palomas, ya que tendremos dos estrategias femeninas y dos estrategias masculinas”
“Las dos estrategias femeninas serán denominadas esquiva y fácil, y las dos estrategias masculinas serán llamadas fiel y galanteador. Las reglas de comportamiento para los cuatro tipos son las siguientes: las hembras esquivas no copularán con un macho hasta que este último no haya superado un largo y costoso período de galanteo que puede durar varias semanas. Las hembras fáciles copularán de inmediato con cualquiera. Los machos fieles están preparados para continuar durante un largo período su galanteo, y después de la copulación permanecerán con la hembra y la ayudarán a criar a los hijos. Los machos galanteadores perderán rápidamente la paciencia si una hembra no copula con él inmediatamente y se alejarán en búsqueda de otra hembra; después de la copulación no permanecerán junto a la compañera ni actuarán como buenos padres, sino que se irán en pos de otras hembras.”
“Supongamos que el resultado genético obtenido por cada uno de los progenitores cuando un hijo ha sido criado con éxito es de +15 unidades. El costo de criar a un hijo, el costo de toda su
alimentación, todo el tiempo gastado en cuidarlo y todos los riesgos corridos en su beneficio, es de -20 unidades. El costo se expresa en números negativos, porque es «pagado» por los padres. Es también negativo el costo de pérdida de tiempo en un cortejo prolongado. Supongamos que dicho costo sea de -3 unidades.”

En una relación monógama perfecta tenemos, en base a lo anterior, la siguiente ecuación: +15 (Hijo criado) -20/2 (-20 del costo de crianza dividido entre los dos que lo criaron) -3 (Penalización por cortejo prolongado) = +2

En una relación en la que el padre sea fiel y la madre sea fácil, la ecuación cambia a +15 (Hijo criado) -20/2 (-20 por costo de crianza dividido entre los dos, ya que la madre es fácil, no significa que huirá de la crianza) = +5 (Sin penalización por cortejo prolongado)

Es decir, todo va bien mientras el macho se haga responsable. Ahora vamos a ver las ecuaciones con un macho galante en lugar de uno fiel

Relación galante con fácil: +15 (Hijo criado) y ya. No invierte en crianza y no es penalizado por cortejo prolongado; pero esto es para él, para ella la ecuación es +15 (Hijo criado) -20 (Costo de crianza que ella absorbe sola) = -5

La relación galante con esquiva es ecuación 0. Ya que él no quiere invertir en un cortejo prolongado y la esquiva sólo tendrá hijos con quien cumpla ese requisito. -5 < 0, por lo que los genes de quienes sigan la estrategia de las fáciles está en riesgo si se encuentra a un galante, cosa que los genes de las esquivas siempre tendrá ventaja ya que nunca estará en negativo

Richard no lo dice, yo lo digo, que a todo esto el poder lo tienen las hembras, y que el macho tiene que acoplarse a su juego o perder sin haberlo intentado. Las mujeres tienen en ellas el poder de llevar bien a la especie o de llevarla al caos, y si todavía le agregamos que la mano que mece la cuna domina al mundo, sólo las mujeres pueden hacer de este un mundo mejor

Continuando con los cálculos de Richard, tenemos que la realidad es distinta, y no todas las hembras son esquivas o fáciles, ni todos los machos galantes o fieles, hay ambos de ambos. Sin embargo, como él mismo indica en su nota al pie, sus ecuaciones están equivocadas, por lo que no voy a ahondar en esos detalles, ya que ni siquiera sé cómo sacó la ecuación. Él mismo dice como conclusión que “a) Que la batalla de los sexos tiene mucho en común con la predación. b) Que la conducta de los amantes es tan cambiante como la luna, y tan impredecible como el tiempo”. Y para llegar a eso no necesitamos tantas matemáticas

Ahora, regresando a las pruebas que imponen las hembras a los machos: “En la práctica, sin embargo, es poco probable que las hembras impongan tales arbitrarias tareas como la muerte de un dragón o la búsqueda del Santo Grial a sus pretendientes. La razón radica en que una hembra rival que imponga una tarea no menos ardua pero sí más útil para ella y sus hijos, tendrá una ventaja mayor que aquellas hembras de mente más romántica que pretenden un trabajo por amor que no tenga sentido práctico. El hecho de construir un nido puede ser menos romántico que matar a un dragón o cruzar a nado el estrecho de los Dardanelos, pero es mucho más útil” (Con especial dedicatoria a la eternas enamoradas y adolescentes de todas las edades físicas)

Se corre el riesgo de que los machos se comporten como fieles siendo realmente galantes. Richard propone una defensa a ese engaño: “Una manera para lograr este propósito es mostrarse especialmente esquiva al ser cortejada por un nuevo macho, pero en los sucesivos períodos de procreación mostrarse cada vez más dispuesta a aceptar rápidamente los requerimientos del compañero del año anterior. Dicha medida penalizará automáticamente a los machos jóvenes que pasan por su primer período de procreación, sean burladores o no. La carnada de ingenuas hembras en su primer año tenderá a contener una proporción relativamente alta de genes de padres infieles, pero los padres fieles poseen la ventaja en el segundo año y en los subsiguientes en la vida de una madre, ya que no deberán pasar por el mismo prolongado ritual de galanteo consumidor de tiempo y derrochador de energía”

 
“la otra estrategia femenina importante, la estrategia del macho viril. En las especies en que se adopta esta política las hembras, en efecto, se resignan a no obtener ayuda del padre de sus hijos y buscan, en cambio, con todas sus energías los genes buenos. Una vez más utilizan el arma de rehusar el acoplamiento. Rehúsan formar pareja con cualquier macho y tienen el más extremo cuidado y ejercen gran discriminación antes de permitir a un macho copular con ellas (...) Lo más probable es que la mayoría de las hembras estarán de acuerdo sobre cuáles son los mejores machos, ya que todas poseen la misma información por la cual guiarse. Por lo tanto, estos pocos machos afortunados participarán en la mayoría de las copulaciones. Las hembras permiten sólo a unos cuantos machos acceder a la estrategia ideal de la explotación egoísta a la que aspiran todos los machos, pero se aseguran de que sólo a los mejores machos se les permita tal lujo.”
Un extenso comentario al pie hace alusión a los cambios para atraer pareja. Si partimos del hecho de que las hembras buscarán al mejor, llegará el momento en que el mejor sea lo común, y que superar ese mejor sería ridículo y deformante, originando el efecto contrario a la eficiencia deseada. Entonces, para obtener una ventaja de atracción, viene la mutación (según Fisher), o bien, como el entorno cambia, también las necesidades óptimas para subsistir, por lo que realmente nunca se llega al límite (según Hamilton). Puede ser ambas, puede ser ninguna, o puede que incluso se estén ignorando otras muchas más respuestas, como sea el caso, desde mi punto de vista, no puede ser una sola respuesta

Una vez más, hace una nota al pie muy extensa, en la cual explica algo muy interesante, el principio de la incapacidad como factor de elección: “El principio de la incapacidad es potencialmente relevante para todas las situaciones en las que unos individuos intentan juzgar la calidad de otros individuos, pero hablaremos de machos que se anuncian a las hembras. Y ello por motivos de claridad; es uno de esos casos en los que resulta realmente útil el sexismo de los pronombres” (Victoria para el idioma español, jejeje) “Grafen indica que el principio de la desventaja tiene al menos cuatro posibles enfoques. Pueden denominarse Desventaja Cualificadora (cualquier macho que ha sobrevivido a pesar de su desventaja debe ser muy bueno en otros aspectos, y por eso lo escogen las hembras); la Desventaja Reveladora (los machos realizan una tarea difícil para expresar sus capacidades ocultas de otro modo); la Desventaja Condicional (sólo los machos de alta calidad desarrollan la desventaja); y finalmente la interpretación preferida por Grafen, que denomina Desventaja de Elección Estratégica (los machos disponen de información privada acerca de su calidad, una información denegada a las hembras, y la utilizan para «decidir» si desarrollar o no una desventaja y la amplitud que debe tener).” (Dice que esta última se puede hacer EEE, cosa que las otras tres no, y sus fundamentos son los siguientes) “Las suposiciones iniciales de Grafen son estas cuatro: 1. La verdadera calidad de los machos varía. 2. Las hembras no pueden percibir directamente la calidad del macho sino que deben fiarse de sus anuncios. 3. Al contrario que las hembras que los contemplan, en cierto sentido los machos «conocen» su propia calidad; y adoptan una «estrategia» para anunciarse, una regla para anunciarse condicionalmente a la vista de su calidad” (Algunas veces será mejor esconder o no hacer alarde de aquello en lo que no soy bueno y el otro sí, mi verdadera fortaleza está en otra cosa que sí tengo y él no, sacrifico la demostración de lo bueno que soy en lo que él tiene para mostrar con lujo lo que poseo y él no) “4. Las hembras tienen libertad paralela para desarrollar sus propias reglas (...) Por ejemplo, una hembra puede adoptar la regla siguiente: «Cree totalmente a los machos». Otra hembra puede adoptar la regla: «Ignora totalmente el anuncio de los machos». Y otra, la regla: «Supon lo contrario de lo que dice el anuncio».” (...) “Grafen halló que, efectivamente, puede haber un mundo evolutivamente estable que aúne las siguientes propiedades zahavianas:” (De Zahavi, que defiende la teoría de la desventaja) “1. A pesar de tener una elección estratégica libre del nivel de anuncio, los machos optan por un nivel que exprese correctamente su verdadera calidad, aunque signifique revelar que su verdadera calidad es baja. En otras palabras, en la EEE, los machos son sinceros. 2. A pesar de realizar una elección estratégica libre al anuncio del macho, las hembras terminan por elegir la estrategia «Cree a los machos». En una EEE, las hembras son justificadamente «confiadas». 3. Anunciarse es caro. En otras palabras, si de algún modo pudiésemos ignorar los efectos de la calidad y el atractivo, a un macho le saldría más a cuenta no anunciarse (ahorrando con ello energía o revelándose menos a los depredadores). El anunciarse no sólo es caro; debido a su alto precio se elige un determinado sistema de anuncio. Un sistema de anuncio se elige, precisamente, porque en realidad tiene por efecto reducir el éxito del anunciante, manteniéndose igual todo lo demás. 4. Anunciarse resulta más caro a los machos peores. El mismo nivel de anuncio aumenta en mayor medida el riesgo de un macho frágil que el de un macho fuerte. Los machos de baja calidad corren un riesgo más grave por anunciarse que los machos de alta calidad.” (Todo esto comprobable con los rituales de cortejo en la naturaleza)

Quizá haya quedado la duda sobre lo que quiso decir Zahavi; pero en el mismo texto, si sobrevivimos a las kilométricas notas al pie, leemos: “Ahora presentaremos la parte de la teoría de Zahavi (...) Sugiere que las colas de las aves del paraíso y la de los pavos reales, los grandes cuernos de los ciervos y otros rasgos de selección sexual que siempre han resultado paradójicos porque parecen ser molestos a sus poseedores, evolucionan precisamente porque son desventajosos. Un ave macho de cola larga y molesta hace alarde frente a las hembras de que él es un macho viril tan fuerte que puede sobrevivir a pesar de su cola” (En el texto original, Richard dice estar en contra aunque con dudas, sin embargo, en su nota al pie extensamente desarrollada, defiende en parte a Zahavi, por lo que ahora lo podemos ver como un hombre parcialmente a favor de Zahavi cuando antes estaba parcialmente en contra) “Si la desventaja es genuina —y es requisito de la esencia de la teoría que así debe serlo—, luego el defecto mismo castigará a los descendientes con la misma seguridad que atraerá a las hembras. Es, en este caso, importante que el defecto no sea transmitido a las hijas.” (Quizá por eso sólo los machos tengan caracteres para llamar la atención y las hembras “no sean tan bonitas”)

Debido a que este capítulo se perdió mucho entre diversas teorías, ejemplos matemáticos y extensas notas al pie, supongo, Richard nos regala, en un acto de infinita misericordia, un resumen antes de cerrar este capítulo, y además, nos puede servir como examen, pues si se entiende todo de corrido, el capítulo ha quedado entendido. Aún así, hay unas frase que usa y me gustaron mucho “¿De qué le servirá a un macho obtener todo lo de este mundo, si pierde sus genes inmortales?” “el término exceso no tiene significado para un macho.” “No me he referido explícitamente al hombre, pero de manera inevitable cuando pensamos en los argumentos evolutivos como los que aparecen en el presente capítulo, no podemos menos de reflexionar sobre nuestra propia especie y sobre nuestra propia experiencia” “Un rasgo de nuestra sociedad que parece decididamente anómalo es el relativo a la cuestión de la propaganda sexual” (Las mujeres son las coquetas, no los varones) “¿Qué ha sucedido con el hombre moderno occidental? ¿Se ha convertido realmente el macho en el sexo buscado, el que está en demanda, el sexo que puede darse el lujo de ser exigente? Y si es así, ¿por qué?”

 
X. TÚ RASCAS MI ESPALDA, YO CABALGO SOBRE LA TUYA
Los animales se agrupan porque obtienen beneficios mayores para su individualidad. El trabajar en equipo siempre será para obtener un beneficio personal, aunque eso signifique tener que compartir o hacer aparentes actos de altruismo

“Si se le pidiera a un ingeniero acústico que produjese un sonido que fuera difícil de ubicar por un predador, produciría algo muy similar a las verdaderas llamadas de alarma de tantos pequeños pájaros cantores. Ahora bien, en la naturaleza esta característica de las llamadas tuvo que ser producida por la selección natural, y ya sabemos lo que esto significa. Significa que un gran número de individuos murieron debido a que estas llamadas de alarma no eran bastante perfectas” (Las aves, ingenieros de sonido, y el humano se jacta de ser él quien lo inventó, jejeje) “(...) si existe la posibilidad de que la bandada incluya algunos parientes cercanos, un gen para dar la alarma puede prosperar en el acervo génico porque es muy posible que se encuentre en los cuerpos de algunos de los individuos salvados. Esto es así, aunque el que emite la llamada pague caro su altruismo al atraer la atención del predador hacia sí mismo.” (La naturaleza es sabia, y cruel, por eso los listos siempre son villanos y los buenos, tontos)

“Son muchos los aspectos en que el emisor de la llamada podría obtener un beneficio egoísta del hecho de advertir a sus compañeros. Trivers desarrolla cinco buenas ideas, pero me parecen más convincentes las dos mías que expongo a continuación.” (Hablando de egoísmo) “He dado a la primera el nombre de teoría cave, derivado del latín que podría traducirse como «cuidado»” (En resumen, al ver el peligro avisar de él para que se cuiden) “La otra teoría que deseo mencionar podría llamarse teoría de «nunca romper filas»” (En resumen, no huir solo o escapar a solas, siempre permanecer en grupo ante el peligro)

Las anteriores sólo son dos explicaciones por parte de Richard, él mismo dijo que son muchos más los aspectos, así que no se nos olvide que no son estos dos los únicos

Una respuesta más egoísta sirve para explicar ciertos comportamientos de provocación. Por ejemplo, en algunos mamíferos, lo que hacen es exibirse ante el depredador, para así demostrar que no son presa fácil y el depredador se vaya a buscar a alguien más. Cuando alguien más del grupo ve a un compañero hacer algo así, de manera colateral, sabrá que hay un depredador y, sin proponérselo el individuo exibicionista, está dando señales de alarma a su grupo cuando realmente está “comunicándose” con el depredador

Richard menciona que en los insectos gregarios (abejas, termitas, hormigas, etc.) el concepto de individuo va más allá de lo que nosotros entendemos, ya que son tan unidos que la comida se distribuye como si todos fueran un sólo estómago, y se comunican como si todos fueran un único sistema nervioso. Parece difícil de entender eso; pero nuestro propio cuerpo así es, nuestras células son individuos vivos que trabajan en cooperación total para formar una única estructura. La diferencia es que nosotros somos una única estructura indivisible y estos insectos son una única estructura divisible

“El suicidio en bien del cuidado de otros individuos es incompatible con la futura procreación de descendientes propios. El suicidio como autosacrificio, por lo tanto, rara vez evoluciona. Pero una abeja obrera nunca tiene hijos propios. Todos sus esfuerzos están destinados a preservar sus genes mediante el cuidado de sus parientes, exceptuando a sus hijos. La muerte de una abeja obrera estéril no tiene mayor importancia para sus genes que la caída de una hoja en otoño para los genes de un árbol.”
Después analiza de manera larga y muy detallada, lo que sucede con estas especies que se reproducen de manera distinta a nosotros, ya que varía la relación genética entre familiares. No todos los descendientes tienen el 50% de mamá y 50% de papá, pueden tener el 100% del papá (Richard sólo menciona esta realidad; pero si se da de un lado, nada me impide a pensar que también existan especies que hereden el 100% de los genes maternos). En resumidas cuentas, algunos insectos ganan siendo estériles porque son más cercanos genéticamente a sus hermanos que a sus hijos, y en algunos insectos incestuosos, se pueden llegar a mezclar tanto los genes que casi sean clones. Y otros insectos, literalmente son clones. Por lo que todo lo visto con anterioridad puede dar un giro brusco a favor de la preservación egoísta de los genes en este ambiente genéticamente distinto a como lo tenemos entendido para nosotros. He puesto varias páginas y varias explicaciones a varios ejemplos en un solo y triste párrafo, debido a que la gama de opciones de reproducción, y de formas en que se pueden combinar los genes es tan diversa, que hasta el mismo Richard dice: “Ya me da vueltas la cabeza y ya es tiempo de poner fin a este asunto.”

“Una relación en beneficio mutuo entre miembros de diferentes especies se denomina mutualismo o simbiosis.” (Y un ejemplo de esto es) “Los áfidos poseen las apropiadas partes bucales para bombear la savia de las plantas, pero tales partes succionadoras no son aptas para la defensa personal. Las hormigas no sirven para extraer la savia de las plantas, pero son buenas para pelear. Los genes de las hormigas para cultivar y proteger a los áfidos han sido favorecidos en el acervo génico de las hormigas. Los genes de los áfidos para cooperar con las hormigas han sido favorecidos en el acervo génico de los áfidos”

 
“En general, las asociaciones en beneficio mutuo evolucionarán si cada socio obtiene más de lo que aporta.” (Sin embargo, es probable que alguno haga trampa y “explote” al otro) “Supongamos que B tiene un parásito en la parte alta de su cabeza. A lo ayuda a deshacerse de él. Más tarde, se presenta la situación en que A tiene un parásito en su coronilla. Naturalmente, busca a B con el fin de que éste le retribuya su buena acción anterior. B simplemente lo desprecia y se aleja. B es un tramposo, un individuo que acepta el beneficio derivado del altruismo de otro ser, pero que no devuelve el favor, o si lo hace, es de forma insuficiente. A los tramposos les va mejor que a los altruistas indiscriminados, ya que obtienen beneficios sin pagar su costo
(...) “Identifiquemos a las dos estrategias como la de los Incautos y la de los Tramposos. Los incautos asearán a cualquiera que lo necesite, de manera indiscriminada. Los tramposos aceptarán el altruismo practicado por los incautos, pero no asearán a nadie, ni siquiera a aquellos que le ayudaron previamente a eliminar el parásito(...) “El resultado promedio para un incauto entre incautos es, por lo tanto, positivo.” (...) “Pero supongamos ahora que surge un tramposo en la población. Siendo el único con tal característica, puede contar con ser aseado por todos los demás, pero no pagará nada a cambio. Su resultado promedio es mejor que el promedio de un incauto.” (...) “Pronto los genes para los incautos se extinguirán” (...) “Por consiguiente, siempre que consideremos estas dos estrategias, nada podrá impedir la
extinción de los incautos y, muy probablemente, también la extinción de toda la población”
(Ya que los tramposos nunca ayudan, sus propios genes también están en peligro) “Supongamos ahora que se plantea una tercera estrategia denominada de los «rencorosos». Los rencorosos asearán a extraños y a individuos quienes con anterioridad los hubiesen aseado a ellos. Sin embargo, si cualquier individuo los engaña, recordarán el incidente y le guardarán rencor: rehusarán asear a tal individuo en el futuro” (...) “Si los rencorosos se encuentran en escaso número comparado con los tramposos, el gen de los rencorosos se extinguirá. Una vez que los rencorosos lograran aumentar su número hasta constituir una proporción importante, sin embargo, sus posibilidades de encontrarse unos a otros llegarían a ser bastante grandes para compensar el esfuerzo perdido en asear a los tramposos. Cuando se lograse esta proporción decisiva empezarían a obtener, como promedio, un resultado más alto que los tramposos y estos últimos se verían empujados, a un ritmo acelerado, hacia su extinción. Cuando los tramposos estuvieran prácticamente extintos, su índice de disminución se volvería más lento, y podrían sobrevivir como una minoría durante bastante tiempo”  (Por eso decir que perdonar es olvidar es condenarnos a nosotros mismos a la extinción)


Hasta aquí mis notas de estos dos capítulos. La siguiente semana continuamos con otros dos, y dicho sea de paso, con algo que seguramente desilusionará a todos los cibernatuas, jejeje 

Para ir a la parte 4 pica aquí

Para ir a la parte 6 pica aquí

viernes, 14 de septiembre de 2012

El gen egoísta (parte 4 de 7)

Para ir a la parte 3 pica aquí



Para ir a la parte 5 pica aquí

VII. PLANIFICACIÓN FAMILIAR

"Me agradaría hacer una distinción entre traer nuevos individuos al mundo, por una parte, y preocuparse por los individuos ya traídos, por la otra." (...) "Las decisiones en cuanto al cuidado son de este tipo: «Existe una criatura; su grado de parentesco conmigo es tal y tal; sus probabilidades de muerte si yo no la alimento son tales; ¿lo alimentaré?» Las decisiones en cuanto a la reproducción son semejantes a éstas: «¿Daré, cualesquiera sean, los pasos necesarios para traer un nuevo ser al mundo?; ¿me reproduciré?» En cierto sentido tanto el cuidado como la reproducción están destinados a competir el uno con la otra por el tiempo de un individuo y otros recursos: es posible que el individuo tenga que hacer una elección: «¿Cuidaré a esta criatura o tendré otra?»"

“El cuidado solamente puede ser evolutivamente estable corno parte de una estrategia mixta: al menos cierta reproducción debe proseguir”
“En el presente capítulo analizaremos cómo deberían decidirse a traer o no nuevos individuos al mundo.”
“El tamaño de la población depende de cuatro factores: nacimientos, muertes, inmigraciones y emigraciones.”
Plantea que el crecimiento de una población también está supeditada a la edad en que empiezan a reproducirse, ya que no es lo mismo la cantidad de hijos que se puede tener empezando en la adolescencia que empezando en la edad adulta tardía

“el índice de natalidad incontrolada tiene que conducir a un índice de mortalidad horriblemente alto. Es difícil de concebir que esta verdad tan simple no sea comprendida por aquellos dirigentes que prohíben a sus seguidores utilizar efectivos métodos anticonceptivos. Expresan su preferencia por métodos «naturales» de limitación demográfica, y un método natural es exactamente lo que van a obtener. Se llama muerte por inanición.”

“Los animales salvajes casi nunca mueren por edad avanzada. El hambre, las enfermedades o los animales predadores acaban con ellos mucho antes de que se tornen realmente seniles”

“Wynne-Edwards supuso que los individuos tienen menos hijos de los que son capaces de tener, en beneficio del grupo considerado como tal” (Selección de grupo)

“Una de las ideas más sorprendentes de Wynne-Edwards quizá sea la del comportamiento epidéitico, término por él acuñado. Muchos animales pasan largo tiempo reunidos en hatos, rebaños o cardúmenes (...) La idea de Wynne-Edwards es del todo diferente.” (porque al hacer esto) “están efectuando un censo de su población (...) Para Wynne-Edwards, el comportamiento epidéitico consiste en la agrupación deliberada para facilitar una estimación en cuanto al tamaño de la población. No sugiere una estimación consciente de la población sino un mecanismo automático, nervioso u hormonal, que relacione la percepción sensorial, por parte de los individuos, de la densidad de su población con sus sistemas de reproducción.”

Richard considera equivocada esa teoría

“Aunque él nunca utilizara tal nombre, el arquitecto jefe de la teoría del gen egoísta de la planificación familiar fue el gran ecólogo David Lack”
“Al aumentar el número de polluelos que cuidar se tendrá que pagar, inevitablemente, con una menor eficacia en el cuidado”
“Wynne-Edwards diría que la cantidad óptima importante, a la cual todos los individuos deberían aspirar, es la cantidad óptima para el grupo considerado en su conjunto. Lack diría que cada individuo egoísta escoge el tamaño de nidada que eleva al máximo el número de criaturas que cría.” (Esto último de elevar al máximo el número de crías es el número máximo en el cual soy óptimo para garantizar su mejor desarrollo) “No están practicando el control de natalidad con el fin de evitar explotar en demasía los recursos del grupo, sino de aumentar al máximo el número de criaturas supervivientes en relación al número existente, objetivo que es justamente lo opuesto de lo que normalmente asociamos al término control de natalidad.” (Exponer algo parecido en la preparatoria, durante un trabajo de investigación especial, me obligó a cambiar de tema de investigación por órdenes directas de la profesora, quien seguramente estaba temblando al ver derribada toda su creencia)

“Lo que ocurre con el hombre moderno civilizado es que el tamaño de las familias ya no se ve limitado por los recursos finitos que los padres pueden proveer. Si un matrimonio tiene más hijos que los que puede alimentar, el Estado, lo que significa el resto de la población, interviene y mantiene al excedente de niños con vida y salud. No hay, en realidad, nada que detenga a una pareja que carezca de recursos materiales para que tenga y críe tantos hijos como la mujer pueda físicamente procrear. Pero el Estado benefactor es algo muy poco natural”
Ahora, un comercial de Richard, el político
“La anticoncepción es, en ocasiones, atacada como algo «artificial», «desnaturalizado». En efecto, es muy inhumana. El problema radica en que también lo es el Estado benefactor. Pienso que muchos de nosotros creemos que un Estado benefactor es altamente deseable. Pero no puede tenerse un Estado benefactor artificial o desnaturalizado a menos que también se cuente con un control de natalidad igualmente desnaturalizado, de otra forma el resultado final será una calamidad aún mayor que la que se alcanza en la naturaleza. El Estado benefactor es, quizá, el sistema más altruista que el reino animal jamás ha conocido. Pero cualquier sistema altruista es, inherentemente, inestable, ya que está sujeto al abuso por parte de individuos egoístas, dispuestos a explotarlo. Los individuos humanos que tienen más hijos que los que son capaces de criar son probablemente demasiado ignorantes en la mayoría de los casos para ser acusados de una explotación malévola consciente. Las instituciones poderosas y los líderes que deliberadamente los estimulan a actuar así, me parecen menos libres de sospecha.”
Regresamos a nuestro programa

VIII. LA BATALLA DE LAS GENERACIONES

“¿Debería una madre tener favoritos o debiera comportarse de una forma igualmente altruista hacia todos sus hijos?”
Ante cómo cuantificar qué hijo vale más para la madre en términos de recursos, Richard usa los términos acuñados por R. L. Trivers (Inversión maternal) y Sir Ronald Fisher (Gasto maternal)

“La inversión maternal es definida como «cualquier inversión efectuada por la madre en un descendiente individual que aumente las posibilidades de supervivencia de dicho descendiente (y, por lo tanto, de su éxito reproductivo) a costa de la capacidad de la madre de otorgarla a otro de sus hijos».” (La ventaja de esta medición con respecto a otras es que los valores no son positivos, es decir, la leche invertida en el alimento de una cría no se suma en litros, sino que va en detrimento de los demás hermanos, haciendo de esta, una forma de evaluación más real) “La inversión maternal es medida en unidades de deterioro de las expectativas de vida de los demás niños, nacidos o por nacer” (Aunque aclara) “La inversión maternal no es una medida del todo ideal, pues pone demasiado énfasis en la importancia de la maternidad, frente a otras relaciones genéticas.”
“no existen razones genéticas para que una madre tenga favoritos”
En cuanto a quién salvar, si a los hijos mayores o a los menores “si ella salva al hermano menor aún tendrá que invertir en él algunos recursos valiosos, sólo para que éste
alcance la edad del mayor. Por otra parte, si la elección no es tan rigurosa para que sea un asunto de vida o muerte, su mejor apuesta podría ser preferir al menor” (Y pone de ejemplo el proporcionar alimento. El más grande está capacitado para encontrarlo por su cuenta, el menor todavía no)

“Aun si los padres no «desean» demostrar favoritismo entre los hijos, ¿podría darse el caso de que los hijos se posesionasen de un tratamiento privilegiado en favor de ellos mismos? ¿Les compensaría tal actitud?” (Los hermanos están igual de emparentados genéticamente que los padres, su relación es de ½, por lo que es probable que un hermano mayor se comporte como padre; pero también es real que la relación consigo mismo es del 100%, por lo que es probable que prefiera luchar por los recursos contra sus hermanos)

“Consideremos ahora el problema de cuándo debe provocarse el destete.” Mientras por un lado la madre quiere destetar al hijo para aprovecharlos en otro hijo, el hijo amamantado, por su parte, querrá utilizar al máximo los recursos de su madre hasta que éstos le sean insuficientes

“el disminuido físico debería morir voluntaria y graciosamente” (Nada. Sólo me llamó la atención que debe morir graciosamente, jejeje)

Respecto al hijo disminuido físicamente o enano de la camada, Richard lo explica diciendo que la madre tiene un hijo más, por si acaso el siguiente año es próspero y puede criar uno más de lo esperado, si no, lo deja morir

El chantaje por parte de los hijos hacia los padres, podría tener su origen en el gen egoísta. Dice el hijo “puedo morir, puedo sufrir, puedo enfermarme”, entonces los padres, lo protegen y alimentan más; pero también los padres tienen el dilema de que si el hijo está mintiendo, están desperdiciando recursos, y si por no hacerle caso resulta que sí estaba muriendo, podrían perder al hijo. Nosotros, se supone, contamos con más herramientas para discernir este tipo de situaciones. Digo se supone porque realmente esa habilidad se obtiene con la experiencia, propia y ajena, por lo que tampoco estamos excentos de esta actitud instintitva. Nuestra obligación para con nuestros hijos debe ser el conocerlos a tal grado que sabemos cuando realmente están mintiendo (y no por ser malos, sino por lo ya explicado) y forzarles a entender el verdadero riesgo que corren con su actitud. Los estúpidos psicólogos son tan mierdas, que dicen que traumamos a los hijos. Son nuestros genes, no suyos. Que si por los tarados psicólogos fuera, todo mundo sería un imbécil incapaz de diferenciar entre el bien y el mal. La crianza de los hijos debe ser lo mejor para ellos en vistas de un fin último, no temporal. Una nalgada a tiempo evita muchos problemas en el futuro. Una tarde que no coma le enseñará a que coma en sus horas (Del caso en el que el hijo no quiere comer a la hora de la comida. Está bien, no lo vamos a forzar; pero no va a ingerir alimento alguno, ni dulces, hasta la cena, y verán que no deja nada en el plato. Este caso no aplica a bebés). Muchos ejemplos más; pero eso sí, no le hagan caso a los psicólogos, ellos no saben nada y su falsa ciencia no sirve. Aprendamos de los animales, llevan la sabiduría de millones de años de evolución en ellos. Esto no es un retroceso en nuestra evolución social, tomar impulso no es retroceder, y sí nos va a humanizar más

“¿Quién tiene mayores posibilidades de ganar la batalla de las generaciones?” (Hay un comentario al pie que me parece interesante para tener siempre en cuenta: “un esfuerzo en una dirección se paga siempre en pérdida de esfuerzo en otra dirección” (...) “considerando sólo la proximidad de la relación genética y suponiendo un sistema de apareamiento monogámico (con lo que la hija puede estar segura de que sus hermanos son hermanos plenos), podemos esperar que una madre anciana consiga manipular a su joven hija adulta para que se quede y le ayude. Para la madre todo son beneficios, mientras que la propia hija carecerá de estímulo para resistirse a la manipulación de su madre, porque le resulta genéticamente indiferente la elección entre cualquiera de las dos opciones” (Esto se parece mucho a las hijas "quedadas", que no han hecho nada de su vida y que sólo están de "metiches" en la vida de sus hermanos menores) “R. D. Alexander ha escrito una interesante ponencia en la cual sugiere que hay una respuesta general a este problema. Según él, los padres siempre ganarán” (...) “Es (..) importante que analicemos el razonamiento de Alexander y nos convenzamos de que comprendemos por qué está equivocado” (...) “Un gen que hace que una criatura se apodere de más de su justa proporción, a expensas de la producción reproductiva total de sus padres, puede, en realidad, aumentar sus probabilidades de supervivencia, pero pagará el castigo cuando se convierta a su vez en padre, ya que sus propios hijos tenderán a heredar el mismo gen egoísta y ello reducirá su éxito reproductivo total. Se verá aprisionado en su propia trampa. Por lo tanto, el gen no puede resultar próspero y los padres siempre habrán de salir vencedores en el conflicto” (...) “Cuando un gen se encuentra en un cuerpo juvenil, sus oportunidades prácticas serán diferentes de cuando se encuentre en el cuerpo de un padre. Por lo tanto, su óptima política a seguir será diferente en las dos etapas de la historia de su vida corporal. No hay razón para suponer, como lo hace Alexander, que la política óptima de la segunda etapa deba, necesariamente, predominar sobre la primera.”

Otro punto que tira al suelo la teoría de Trivers, es que no está tomando en cuenta la relación matemática entre los individuos. Al darle la victoria a los padres, los hermanos fratricidas egoístas están acabando con su futuro genético. Que si bien sobrevivirán por acaparar más, serán menos exitosos reproductivamente hablando. Los genes paternos sólo se reproducen a nivel de uno, con un hijo egoísta, ya que el hijo único tendrá hijos egoístas, que se matarán hasta quedar uno. En cambio los genes en los hijos que son “altruistas” con sus hermanos, tiene más probabilidades de ser replicados en cada descendiente propio y en el de los hermanos

Otro más en contra de la teoría de Trivers, es que él afirma que los padres son autónomos y pueden dejar al hijo cuando quieran. Sin embargo, se le olvida a Trivers que la idea de tener hijos es para replicarse, así que el dejar a los hijos y morir sin descendencia es nefasto para los planes egoístas de los genes. Y como biológicamente están diseñados para reproducirse, el hijo puede chantajear y mentir al progenitor en beneficio personal “Es casi imposible que la madre pueda detectar una mentira pequeña, aun cuando pueda reconocer un engaño mayor.”
“No existe, por lo tanto, una respuesta general al problema de quién tiene mayores posibilidades de ganar la batalla de las generaciones. Lo que finalmente surgirá será un arreglo o concesión por ambas partes, para lograr una situación intermedia entre el ideal deseado por la criatura y lo deseado por la madre”
“Una vez más. debo recalcar que no me estoy refiriendo a motivos conscientes. Nadie sugiere que los niños, deliberada y conscientemente, engañen a sus padres debido a los genes egoístas que poseen. Y debo repetir que cuando digo algo semejante a: «Una criatura no debería perder ninguna oportunidad de engañar, mentir, embaucar, explotar...», empleo la palabra «debería» de un modo especial. No estoy defendiendo este tipo de comportamiento como moral o deseable. Estoy, simplemente, expresando que la selección natural tenderá a favorecer a las criaturas que actúen de dicha manera y que, por lo tanto, cuando observamos a poblaciones salvajes podemos esperar ver engaños y egoísmo en el seno de las familias. La frase «la criatura debería engañar» significa que los genes que tienden a hacer que las criaturas engañen poseen una ventaja en el acervo génico. Si existe una moraleja humana que podamos extraer, es que debemos enseñar a nuestros hijos el altruismo ya que no podemos esperar que éste forme parte de su naturaleza biológica.”

Hasta aquí mis apuntes. La siguiente semana dos capítulos más


Para ir a la parte 3 pica aquí

Para ir a la parte 5 pica aquí

viernes, 7 de septiembre de 2012

El gen egoísta (parte 3 de 7)

Pica aquí para ir a la parte 2

Pica aquí para ir a la parte 4

V. AGRESIÓN: LA ESTABILIDAD Y LA MÁQUINA EGOÍSTA

“El presente capítulo abordará, en su mayor parte, el tópico con tanta frecuencia mal entendido de la agresión”

”Para una máquina de supervivencia, otra máquina de supervivencia (que no sea su propio hijo u otro pariente cercano) constituye una parte de su entorno, al igual que una roca, un río o un bocado de alimento. Es algo que obstruye el camino que puede ser utilizado. Difiere de una roca o un río en un aspecto importante: tiene tendencia a devolver el golpe (...) La selección natural favorece a los genes que controlan a sus máquinas de supervivencia de tal manera que hacen el mejor uso posible de su entorno. Ello incluye el hacer el mejor uso de otras máquinas de supervivencia, ya sea de la misma especie o de especies diferentes.”

“Las máquinas de supervivencia de diferentes especies se influyen unas a otras en una variedad de formas. Pueden ser predadores o víctimas, parásitos o huéspedes competidores por algún recurso escaso. Pueden ser explotados de maneras especiales, como por ejemplo cuando las abejas son utilizadas, como portadoras del polen, por las flores. Las máquinas de supervivencia pertenecientes a las mismas especies tienden a intervenir más directamente en la vida de las demás.”

Aunque menciona que entre sí los machos suelen competir por las hembras, podría pensarse que buscan asestar un golpe fatal para eliminar al competidor. Sin embargo, la práctica demuestra lo contrario. Prefieren intimidarse unos a otros y la lucha se vuelve el último recurso, en la cual, si uno se rinde, se le respeta la vida

“La teoría del gen egoísta debe afrontar la difícil tarea de dar una explicación. ¿A qué se debe que los animales no intenten matar a los miembros rivales en todas las oportunidades posibles?”

La respuesta va así: “En un amplio y complejo sistema de rivalidades, eliminar a un rival de la escena no representa, necesariamente, un beneficio: es posible que otros rivales se beneficien con su muerte más que uno mismo. (...) Por otra parte, podría parecer una buena idea matar o al menos luchar contra ciertos rivales de una manera preferente (...) Él posee un recurso valioso, y por ello deseo luchar contra él. Pero ¿por qué posee dicho recurso? Quizá lo ganó en un combate. Probablemente haya derrotado a otros retadores antes de luchar conmigo. Probablemente sea un buen luchador. Aun si gano la pelea y obtengo el harén, tal vez quede tan magullado que no pueda gozar de los beneficios. (...) Este soliloquio subjetivo es sólo una manera de señalar que una decisión para emprender o no una batalla
debería ir precedida, idealmente, por un cálculo complejo, si bien inconsciente, de los «costos-beneficios»”

“Una estrategia evolutivamente estable o EEE es una estrategia que funciona bien frente a las copias de sí misma. La razón es la siguiente. Una estrategia de éxito es la que domina a la población.
Por lo tanto, tenderá a encontrar copias de sí misma. En consecuencia, no seguirá teniendo éxito hasta que supere a las copias de sí misma” (Este párrafo fue construido haciendo una mezcla del texto original con la nota al pie que el mismo autor hace para dejar más clara la idea. Esto refuerza lo que es llamado “facilitación social”)

Richard expone un ejemplo en el que se usan las matemáticas. Quizá para algunos no quede claro así que les ayudaré. Para empezar, él aclara que todos los puntos tienen esos valores porque le dio la gana que así sea. Ahora pasemos a lo matemático. Cuando habla de las palomas y dice “su resultado final por contienda es el promedio de +40 y -10, lo que equivale a +15”, ¿cómo sacó esos números? Hay de dos opciones, o ganan o pierden en la contienda las palomas. Si ganan, se llevan 50 puntos; pero como su contienda es tediosa, se les castiga quitándoles 10 puntos por perder el tiempo. Así, el ganador sólo lleva 40. El perdedor, no gana los 50 puntos y además es penalizado por perder el tiempo, de ahí salen los -10. Se saca el promedio, igual que en la escuela se sacan los promedios de las materias. La suma del valor de cada cosa, y el resultado se divide entre el total de cosas tomadas en cuenta. Así, tenemos ganador con 40 y perdedor con -10. 40 - 10 = 30. Como sólo hay dos opciones, o ganador o perdedor, 30/2 = +15. Ese es el total de puntaje promedio que puede ofrecer la estrategia de las palomas

La técnica del halcón, por ser más agresiva siempre gana, y por ser más letal no pierde el tiempo, así pues, se lleva los 50 puntos intactos. Siendo 50 mayor que 15 (50 > 15) es fácil pensar que la técnica del halcón perdure sobre la técnica de la paloma, por lo que la de la paloma será olvidada y reemplazada por la del halcón

Cuando la técnica halcón sea la dominante, los ganadores siempre obtendrán sus 50 puntos intactos, y los perdedores, debido a que sufren un daño mayor y casi fatal, se les castiga con una penalización de -100. Esto hace que el promedio se convierta en 50 - 100 = -50/2 = -25, y como 15 (Técnica de la paloma) > -25 (Técnica del halcón), la técnica de la paloma irá substituyendo poco a poco a la del halcón

No explica cómo obtuvo el cálculo; pero dice que esto no sería un oscilar eterno sino que se haría un equilibro en una proporción 7:5 (7 halcones a 5 palomas) sobre una población de 12. Es decir que se lograría el equilibrio al haber 7/12 halcones (50+50+50+50+50-100-100=50/12) y 5/12 palomas (40+40-10-10-10=50/12). Desafortunadamente no explica cómo llegar a ese equilibrio, haciendo que las hipótesis de relación siguientes no sean sustentables a no ser que nos vayamos al estudio original de Maynard Smith, en el cual se basó

“En la práctica, ello significa que existe una proporción estable entre los genes de los halcones y los genes de las palomas en el acervo génico. El término técnico genético para definir este estado es polimorfismo estable.”

Lo que tomo de importante en esto es que tiene un fundamento de filosofía pitagórica bastante marcado, y que además sustenta el determinismo y sienta una base muy fuerte contra el libre albedrío. Aunque más adelante diga que en esta población hipotética el azar es importante y que no debe saberse cómo se va a actuar, si como halcón o como paloma, acaba diciendo que la proporción no se debe alterar para que siga habiendo una estabilidad

“Las conclusiones generales importantes son: las estrategias evolutivamente estables tenderán a evolucionar; una EEE no significa lo mismo que la estrategia óptima que pueda lograr la
concentración de un grupo; por último, el sentido común puede ser engañoso.”

También se considera hasta ahora que todos los individuos en lucha son iguales en condiciones. Después de revisar diferentes variantes de esto, pasamos a una batalla no simétrica, sino asimétrica, en donde cada individuo tiene atributos particulares que pueden o no darle ventaja en la contienda: “Parece haber tres fuentes principales de asimetría. La primera la acabamos de enunciar: los individuos pueden diferir en su tamaño o en su equipo de combate. Segundo, los individuos pueden diferir en cuánto puedan
obtener como ganancia de la lucha. Por ejemplo, un macho viejo, al que no le queda mucho tiempo de vida, puede tener menos que perder si resulta herido que un joven macho con el peso de su vida reproductiva por delante. Tercero, es una extraña consecuencia de la teoría el que una mera asimetría arbitraria y aparentemente
irrelevante pueda dar origen a una EEE, ya que puede ser utilizada para arreglar rápidamente las contiendas”

De la tercera da los siguientes ejemplos: “Una analogía simple sería la de los seres humanos que solucionan una disputa rápidamente y sin violencia, lanzando al aire una moneda”. Y: “supongamos que todos los individuos representen «el residente gana, el intruso huye». (...) Como hoy es bien sabido, tal comportamiento se observa comúnmente en la naturaleza y se le denomina «defensa territorial»”. En ambos casos, son reglas arbitrarias que se convierten en una EEE y, en caso de esta última que es la defensa territorial, es parte importante de la doctrina filosófica del arte de la guerra de Sun Tzu

También es interesante lo que denomina “Tipo de jerarquía dominante”. Tiene relación con la memoria general de las batallas pasadas. Un ser que haya ganado mucho, tendrá más probabilidades de ganar que uno que ha perdido mucho, el cual, es propenso a perder más. Es algo que se da en la naturaleza y la razón por la que es interesante es que no es una situación de autoestima, porque para tener autoestima se necesita consciencia de uno mismo, cosa que sucede con otros animales (Richard pone de ejemplo a las gallinas) que dejan de pelear porque aprenden a delimitar su espacio personal y a respetar el ajeno. Entonces, si no es autoestima, ¿a qué se debe la jerarquía dominante?

“Estamos, aún, tan acostumbrados a pensar en términos del «bien de las especies» al considerar la evolución, que a menudo nos
olvidamos de formular preguntas perfectamente razonables tales como: ¿Por qué los leones no cazan a otros leones?”. De hecho, si la leona no trae comida, el león se come a los cachorros. Si un nuevo macho sube al sitio alfa de la manada, mata a las crías del anterior alfa. Sin embargo, Richard lo expresa en términos de EEE, ya que de otra forma, sería inestable. Quizá un poco de esto, un poco de lo otro. Aun así, Richar, en una nota al pie, comenta que no es la gran maravilla la EEE para los fines evolutivos, sino que “El pensamiento de la EEE es útil en su función negativa; nos ayuda a evitar errores teóricos que, de otro modo, podrían resultar tentadores.”

No porque la naturaleza elija los buenos genes, significa que siempre elegirá a los mejores genes, pues no vienen solos sino acompañados, y es la armonía entre genes lo qeu hace que sea próspero o no un organismo

“El acervo génico es el medio ambiente, considerado a largo plazo, del gen. Los genes «buenos» son seleccionados a ciegas como aquellos que sobreviven en el acervo génico. Ésta no es una teoría; ni siquiera es un hecho observado: es una tautología. El problema interesante es saber qué hace a un gen bueno. Como una primera aproximación al tema dije que lo que hacía que un gen fuese bueno es la habilidad para construir eficientes máquinas de supervivencia, es decir, cuerpos. Debemos ahora corregir tal aseveración. El acervo génico se tornará un conjunto evolutivamente estable de genes, es decir, un acervo que no puede ser invadido por nuevos genes. La mayoría de los nuevos genes que surjan, ya sea por mutación o reagrupación o inmigración, serán rápidamente penalizados por la selección natural. Ocasionalmente, un nuevo gen tiene éxito al invadir el conjunto: logra extenderse en el acervo génico. Hay un período de inestabilidad transitoria que culmina con un nuevo conjunto evolutivamente estable. Ha ocurrido una pequeña evolución. Por analogía con las estrategias de agresión, una población podría tener más de un punto estable alternativo y podría, ocasionalmente, variar de uno a otro. La evolución progresiva podría considerarse no ya como una ascensión constante sino más bien como una serie de pasos discontinuos desde una planicie estable a otra planicie estable”

Del anterior párrafo, Richard pone una nota al pie: “Este párrafo constituye un buen resumen de una forma de expresar la hoy bien
conocida teoría del equilibrio paulatino”

VI. GEN Y PARENTESCO
Empieza el capítulo aclarando que un gen egoísta no es un único gen individual, sino que es todas las réplicas del mismo gen, por lo que ayudar a otro ser que tiene la réplica del gen, es ayudarse a sí mismo a que tenga más posibilidades de seguir existiendo “Si el gen de los albinos pudiera hacer que uno de sus cuerpos salvase la vida de diez albinos, entonces la muerte del altruista sería ampliamente compensada por el incrementado número de genes para albinos en el acervo génico.” Sin embargo, aclara también, los genes no actúan conscientemente

Más adelante, aunque trata de explicarlo lo más simple posible, no deja de ser necesario un conocimiento previo de matemáticas, genética y árboles familiares. Intentaré explicar todavía más claramente

Lo primero que encontraremos es que habla de que todos los humanos tenemos en común el 90% de los genes. Eso nos facilita mucho el cálculo al quedar sólo 10% restante. Un ser es el 100% de sus genes. Sabemos que todos los demás tienen el 90%. Vamos a ver qué tanto se alejan sus genes respecto a su familia en el restante 10%. La regla es muy sencilla. Por cada grado de parentesco, se divide entre dos. Por ejemplo. Entre padres e hijos hay un grado, es decir, ½ ó 50% de esos 10% restantes. Va otra vez. Considerando el 10% restante como el 100% que nos interesa, la mitad de 10 es 5, así pues, la mitad de 100 es 50, la mitad. ¿Por qué? Porque de padre a hijo recordemos que se hereda el 50% de los genes. Somos 50% mamá y 50% papá, así pues, del 10% que nos hace diferentes, somos 5% mamá y 5% papá. Con los hermanos igual, ya que procedemos de los mismo padres. Con nuestros hijos igual ya que les heredamos el 50%. Con los abuelos es ¼ porque nuestros padres tienen el 50% de los genes de cada uno de sus respectivos padres, haciendo que nosotros heredemos sólo ¼ de ese 100% original, o bien el 50% del descendiente, es decir, de cada abuelo tenemos el 25%, lo mismo nuestros nietos. Y así se va separando por cada nivel

Lo siguiente que nos topamos, es con el conteo de la distancia generacional. Imaginemos una familia. A y B tienen tres hijos, C, D, E. C tiene dos hijos, F, G. F está separado de D en 3 grados. ¿Cómo se calcula?
1) Dibujemos el árbol
2) Seleccionamos a los miembros que queremos relacionar, en este caso F y D
3) Encontramos un antepasado común. Puede ser A o puede ser B. Seleccionaremos A
4) Ya sea que tomemos a uno u a otro, subir el árbol contando las generaciones, hasta el antepasado común, y luego bajar las generaciones hasta la otra persona a la que queremos relacionar, sumando las generaciones. En este ejemplo, voy de F a D y de  D a F para demostrar que es lo mismo       
Ya conociendo las dos anteriores formas de saber cuánto tenemos de genes de cada generación, y cómo calcular la distancia generacional en un árbol familiar, podemos saber la relación genética de cualquier miembro de la familia aplicando ½ elevado a la potencia del número que resulte como distancia generacional. En el ejemplo, resultó de 3, así que es (½)3 = 0.125. Pero recordemos que sólo calculamos la cantidad de genes heredados de A. En el ejemplo es muy sencillo, pues no hay otro antepasado común más que B, así que hay que añadir su ADN a la fórmula. Queda así
(Antepasados comunes) * (½)Salto generacional
En el ejemplo es
Antepasados comunes = A y B, o sea, 2
Salto generacional = 3
2*(½)3 = 0.25 (Que en términos porcentuales queda en 2.5%)

Si este resultado se suma al 90% restante de genes que todos compartimos, F y D son iguales en el 92.5% de sus genes

(Todo lo anterior es válido siempre que se hable de reproducción no incestuosa, ni en casos de reproducción especial como algunas otras formas de vida)

¿No me crees? Tú eres tú en un 100% (independientemente de tus crisis existenciales), te pareces a tu padre en un 95% y a tu madre en un 95%. A tus abuelos paternos, tanto abuela como abuelo, a cada uno en un 92.5%. Tu tío se parece a tus abuelos en sus respectivos 95%, esa distancia generacional aumenta ½ al cálculo, por lo que te pareces a tu tío en un 91.25% de los genes de cada abuelo, y como tienes dos abuelos en común con él, que son sus padres, 1.25 + 1.25 = 2.5. Por lo que tú y tu tío son iguales genéticamente en un 92.5%

Los gemelos idénticos son iguales al 100%; pero no explica por qué. Esto se debe a que los gemelos idénticos son el mismo cigoto que se partió a sí mismo en dos partes iguales y cada una creció por su lado

Es por eso que entre más iguales sean genéticamente, más altruistas serán, porque es el gen mismo quien se defiende para que se preserve

“Aun valdría la pena salvar la vida de un primo tercero si el riesgo para uno mismo es muy pequeño”

“Cada individuo posee una «expectativa de vida» que un actuario de seguros podría calcular con ciertas probabilidades de error” (Como diría el profeta John “Jigsaw” Kramer, ¿y cómo calculas la voluntad de vivir?)

“Pero la vida real no transcurre en el mejor de todos los mundos posibles. No podemos esperar que los animales tomen en consideración hasta el último detalle para lograr una decisión óptima.”

“las «estimaciones» de costos y beneficios están basadas en «experiencias» pasadas, tal como ocurre en la toma de decisiones humanas. No obstante, en el presente caso experiencia posee el significado especial de experiencia de genes o, más precisamente, condiciones de la supervivencia anterior de los genes.” (Los genes tienen memoria, ¿será posible heredar también ciertos conocimientos adquiridos y no empezar desde cero? Tengo una teoría de que sí; pero que requiere muchos milenios, y de ahí se explica la conducta a la que llamamos instinto y no sabemos por qué lo hacemos)

En la nota 36 habla del incesto, y dentro de eso, también habla que parece ser igualmente perjudicial la mezcla de genes exageradamente distantes, pues es muy difícil encontrar el punto medio. Esto, opino, no va en contra de la mezcla de razas, por el contrario, ayuda a evitar plazos largos de dolorosa evolución para encontrar al súper hombre

“Es posible imaginar que los prejuicios raciales podrían ser
interpretados como una generalización irracional de una  tendencia de selección por parentesco para identificarse con
individuos que físicamente se pareciesen al sujeto, y para mostrarse desagradables con aquellos individuos distintos
en apariencia.”

“A propósito, existe por lo menos una historia comprobada de que un nadador humano que estaba a punto de perecer ahogado fue rescatado por un delfín salvaje. Ello podría ser considerado como un fallo de la regla de salvar a los miembros del banco que se encuentren en peligro de ahogarse. La «definición» de la regla acerca de un miembro del banco que se esté ahogando sería algo así: «Una cosa grande que se encuentra moviéndose violentamente y chocando cerca de la superficie.»” (Con esto Richard quiere reducir al absurdo el comportamiento de una inteligencia superior como la del deflín, realmente cuando falla una regla es porque otra de mayor importancia debe ser ejecutada, así pues, negar que pueda haber una regla superior a lo planteado es darle un aire de dogma a la tesis)

“En la mayoría de los casos tal vez deberíamos considerar la adopción, por muy conmovedora que parezca, como un error de una regla establecida. Pues la generosa hembra no está haciendo ningún bien a sus genes al cuidar del huérfano. Malgasta tiempo y energía que podría invertir en la vida de sus propios descendientes, en especial en lo que se refiere a sus futuros hijos propios.” (Aquí considero que Richard se equivoca al dar este ejemplo en particular, ya que estrictamente hablando en sus términos, adoptar a un miembro de la misma especie es hasta cierto punto, adoptar un porcentaje de los genes que no puedes heredar, haciendo que la pérdida no sea total. Si quisiera él dar ese ejemplo, debería dar el ejemplo de especies que adoptan a otras especies, y aún así, lo pondría en duda, porque a fin de cuentas, se comparten ciertos genes en común, por lo que la pérdida sería mayor si no se cuidan esos genes aunque sean de otra especie)

“Existe un ejemplo de error tan extremo que es preferible no considerarlo, en absoluto, como error sino como una evidencia en contra de la teoría del gen egoísta. Es el caso de las monas madres desoladas por haber perdido a su hijo que han sido vistas cuando robaban una cría de otra hembra y la cuidaban. Considero que éste es un error doble ya que la adoptante no sólo malgasta tiempo y energía, sino que libera a una hembra rival del peso de criar a
su hijo, con lo que la posibilita, además, para que tenga otro hijo a la brevedad posible.” (Mismo caso del delfín, ¿cómo es que no consideran que puede estar actuando una regla superior?)

“Resumiendo, lo que afirmo es que, además del índice de parentesco, debemos considerar un índice de «certeza». Aun cuando la relación entre padres e hijos no es más próxima,
genéticamente, que la relación entre hermano y hermana, su certeza es mayor. Normalmente es posible estar más seguro de quienes son nuestros hijos que de quienes son nuestros hermanos. Y aún se puede estar más seguro de saber quién es uno mismo.”

“Los hijos son siempre más jóvenes que sus padres. Esto a menudo, aunque no siempre, significa que tienen una mayor expectativa de vida. Como subrayé anteriormente, la expectativa de vida es una variable importante que, en el mejor de los mundos posibles, debería ser considerada en los «cálculos» de un animal cuando está «decidiendo» si comportarse de manera altruista o no. En una especie en la cual los hijos tienen una expectativa de vida mayor, como promedio, que los padres, cualquier gen que determine altruismo en los hijos estará actuando en desventaja” (Richard habla aquí de que los hijos no hacen sacrificios por sus padres, y que éstos, al saber que sus hijos tienen más probabilidad de vivir,  son altruistas con su progenie. Esto me hizo pensar en otra cuestión altruista entre padres e hijos. Las especies que tienen la capacidad de desarrollarse a adulto más rápido, puede ser más fácil para el padre sacrificar a su hijo, pues puede tener otro que se desarrolle pronto para ser independiente y así hacer réplicas varias veces; en cambio, las especies que invierten mucho tiempo en su desarrollo, pueden preferir el autosacrificio al del hijo, ya que la energía y el tiempo invertidos pueden ser demasiados como para empezar de nuevo)

Los dos capítulos de esta semana culminan aquí. La siguiente semana, dos más 

Pica aquí para ir a la parte 2

Pica aquí para ir a la parte 4