Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 25 de septiembre de 2015

Marqués de Sade, el filósofo

Para ir a Justina, picar aquí
Para ir a Eugenia, picar aquí

Ciertamente muchas personas estarán en contra de casi todo lo que dijo Sade; pero también habrá muchas personas que estarán de acuerdo, y esto lo hace un personaje complicado, porque no está realmente en el lado de la maldad y la perversión, ni tampoco en el lado de la sátira y la crítica social

Debemos entender que Sade, aunque sí vivió su filosofía, no fue el monstruo que nos pintan las historias o los puristas. Fue un hombre que vivió por y para el placer; pero también la sociedad en la que él vivía, era una sociedad demasiado opresiva, y alguien debía romper con la cadena que oprimía algo que no tiene nada de malo: La sexualidad

No podemos culpar a Sade por querer ser libre; pero ciertamente su filosofía es débil y no tiene fundamento ya que no busca fundamentar sus principios en una base sólida, sino en las ruinas inestables de un sistema decadente totalmente opuesto; pero también muy hipócrita. La obra de Justine iba a tener menos escenas de alta violencia sexual; pero el editor le pidió a Sade que pusiera más. Realmente Sade no fue un depravado fuera de serie, fue un depravado fuera del sistema, lo cual es distinto

Después de esta pequeña aclaración sobre el hombre, vamos a su filosofía

Como dije, su filosofía es débil ya que no tiene fundamento fuerte, es más la consecuencia de un berrinche contra la religión (patrocinado por su pariente, quien era religioso, por cierto, es decir, la religión se destruye a sí misma) y la sociedad. Podemos resumir que la filosofía de Sade no es sobre la sexualidad, sino la libertad llevada al libertinaje, al extremo de ser totalmente egoísta en el sentido estúpido

Vamos a aclarar lo que acabo de comentar. Hay dos tipos de egoísmo, el inteligente y el estúpido. Vamos a ver un ejemplo para cada uno. El inteligente es aquel que cría a los hijos para que sean independientes, exitosos, y funden una familia que transmita no sólo los genes sino también los valores. Es un egoísmo porque son mis genes y mis valores los que estoy propagando; pero de una manera constructiva. El egoísmo estúpido, por otra parte, es aquel en que los padres quieren a sus hijos para ellos solos, no los dejan vivir y quieren tenerlos hasta su muerte. Con esto, los valores y los genes mueren irremediablemente y caen en el olvido. Este egoísmo es destructivo, y es el egoísmo de Sade

No podemos culpar a Sade por hablar mal de las mujeres, era la creencia popular y se basó en lo que tenía a la mano. Ciertamente esta creencia es obsoleta y no hay necesidad de defenderla ni de atacarla, simplemente el tiempo ha demostrado su ineficacia y que era un error

Lo que me extraña de Sade es el hecho de que haya usado filosofía griega de los tipos egoísta, hedonista y subjetiva, todas ellas totalmente obsoletas incluso para su tiempo. Quizá podamos culpar la influencia que tuvo en su infancia, la contrainfluencia de la sociedad y esa búsqueda de libertad; pero siento que pudo haber hecho algo mucho más constructivo que simplemente denigrar la sexualidad a algo de unos minutos

Quiero que quede en claro que estoy a favor del erotismo y los juegos sexuales siempre que tu pareja esté de acuerdo, pues yo veo en la sexualidad algo más que una unión física, veo una unión también de emociones, mente y espíritu que incluso puede traer más vida. Es un acto de vida y creación, que puede hacerse de manera divertida y placentera para los involucrados; pero cuando se rompe esa esencia sexual que es implícita a sí misma, viene una denigración de quien lo practica. Dejas de ser un dios capaz de crear vida y te conviertes en un esclavo de tus genitales

Habrá alguno que me diga que si estoy a favor o en contra de los métodos anticonceptivos. Estoy a favor, porque también es una forma de ser un dios, decidir cuándo traer vida y cuándo no. A veces hay personas que aunque no queramos quieren nacer y nos ganan; pero eso es otro cuento que no viene a este caso

Sade era un esclavo de su cuerpo, no era un amo, y como esclavo su visión era limitada a lo que le diera un placer temporal y muy corto, en lugar de una dicha más completa y prolongada. No hablo de santidad ni nada religioso, sino de la esencia misma de integridad y complementariedad que da la vida sexual sana y plena. Al ser un esclavo, sus fundamentos son tan torpes como los que dicen los ignorantes hablando de temas de cultura; pero lo peor del caso, es que su rival, el rival de Sade, la sociedad opresora y castrante, es una sociedad que sigue existiendo, que se niega a extinguirse, causando que salgan más personas como Sade

Si algo podemos aprender de Sade, es que una causa puede originar el efecto totalmente opuesto al deseado, y eso se debe a que la causa está mal hecha, mal enfocada o totalmente tergiversada. Se puede construir mucho con lo que hizo Sade, de la mierda podemos sacar cosas valiosas, pero también las cosas valiosas pueden podrirse y hacerse mierda. Todo depende del criterio que tengamos, y es por eso que Sade debe leerse con criterio propio y no guiados por alguien más

La filosofía de Sade es tan débil que no puede crecer más allá de lo plasmado; pero la misma debilidad la hace fácil de digerir para mentes no preparadas que en lugar de crear cosas con eso, acabarán destruyéndose más rápido. Sade es un autor que debe ser leído, sí; pero insisto, con un criterio y base para que no se ahogue uno en sofismas y fanatismos de un egoísmo estúpido. Sólo así podremos construir sobre la destrucción que Sade ha creado, destrucción que no es mala en sí misma, pues libera de la castracción

Para ir a Justina, picar aquí

Para ir a Eugenia, picar aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario