Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 14 de octubre de 2016

Fiódor Dostoievski. Crimen y castigo (2/5)

Para ir a la parte 1, pica aquí

Para ir a la parte 3, pica aquí

TERCERA PARTE

I

“(...) me gusta que se equivoquen. En esto radica la superioridad del hombre sobre los demás organismos. Así llega uno a la verdad. Yo soy un hombre, y lo soy precisamente porque me equivoco. Nadie llega a una verdad sin haberse equivocado catorce veces, o ciento catorce, y esto es, acaso, un honor para el género humano. Pero no sabemos ser originales ni siquiera para equivocarnos. Un error original acaso valga más que una verdad insignificante. La verdad siempre se encuentra; en cambio, la vida puede enterrarse para siempre

Sobre el hecho de que Pulqueria Alejandrovna era hermosa y parecía más joven de lo que era, se dice: “(...) como suele ocurrir a las mujeres que saben conservar hasta las proximidades de la vejez un alma pura, un espíritu lúcido y un corazón inocente y lleno de ternura. Digamos entre paréntesis que no hay otro medio de conservarse hermosa hasta una edad avanzada”


II

“(...) Rasumikhine contemplaba a Avdotia Romanovna con veneración y se sentía orgulloso ante la idea de acompañarla. Y pensaba que la reina que se arreglaba las medias en la prisión debía de tener más majestad en ese momento que cuando aparecía en espléndidas fiestas y magníficos desfiles”


III

Zosimof dice que nadie está completamente sano, sólo hay unos más enfermos que otros


V

Rasumikhine expone que para los socialistas el crimen es una protesta ante una organización social defectuosa. En definitiva, digo yo, que si esto es lo que llegó a los oídos de las personas en Rusia, no me extraña que el socialismo sea un caos en todos los lugares a donde llega, ya que no tiene base ni fundamento, y se ha ido propagando de cabeza en cabeza, de boca en boca, mutando y deformando las ideas básicas que se expusieron en el Manifiesto Comunista de Karl Marx

Respecto a lo anterior Rasumikhine combate la idea del crime como protesta de la siguiente manera: “(...) No tienen en cuenta la naturaleza: la eliminan, no existe para ellos. No ven una humanidad que se desarrolla mediante una progresión histórica y viva, para producir al fin una sociedad normal, sino que suponen un sistema social que surge de la cabeza de un matemático y que, en un abrir y cerrar de ojos, organiza la sociedad y la hace justa y perfecta antes de que se inicie ningún proceso histórico. De aquí su odio instintivo a la historia. Dicen de ella que es un amasijo de horrores y absurdos, que todo lo explica de una manera absurda. De aquí también su odio al proceso viviente de la existencia. No hay necesidad de un alma viviente, pues ésta tiene sus exigencias; no obedece ciegamente a la mecánica; es desconfiada y retrógrada. El alma que ellos quieren puede apestar, estar hecha de caucho; es un alma muerta y sin voluntad; una esclava que no se rebelará nunca. Y la consecuencia de ello es que toda la teoría consiste en una serie de ladrillos sobrepuestos; en el modo de disponer los corredores y las piezas de un falansterio. Este falansterio se puede construir, pero no la naturaleza humana, que quiere vivir, atravesar todo el proceso de la vida antes de irse al cementerio. La lógica no basta para permitir este salto por encima de la naturaleza. La lógica sólo prevé tres casos, cuando hay un millón. Reducir todo esto a la única cuestión de la comodidad es la solución más fácil que puede darse al problema. Una solución de claridad seductora y que hace innecesaria toda reflexión: he aquí lo esencial. ¡Todo el misterio de la vida expuesto en dos hojas impresas...!”

Sin embargo, a pesar de que el discurso de Rasumikhine es muy fuerte y bien dicho, se nota un enorme indeterminismo al grado de ser absoluto, cuando es bien cierto que el medio influye; pero decir que el crimen es un acto de protesta, cuando es una enfermedad, es erróneo. Decir que el proceso natural de la historia por evolucionar a una sociedad más justa se ve rota con las ideas de Karl Marx, es cierto, de igual manera decir que es absurdo que un hombre pueda saber más que la naturaleza, también es cierto, lo que dijo de que la lógica no comprende toda la realidad, también es cierto

La teoría de Raskolnikof es que existen hombres ordinario, y hombres extraordinarios. Los extraordinarios rompen las reglas pensando en un mejor futuro y un bienestar superior. Los ordinarios sólo siguen lo que han creado los extraordinarios. Debido a que son normas establecidas, es lógico pensar que un ser extraordinario está cometiendo un crimen al ir en contra de lo establecido; pero al final, lo que hace es por el bien de la humanidad


CUARTA PARTE

I

En esta parte me llama la atención el enorme gusto que tiene el autor de su país, y que lo pone en palabras de sus personajes, de que el extranjero será maravilloso; pero “se está mejor en casa”

Dice Svidrigailof: “(...) Admito que las apariciones sólo las vean los enfermos; pero esto sólo demuestra que hay que estar enfermo para verlas, no que las apariciones no existan (...) Las apariciones son algo así como fragmentos de otros mundos..., sus ambiciones” (El discurso sigue así: El hombre sano no tiene necesidad de verlas, ya que tiene que cumplir una función en este mundo y no debe distraerse; pero en la enfermedad, su cuerpo se altera del orden normal y de su misión terrenal, y se le abren otras realidades)


III

“(...) El encanto de una esposa adorable, culta y virtuosa al mismo tiempo podía adornar su vida maravillosamente, atraerle simpatías, crearle una especie de aureola...” (Como lo hace la mía conmigo)

1 comentario:

  1. El discurso sobre Rasumihkine es absolutamente marxista, el está hablando de los socialistas utópicos que "dibujaban" una sociedad, ignorando concebir a las sociedades humanas como un sistema que se iba desarrollando en un proceso histórico por personas que no conocen perfectamente el mundo en el que viven, ni estos ni Marx. Marx fue un paradigma. Fue el primer socialista con una teoría histórica sobre el desarrollo de las sociedades en el tiempo, con leyes que el hombre no controla, por eso el estado socialista de Marx no es mundo perfecto, sino el que quiere un grupo de gente muy numeroso, los trabajadores industriales, que no les interesa poder comprar legalmente una cosa sino tener los recursos para conseguirla, que no escribe artículos disidentes en los diarios, etc. Entiende el elemento "psicológico" o de la "naturaleza humana" al incorporar el concepto de clase social, en donde un grupo de personas comparten intereses similares. Rasumikhine es un marxista latente. No creo que lo sea Dostoievski.

    ResponderEliminar