Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 2 de diciembre de 2016

CÓMO SER ORADOR (3/4)

Para ir a la parte 2, pica aquí

Para ir a la parte 4, pica aquí

7 EL ARTE DE CONVERSAR

“(...) la conversación es requisito esencial para quien desee mantenerse en amistoso contacto con personas que valen la pena”

“El hombre o mujer que comprende que la buena conversación es un intercambio de ideas es bien recibido en todas partes”

“En realidad, los que hacen uso y abuso de la primera persona adolecen del vicio de exigir que les escuchen, mientras que ellos son incapaces de hacerlo”

“Se ha dicho que muchas personas no logran causar una impresión favorable porque no escuchan con atención”

“Cuando se trata de conversar, de hecho lo que se pretende es alternar”

Por si no se los enseñaron sus padres, es de mala educación interrumpir. Es muy distinto cuando la otra persona está hablando y se le interrumpe para demostrar que se le pone atención y se le dejará hablar. Ejemplo: Alguien está hablando, y te percatas de la hora, entonces le interrumpes diciendo: “Disculpa, ya casi es hora de comer. Voy a cocinar; pero puedes seguir que te estaré escuchando. ¿Quieres que prepare para ti también?” (Esto es pura cortesía y modales, no es el tema del libro, por lo que se obviarán y se omitirán consejos y ejemplos similares)

Para que el diálogo en la conversación se dé, hay que tomar interés en lo que el otro quiere, y de ahí encaminar la conversación a un tema que nos interese. Siempre alternar

“I. Escuhemos con atención. (…) Es necesario participar en lo que él nos dice; interrumpirle en el momento oportuno con una pregunta o un comentario”

“II” (Aquí pide que se eviten temas incómodos que puedan herir las susceptibilidades de los oyentes)

“III. Hablemos de lo que interesa a nuestro interlocutor. (…) Y no se requiere solamente que sus oídos escuchen bien, sino también sus ojos, manos, pies y hasta su postura. En la buena conversación, su deber social es manifestar interés activo en lo que se dice. Esto alienta al orador y reafirma la confianza que tiene en su empatía”

“IV. No ataque nunca. (…) Si tiene tendencia a atacar sepa que la agresividad no es una prueba de fuerza, sino de debilidad, y que nunca ha dado buen resultado”

“V. No contradiga”

“VI. Hablemos con precisión. (…) Tampoco saltemos de un tema a otro” (Anteriormente se dijo que no hay que prolongar demasiado un tema; pero esto se debe a que en una conversación natural, el flujo va llevando de un tema a otro. Lo que quiere decir el autor en este punto es que no se hagan cambios drásticos del tema sólo porque sí) “(...) A menudo, cuando un tema no ha sido plenamente considerado, éste se pierde en algún tópico incidental. Reintroducir aquel tema olvidado, no sólo es cortés y gracioso, sino la mejor prueba de auténtico interés”

“VII. No interrumpamos”

“VIII. Hagamos sólo preguntas pertinentes”

“IX. Evitemos los detalles superfluos y aburridos” (Así como también “dar el avión”. El autor no lo dice así; pero en palabras modernas es lo mismo)

“X. Hablemos con claridad”

“XI. Tengamos tolerancia y tacto. (…) Hay que tener delicadeza y aprender a discrepar sin hacernos desagradables y antipáticos”

“XII. El halago discreto”

“XIII. No formule dogmáticas afirmaciones de opinión”


8 LAS FORMAS DEL DISCURSO

Lectura: “En determinados casos se hace casi imperiosa la lectura de un discurso. Es en aquellas ocasiones en que un error del discurso puede alterar gravemente los conceptos expuestos por el orador”

Recitado: Los que “(...) han sido aprendidos de memoria, al pie de la letra, por el orador”

Improvisación: “(...) se improvisa tanto el fondo como la forma (…) Para poder improvisar un discurso hacen falta dos condiciones muy dispares: a) Tener una amplia preparación como orador. b) Estar tan apasionado por la emotividad o el sentimiento del momento, que no pueda resistir el impulso de levantarse para hablar”




“(...) poner una atención especial a los puntos siguientes:
• Duración (no debe abusar de la paciencia de sus oyentes)
• Tono (evite el tono doctoral y superior)
• Tacto (evite los asuntos o las alusiones que podrían ofender o herir a alguno de los asistentes)
• Matiz (evite las opiniones categóricas)”
• (Suspenso, ya que el autor es incapaz de seguir su propio consejo de no usar barbarismos) “(recuerde que debe acentuar los momentos más importantes del monólogo)”

“(...) ¿cómo debe ser el discurso?
He aquí a continuación una pauta:
• El orador debe subir a la tribuna acompañado de una simple hoja en la que lleve anotados los puntos principales de su parlamento
• Tales puntos señalarán los hitos más importantes que debe seguir su oración
• La forma del discurso, las palabras y frases, deberán abandonarse a la inspiración del momento
• La atención del orador quedará siempre entregada a su auditorio, para comulgar por entero con él, dejando que la palabra fluya suave y espontáneamente
• De este modo, conforme a la vibración, a la reacción que aprecie en los oyentes, prolongará o abreviará su exposición de cada punto del discurso
• Por último, interesa que la memoria desempeñe en el discurso un papel secundario, mientras que la inspiración y la fantasía pasen a ocupar el primer término”

Una técnica que mezcla el discurso leído, recitado e improvisado, es hacer apuntes con las ideas que nopueden fallar ni faltar, el resto es memoria e improvisación

El exordio o introducción y el epílogo deben ser breves siempre

El guión del orador no tiene protocolo fijo, cada quien hace señales, pone colores, subraya, etc. Siempre para ayudarle a recordar y no para distraerlo

Jugar con las manos en lugar de usarlas para dar fuerza a sus ideas, es algo que le resta credibilidad al orador


9 EL DESARROLLO DE LA CHARLA

“Es curioso observar que los jóvenes creen al empezar a darse cuenta de las cosas, no que empiezan justo a darse cuenta, sino que ya se han enterado por completo de ellas (...)
• Que conocen las cosas sobre las cuales apenas tienen la primera noticia elemental, mucho mejor que nadie
• Que la generación vieja que les precede en la vida, que ya está harta de vivir y de recibir experiencias de toda clase, está mucho menos enterada que ellos de cualquier tema, cuestión o problema
• Que su visión del mundo es ya perfecta y completa
• Que pueden enmendar la plana a cualquier idea anticuada por la sencilla razón de que, según ellos, todas las ideas son anticuadas y erróneas, excepto las suyas”

“Mas no todos los hombres se curan de esta primera enfermedad epidémica de la primera juventud. Hay muchos que conservan años y años esta enfermedad del <<anti>> o espíritu de contradicción. Pero la sociedad soporta mal a los atacados de este virus a perpetuidad”

“La primera y más radical característica del espíritu <<anti>> es que se considera así mismo muy importante e incluso más importante que los demás”

“La introducción: Es quizá la parte más decisiva del discurso. De ella depende el interés y atención que el auditorio preste al orador”

Si se debe leer, se aconseja:

• Eleve a menudo los ojos hacie el auditorio
• No dude en hacer pausas
• Hable lo más naturalmente posible modulando la voz, matizando el texto, rompiendo la monotonía por medio de la aceleración y el retardo, de forma que haga olvidar lo que está leyendo” (Yo diría más bien, hacer olvidar que usted está leyendo, porque si hacemos olvidar lo que estamos leyendo, no habremos dejado huella en el auditorio)
“Una buena técnica consiste en dejar de leer durante algunos instantes para hacer un comentario o citar una anécdota”

“Al empezar su discurso, le conviene hacer lo siguiente:
• Salvo que se trate de una conferencia o de una exposición, se verá obligado a hablar de pie
• Sitúese delante de la concurrencia
• No empiece inmediatamente a hablar. Aguarde un instante, para permitir que la atención de los oyentes se concentre
• Llene su vaso de agua y disponga las notas que lleva de forma adecuada. Esta pausa siempre calma al orador nervioso
• Antes de empezar a hablar, levante los ojos hacia la asistencia, mire calmosamente al auditorio y respire atentamente
• El breve tiempo perdido le servirá para neutralizar los efectos de la oposición”

“Es aconsejable al principio, como más adecuado, un tono de voz fuerte, lo cual no significa que deba gritarse. Al mismo tiempo que le dará la impresión de dominar la situación, el tono de voz fuerte le hará serntirse dueño de sí mismo”

“Sin embargo, si no tiene usted una voz fuerte, o si este modo de proceder le repugna, no fuerce su voz”

El autor vuelve a recordar que se debe hablar con sencillez y concisión

Si está hablando uno ante una sala, no hay que dejar la mirada fija en una persona, ni poner atención sólo a las primeras filas. Se debe ver al fondo y tratar de recorrer ida y vuelta a todo el auditorio

“Por el contrario, si se encuentra delante de un público restringido, (...) no mire nunca a los muros y a los muebles, sino siempre a una u otra persona en particular que esté sentada a su lado o enfrente de usted”

Si se necesita una pausa, el beber agua es un recurso perfecto

Si se va a contar una anécdota o chiste “(...) Que la historia sea larga, no importa”, pero el final debe ser breve

“(....) no se ría de sus propias gracias, ni comente sus propios chistes. Y si se le pide que haga otra charla, cambie el repertorio”

“Mas no caiga en la desproporción y cuente un número excesivo de historias o anécdotas”

“Las frases de la conclusión, las palabras finales son lo que los oyentes mejor retienen de un discurso”

“Consejo: Lo mismo que el preámbulo, el fin de un discurso debe ser breve”

Hay que decir frases que no dejen duda de que se ha terminado

No hay comentarios:

Publicar un comentario