Fantasmas
Rosa 13
Z.U.L.E.M.A.
Títeres
Honoria
Cuentos Cortos
Historias Cruzadas

viernes, 30 de septiembre de 2016

5 AÑOS VELANDO

Hoy se cumplen 5 años de la primera publicación de mi blog. No sabía realmente qué poner en una fecha que parece tan especial, así que haciendo un recuento de lo que han sido estos 5 años, sólo pude percatarme de esto:

Encontré una lista de los mejores 100 blogs del 2012, ese blog que hizo la publicación ya no está activo, dejó de publicar en el 2013. El primer lugar sigue activo; pero el segundo también dejó de publicar en el 2013

No he encontrado nada acerca de blogs hechos en blogger para estas fechas, parece ser que todos se han migrado a wordpress, aunque por pura suerte encontré este blog, que está vivo desde el 2010 y sigue publicando. Bastante bueno, deberían seguirlo
http://plantasdemexico.blogspot.mx/

No puedo competir en publicaciones y longevidad contra el blog oficial de blogger, es obvio; pero creo que mi blog es de los más antiguos y que siguen activos para esta plataforma en español

Haciendo un recuento de lo que han sido estos 5 años para mí, veo que he invertido y perdido mucho tiempo, dinero, esfuerzo y amistades en el proceso de este blog, el cual más que para que la gente se cultive ha servido para que me mienten la madre

Este blog me trae más problemas que beneficios, de hecho, no me ha traído ningún beneficio. No me digan que todo lo que he aprendido en el trayecto es un beneficio, porque realmente no me ha sido útil para nada. Maquetar, diagramar, coser a mano, hacer presentaciones, investigar, acomodar, mover, quitar, poner, no ha servido de nada, sigo estando en las mismas que hace 5 años respecto a mi situación como escritor

Veo que tengo muchas visitas; pero no sé si son robots buscando información para hacer spam, o si es gente que entra por error y luego se va, o si es gente que lee. No lo sé; pero sospecho que son todas esas, excepto gente que sí le interesa lo que ofrezco aquí, ya que nadie comenta, nadie agradece, excepto dos o tres perdidos en el espacio a los cuales también les agradezco mucho

Realmente no pido que comenten siempre; pero sí me gustaría que de vez en cuando alguien diera señales de vida de que lo que hago le es útil o mínimo le entretiene

Pueden o no estar de acuerdo con mi punto de vista, no pido que todos sean fieles a mis ideas. Los insultos que he recibido los he dejado para que vean la calidad de personas que comentan, y si a ese tipo de personas es a las que llego, no es lo que busco

Tengo en borrador material suficiente como para dos años; pero no sé si deba seguir publicando, no creo que valga la pena y no siento el mismo interés

Si alguien cree en lo que hago o le parece útil, favor de poner su comentario

Daría las gracias; pero sé que no van a leer esto, así que lo dejamos tal cual

viernes, 23 de septiembre de 2016

El rey de los órganos del cuerpo

Este realmente era un chiste que encontré en una revista de chistes tontos; pero lo adapté para que sea un cuento:

Hace muchos, muchos años, en un lejano país llamado Cuerpo Humano, hubo una junta entre todos los órganos del cuerpo para determinar quién sería el rey de todos ellos. Habló primero el cerebro:
-Yo debo ser el rey, porque yo administro las funciones más importantes y superiores del cuerpo.
El corazón habló:
-No. Yo debo ser el rey, porque yo doy sangre con sus nutrientes a todos los órganos del cuerpo, incluyendo al cerebro.
Los pulmones dijeron:
-No, nada de eso. Nosotros debemos reinar, porque nosotros damos el oxígeno que irriga el corazón a través de la sangre.
El intestino dijo:
-Nada, ninguno de ustedes debe reinar. Yo soy el órgano más importante de todos.
El resto de los órganos se burló de él, se rieron y lo menospreciaron; pero el intestino entonces dejó de funcionar, y el cerebro se ofuscó, al corazón le dio taquicardia, los pulmones enloquecieron, y el resto de los órganos se volvieron histéricos, y sólo así se dieron cuenta de la importancia que tiene el intestino en el cuerpo.

Y así fue como se coronó al intestino como el rey de los órganos

viernes, 16 de septiembre de 2016

Conversar y convencer (6 de 6)

17 PROBLEMAS DE CONVERSACIÓN

Estas son preguntas recurrentes que le han hecho a la autora cuando ha dado clases

“1. <<Me dicen que soy un “escapista”. ¿Es esto bueno o malo?>>
Ser un <<escapista>> es huir de la realidad o los problemas, negándose a mirar la vida cara a cara y creando un mundo irreal propio. (…) Mientras sepamos que nos evadimos y podemos volver a la realidad a nuestro antojo, una breve evasión no puede hacernos daño. (…) Huir constantemente es cobardía. Huir de cuando en cuando es necesario”

“2. <<¿Qué puedo hacer cuando vacilo en las palabras al referir una historia?>>
Necesitáis una mejor memoria, o una mayor concentración, un vocabulario más vasto, o una mayor práctica”

“3. <<¿Cómo puedo interrumpir un monólogo que sigue y sigue...?>>
No demostréis vuestra irritación. (…) probad levantando la mano” (En mi experiencia personal, hay personas que ni así dejan de hablar, y es porque su afán no es llamar la atención, sino humillar. Lo mejor es cortar de tajo e irse inmediatamente argumentando una urgencia)

“4. <<¿Qué puedo hacer para romper una pausa en la conversación?>>
No os preocupéis demasiado si se produce una breve pausa en la conversación. (…) Mientras escuchéis, recordad que os estáis preparando para vuestro turno” (Así que si el silencio se prolonga demasiado, usa esta oportunidad para hablar lo que tenías preparado)

“5. <<¿Qué puedo hacer cuando alguien, aburrido, desarrolla un tópico que no me interesa?>>
(…) Ampliad vuestros horizontes (…) ¡Tiene muchas maneras, una persona, de evitar el aburrimiento, si no está centrada en sí misma!” (O en su defecto, te sive para tener material para odiar más la materia)

“6. <<¿No seré juzgado necio si me limito a escuchar?>>
Depende enteramente de cómo escuchéis. (…) Si escucháis activamente, no. Una atención activa, viva, es siempre un halago para el orador”

“7. <<Si dos o tres personajes de un grupo están hablando de algo “mundano” que no interesa a los demás, ¿debo limitarme a escuchar o debo cambiar la conversación hacia algo que los primeros puedan creer menos brillante, pero en lo que todos pueden participar?>>
Esta pregunta reconoce (implica), que la conversación será menos brillante. (…) no tratéis de anular un espectáculo con otro de segunda clase”

“8. <<Cuando varias amistades mías, masculinas, incluyendo a mi marido, hablan principalmente de negocios, ¿cómo puedo parecer interesante sin intervenir en el asunto?>>”
(La autora dice que no se debe permitir en una conversación que alguien quede excluido todo el tiempo, y además) “(...) puede usted crearse una reputación de persona inteligente, comprensiva y simpatizante, mediante una cautelosa atención”

“9. <<¿Cómo puedo iniciar una conversación con sólo algunas observaciones sobre el tiempo?>>
Aquí es donde la imaginación y la <<asociación de ideas>>, os colocan en una buena posición” (Una simple palabra puede iniciar el tema nuevo y así ir encadenando la plática)

“10. <<¿Qué puedo hacer cuando estoy tratando de encontrar un interés común con alguien, y a cada tentativa me cierra la puerta de golpe, o con una breve respuesta?>>
A la persona que da la respuesta breve y seca, indudablemente le pasa algo. (…) La única manera de enfrentarse con un tipo de esta especie es aceptarlo como una especie de reto. (…) Vuestro problema está en hacerles sentir que sus puntos de vista os interesan. Hay que darle golpecitos a su ego y se animará” (Yo lo mandaría al diablo, además de que del otro lado es molesto que te quieran sacar plática a huevo... pero, bueno... cada quien)

“11. <<¿Cómo puedo controlar mis palabras cuando estoy enojada?>>
(…) Muestra que carecéis de disciplina, control y madurez emotiva. (…) haced un profundo suspiro antes de que se os escape una palabra (…) El oxígeno en los pulmones cambia mucho las ideas. ¿Por qué hacer una escena si tenéis la razón?”

“12. <<¿Por qué debemos evitar hablar de nosotros mismos en la conversación?>>”
(La autora no responde a esta pregunta, sólo divaga sobre la importancia de interesarse en los demás. Yo digo que es porque si realmente eres interesante, la misma gente te pedirá que hables de ti)

“13. <<¿Cómo puedo tener ideas verdaderamente originales de que hablar?>>
En primer lugar, desarrollad vuestra vista y vuestra facultad de observación. Aseguraos de que no veis únicamente la superficie de las cosas, sino su profunidad. (…) No os toméis demasiado en serio. Aprended a relajaros y soñad un poco despiertos. (…) Haced diferentes cosas y haced la misma de maneras diferentes”

“14. <<¿Cómo puedo desarrollar mi facultad de concentración>>
Esto requiere trabajo y una práctica constante” (Disciplina e interés, sobre todo)

“15. <<Cuando estoy hablando o escuchando, prefiero no mirar a nadie directamente. ¿Es esto descortés?>>
Estáis perdiendo uno de los mejores medios de atraer y captar la atención. (…) No necesitáis mirar cara a cara; no hay que tener los ojos fijos en nadie. Pero aprended el valor de establecer el contacto visual hablando y escuchando”

“16. <<Es fácil decir: habla con entusiasmo, con énfasis y sentimiento. Pese a que me encantaría hacerlo, tengo una personalidad retraída, tímida y no puedo cambiar en una noche hasta la efervescencia. ¿Cómo transformar mi personalidad?>>”
(La gente se encasilla en que tiene ya una personalidad; pero dice la autora que las personalidades se van forjando todo el tiempo, nunca están completas o terminadas, ya que cada experiencia nos cambia, así pues, sugiere tener diversas experiencias nuevas para mejorar nuestro autoestima)

“17. <<¿Cómo puedo saber cuándo dar por terminada una conversación?>>
(…) Terminar una conversación cuando el interés empieza a decaer, cuando las miradas empiezan a divagar”

“18. <<¿Cómo puedo conseguir que mis huéspedes se marchen?>>”
(Se refiere a aquellos que nunca terminan de despedirse; pero tampoco se quedan al 100%. La autora sugiere no perder la compostura y dar indirectas, a ver cuándo las captan)

“19. <<¿Está permitido entablar conversación con un desconocido con quien comparto una mesa o un asiento en el tren?>>
Desde luego, si tenéis algo que valga la pena de ser dicho. (…) conservad un tono impersonal”

“20. <<¿Qué diferencia hay entre hacer preguntas y demostrar interés por una persona haciéndole preguntas?>>
Es correcto hacer algunas preguntas personale, pero no preguntas indiscretas. (…) Variad vuestras preguntas a fin de que no sean todas personales”

“21. <<¿Cómo puedo contestar preguntas indiscretas sin parecer descortés?>>
No os entreguéis a la mordacidad ni al sarcasmo. La mordacidad es estúpida y no hace más que indisponer a los demás, en lugar de divertirles. El sarcasmo no consigue más que haceros vulnerable. (…) No llaméis la atención sobre vuestros puntos flacos. (…) Podéis también eludir la pregunta o rechazarla con exageración pero si exageráis, no vaciléis en contarle una mentira. (…) Conservad vuestro tono y vuestra expresión agradable”

“22. <<Si mi conversación es amena e interesante, pero algunas veces sostenida en tono agudo y áspero, ¿en qué forma afecta a mis oyentes?>>
Desagradablemente. Una voz agradable, con una clara pronunciación, es de lo más importante. (…) Pronunciad cada palabra con cuidado y observad vuestro tono e inflexión. Practicad la respiración por el diafragma”

“23. <<¿Cómo debo hablar a gente sensible que se está siempre quejando de su salud y sus problemas?>>
Debéis tener tacto, paciencia y recursos en abundancia. (…) No permitáis que se os tome como paño de lágrimas de problemas ajenos”

“24. <<¿Por qué me es fácil hablar con una persona y se me traba la lengua en grupo?>>
Esta frecuente lamentación es, en gran parte, debido a la falta de práctica. (…) Dirigíos a una sola persona a la vez y antes de qu eso deis cuenta seréis capaces de hablar con todo el grupo”

“25. <<Cuando cometo un error gramatical, o pronuncio equivocadamente una palabra y alguien me corrige, ¿qué debo hacer?>>
Una persona de buen gusto no debe nunca corregir a nadie durante una conversación. (…) Sonreíd, dadle las gracias”

“26. <<¿Qué debo hacer cuando una persona, a la que acabo de ser presentado, inicia inmediatamente una discusión seria?>>
Poneos en el mismo tono que la otra persona y responded a la actitud que delata”

“27. <<¿Es considerado correcto evocar recuerdos, en una conversación sostenida con un amigo, después de haber pasado revista a los acontecimientos y noticias del día?>>
Sí, si los acontecimientos pretéritos conservan un nostálgico interés para los dos y no hay una tercera persona que queda al margen”

“28. <<¿Cómo hacer intervenir a una persona en la conversación, cuando está visiblemente al margen de ella?
(…) Lo más importante es establecer el contacto visual con ella. Miradla de forma que sepa que la veis”

“29. <<Soy sarcástico sin querer. ¿Cómo evitarlo?>>
Averiguad las causas; generalmente, son la inseguridad y el temor. Esperáis un ataque y veis el ataque donde no existe, (…) sustituidlo por la ironía”

“30. <<¿Qué tópicos ligeros de conversación pueden ser empleados durante un baile?>>
Los mismos que en una reunión, una cena, o en otros sitios. Si tenéis conversación en unas ocasiones, la tendréis en otra”

“31. <<¿Cómo puedo llevar una vida interesante y con alicientes después de los cuarenta años?>>
Lo primero que debéis hacer es dejar de pensar en vuestra edad. (…) Hay gente que ha nacido con sesenta y cinco años. Otros no los alcanzarán nunca mentalmente, y esto es lo que cuenta. (…) Hacer alguna tontería de vez en cuando es bueno para vosotros. No tenéis necesidad de ir a otra parte para empezar de nuevo a vivir. Si no sois capaces de conseguirlo donde residís no lo conseguiréis en ningún lugar. En otros sitios sólo encontraréis lo que llevéis vosotros”

18 ¿QUÉ CONVERSACIÓN TENÉIS?

“(...) Asignad un valor de cuatro puntos a casa <<sí>> y aspirad a un total de 88 a 100 puntos” (Sinceros, que los estoy viendo)

“He aquí las preguntas:
1. ¿Os es fácil empezar una conversación?
2. ¿Sabéis cómo hacer preguntas efectivas?
3. ¿Es vuestra voz agradable y clara, no opaca ni demasiado fuerte?
4. ¿Contribuye favorablemente vuestra expresión facial a vuestra conversación?
5. ¿Podéis hablar de temas ajenos a vosotros y a vuestros problemas?
6. ¿Evitáis <<hablar del oficio>>, durante una reunión social, así como sumiros en el silencio?
7. ¿Tenéis un régimen de lectura bien equilibrado?
8. ¿Os es indiferente una pausa en la conversación?
9. ¿Podéis tratar temas sujetos a controversia sin discusiones acaloradas?
10. ¿Os sentís interesadas por las gente y la vida que os rodea?
11. ¿Escucháis sin interrumpir?
12. ¿Os presta la gente atención y os dirige sus observaciones?
13. ¿Crece constantemente vuestro vocabulario?
14. ¿Evitáis hacer uso del argot, palabras vulgares y clichés?
15. ¿Encontráis fácilmente las palabras para expresaros?
16. ¿Evitáis decir cosas que más tarde podéis lamentar?
17. ¿Sois capaces de narrar bien una historia?
18. ¿Os es la charla social fácilmente asequible?
19. ¿Evitáis exagerar?
20. ¿Os es fácil recordar nombres?
21. ¿Sabéis cómo incluir a todo el mundo en una conversación cuando habláis?
22. ¿Sois rápido en descubrir lo que interesa a los demás?
23. ¿Podéis hablar con quien sea, independientemente de su edad o posición?
24. ¿Os entiende bien la gente por teléfono?
25. ¿Pensáis, de antemano, en la conversación como una diversión agradable?”

“La conversación tiene un propósito. Por consiguiente, si hablamos sin una finalidad, sin objetivo ni propósito en la mente, no hemos recogido el reto”

viernes, 9 de septiembre de 2016

Conversar y convencer (5 de 6)

13 LA AGUDEZA

“La agudeza es una respuesta ingeniosa y viva, pero siempre de buen gusto, una respuesta al ingenio de otro, una devolución de ingenio a ingenio”

“Mucha gente confunde la vulgaridad, o el habla popular con la agudeza (…) Una buena salida no hará más que aumentar vuestra reputación, pero los vulgarismos, a menudo, son un estigma”

Un ejemplo de lo anterior. Cuando confiscaron un edificio al clero en Jalisco, el nuevo dueño, invitó al obispo. Cuando el nuevo dueño recibió al obispo, le recibió con la fórmular de cortesía “pase, está en su casa”. El obispo le contestó: “era”. Eso es agudeza. Imaginemos qué hubiera sido si en lugar de eso hubiera contestado “chale cabrón, te mamas, la neta”. De la boca sale lo que tenemos en la cabeza, y si tenemos pura mierda, eso saldrá de la boca

Aconseja la autora no usar clichés ni palabras o frases pasadas de moda

“Hay quien confunde también la agudeza con la respuesta mordaz” (La autora dice que si una conversación es un juego de tenis, la mordacidad viene a ser “como si cada jugador tuviese un montón de pelotas que lanzase una tras otra sin correlación”)

“La mordacidad tiende más a irritar que a divertir. Es un constante alejamiento de la conversación amena, ya que ésta nunca adopta un tono serio ni da seriedad al grupo. (…) La única razón de la vida del mordaz es hacer reír a toda costa. (…) la mordacidad crónica brota de una falsa idea del humorismo. (…) La única defensa contra el mordaz, es ignorarle”

14 PARA HABLAR POR TELÉFONO

Aunque la tecnología ha avanzado mucho desde que salió el libro, aún son útiles ciertas reglas (la gran mayoría de cortesía y educación) que a continuación transcribo

“(...) Si habláis con alguien por primera vez por teléfono, vuestra voz será lo único que tendrá para juzgaros. Por ella formará una imagen vuestra. En nosotros está la facultad de conseguir que esta imagen sea favorable”

“El primer requisito del encanto telefónico, es una voz amable”

Hacer gestos como si la otra persona estuviera frente a nosotros, ayuda a darle fuerza y el tono correcto a lo que decimos

“(...) No olvidéis que siempre queda tiempo de ser amable, por muy ocupado que estéis”

La pronunciación, gesticulación y articulación de los sonidos son más importantes, ya que no nos ven los labios para leer lo que queremos decir, por lo tanto hablar siemmpre claro (y por favor, no tapes el micrófono, háblale al micrófono y no al auricular)

Con la telefonía móvil las conversaciones son más versátiles y flexibles; pero sigue siendo una cuestión de respeto el no monopolizar el tiempo de la otra personal

15 LA CONVERSACIÓN COMO CUALIDAD COMERCIAL

“La conversación puede hacer negocios por vuestra cuenta” (Esto es cierto. Se debe platicar por el placer de hacerlo, y del devenir de la plática habrá oportunidad de hablar del producto, sin dejar nada contundente, sólo despertar la curiosidad. Si la persona se interesa, platicamos del producto. Si realmente se interesa, se le ofrece, si lo quiere y lo necesita, lo comprará; pero ya no llegamos ofreciendo el producto directamente. Hay que usar la plática para que la gente comopre por impulso. Evidentemente es más fácil decirlo que hacerlo, y este capítulo puede dar pie a un libro completo; pero una persona como yo, socialmente discapacitado al grado de ser casi autista, es el menos indicado para escribirlo. Si encuentro algo del tema quizá lo ponga en este blog)

“No tratéis de exhibir todo lo que sabéis”

“En la conversación de negocios, como en la social, lo esencial es un vasto repertorio de intereses”

“(...) La persona verdaderamente importante, tiene tiempo para escuchar a los otros” (Por eso ser breves e ir al grano, este tipo de personas suelen dar citas para exclusivamente hablar de negocios, no divaguemos)

En los negocios, como en todas las ciencias sociales, no existe eso de que “los hechos son los hechos”. Un mismo evento puede verse desde distintas perspectivas, y hay que estar abierto a más de una interpretación

“Cuanto más alto subáis en la escala profesional o comercial, mayor importancia adquiere la conversación”

16 PROBAD VUESTRA PERSONALIDAD

“(...) Una atrayente personalidad inspira confianza y despierta interés”

“Aprended a ser sinceros con vosotros mismos, sobre vosotros mismos”

“La primera aparición, la impresión inicial, tiene un importantísimo efecto sobre el éxito en la conversación. (…) Es muy importante que lo hagáis con seguridad y parezcáis tranquilos y confiados, conscientes de que los demás se interesan por cuanto os rodea”

La autora habla de la expresión facial y corporal. Físicamente no debemos apocarnos ni tampoco ser pedantes. El rostro igual. Recuerdo a un comentarista de boxeo que no importaba lo que dijera, siempre tenía la cara de estar oliendo mierda. Su presencia era molesta por eso. Su voz, siempre regañona e imperativa, era molesta. Cuando intentó cambiar su rostro y trató de sonreír, se vio falso y forzado. Como ciertas actrices que tienen sonrisa artificial y se nota que no son sinceras, y cuando lo son, su sonrisa artificial es la que sale, y no se les cree. Hay que cuidar ser naturales al sonreír, no ser apocados ni pedantes

“(...) Un poco de desorden en la vida, de cuando en cuando, os es conveniente”

“Crearos nuevos amigos. (…) Ningún nuevo amigo puede ocupar el sitio de uno antiguo. (…) Pero que el círculo de vuestras amistades no sea rígido. (…) Estad dispuestos a compartir las nuevas amistades, como las viejas, con los demás”

“(...) No tratéis nunca de impresionar a la gente por vuestra manera de recibir”

“No os sintáis decepcionados si no recibís respuesta. Sólo podéis entregaros a vuestras amistades si no esperáis dividendos de vuestra acción”

viernes, 2 de septiembre de 2016

Conversar y convencer (4 de 6)

10 ESCUCHAD... SINCERAMENTE

“(...) Es mucho más difícil escuchar como se debe, que hablar”

“No hay conversación que pueda ser sostenida donde no se ha establecido contacto mental”

“Hay gente que fracasa en su papel de oyente debido a su cobardía mental. Tienen miedo de oír nuevas opiniones”

“(...) No hay conversación que pueda sobrevivir por mucho tiempo sin entusiasmo, pero una dosis excesiva puede estropear el aroma. (…) os sentís tan enamorados de vuestras ideas que no tenéis tiempo de escuchar las de los demás”

Hay momentos en los que el silencio es aceptable. “(...) Es necesario dar tiempo a la respiración mental”, sobre todo durante una conversación profunda

Hay dos tipos de silencios negativos. El de aquel que no habla porque está aburrido o en desacuerdo y no pueden rebatir; el otro es el de aquellos que no hablan porque tienen el cerebro vacío

“(...) Que vuestro rostro, vuestros ojos y todo vuestro cuerpo den pruebas de atención”

“Escuchar es una de las maneras de aprender”

El silencio del oyente le permite meditar, captar información, y pensar bien sus palabras antes de hablar

“(...) La persona que practica el control de su palabra posee una cualidad que causa impresión. Todo el mundo quiere hablar y mucha gente habla demasiado”


11 ¡QUISIERA NO HABER DICHO ESTO!


“(...) Una vez dichas,” (las palabras de las que nos arrepentimos) “no pueden ser ya borradas. Las excusas y el perdón pueden suavizarlas, pero no anular las palabras pronunciadas”

“(...) cualquier tema puede, en determinadas circunstancias, convertirse en embarazoso. Pensad siempre, pues, en el peligro que corréis con vuestras observaciones personales. (…) El momento del tacto empieza antes de hablar, no después”

“(...) No hay necesidad de ser rudo para ser franco, como no hay necesidad de mentir para tener tacto”, (el tacto es) “más una cuestión de corazón que de cerebro”

“Las personas de limitados intereses, y cuyo conocimiento de la gente es superficial, generalmente carece de sensibilidad”

Muchos se enorgullecen de ser distraídos, algunos quieren hacerse los graciosos y acaban cayendo mal; pero hay otros que dicen tener una mente saturada. “(...) una mente tan ocupada que no tiene espacio para las ideas o intereses de los demás debe ser parcialmente vaciada, antes de llevarla a la compañía de otras mentes”

“La verdadera base de la distracción es la falta de orden mental”

“(...) Para ser una persona completa es necesario tener pleno dominio de nuestra mente”

“En la conversación, el distraído es verdaderamente desastroso. Es responsable de interrupciones, respuestas inadecuadas, abruptos cambios de tema y preguntas indiscretas”

El traductor de esta edición, Manuel Bosch Barret, hizo esta nota al pie: “El traductor, que adolece de este defecto de olvidar los nombres, suele preguntar: “Perdone, ahora no recuerdo su nombre...”, y cuando el otro dice: “Pérez”, exclama: “No, Pérez ya lo sabía, su nombre de pila...” Y cuando dice: “José” exclama: “¡Ah, sí, perdone!” Inútil decir que si el otro dice primero “José”, lo que no se recordaba era Pérez””

“(...) un fanático no pertenece nunca a un círculo donde se practique la conversación”

Ante la falta de tacto o las preguntas incómodas, tomar todo con humor. Es la mejor arma para evadir estos problemas. Si no funciona, retirarse inmediatamente y con cortesía de la plática

La autora cita a Voltaire “<<Desapruebo lo que decís, pero defenderé hasta la muerte vuestro derecho a decirlo>>”, y lo usa para decir que esto no aplicará nunca para los chismes



12 CONVERSACIÓN LIGERA


Se refiere a las charlas que no tocan temas serios. Mucha gente rehuye de ellos porque los considera frívolos o indignos; peo son totalmente válidos, y a veces hasta divertidos

“No hay que confundir la charla con la mezquindad, como la chismografía de vecindario, temas personales y necias trivialidades”

“(...) ¡No tratéis de causar impresión con vuestra charla! No creáis que tenéis que mostraros erudito, serio o intelectual, cada vez que abrís la boca. Mostraos natural, tened gracia y seréis divertido; y todo el mundo pasará un buen rato”

“Al referir un cuento cercioraros bien de que no empezáis una historia que no podréis terminar”

“No es indispensable dar todos los detalles con tal de que recordéis el tema general de la historia”

“Una buena historia no debe alargarse demasiado. Debe estar despojada de detalles secundarios y enojosos apartes. Las mejores historias son las más breves”

“(...) El éxito de una historia larga depende de la manera de contarla”