Literatura y filosofía

Séneca (Parte 4 de 11)


LIBRO 3

En este tomo le dirá a Novato cómo extirpar la ira, o mínimo, cómo frenarla

Posiblemente Aristóteles defiende a la ira, porque usada bajo el yugo de la razón es un arma muy poderosa; pero Séneca le refuta de que eso no puede ser; y yo digo, que quien pueda someter a la ira bajo el poder de la razón, sólo la use cuando sea un caso extremo, pues en otro caso, es jugar con fuego, y la inversión puede traer un balance negativo, si no se controla la ira con la razón, ni se use, pues puede destruir a quien quiera manipularla

“(...) un corazón grande nunca es sensible a la injuria; es más fuerte que ella (...) La venganza es una confesión de que el golpe fue certero, y no es alma fuerte la que se resiente de un ultraje (...) La señal más segura de verdadera grandeza, es que ningún incidente puede conturbarnos”

Hay un consejo que puede malinterpretarse, y es el de no hacer demasiadas cosas. Se refiere a no hacer cosas que van más allá de nuestra capacidad, no se refiere a la inactividad

“Huyamos de todos los que sean capaces de excitar nuestra tendencia a la ira” (Por eso siempre estoy solo. Posiblmente Séneca me diría que soy un ser de alma débil, pues todo me irrita; pero yo le diría que se equivoca, que mi rechazo a las personas es porque las personas son estúpidas, y mi ser las rechaza como rechaza el cuerpo a la enfermedad. En cambio, con las pocas personas que he hecho amistad de verdad, estoy tranquilo, porque no son estúpidos)

Aconseja a los irascibles que lleven la vida lo más calmada y serena posible, que se alejen de problemas

“(...) ignorarlas” (las injurias) “es igual que no haberlas recibido”

“(...) La injuria no está en el modo de hacerla, sino en el de recibirla”

Da varios ejemplos de reyes y tiranos crueles que matan familiares de sus cercanos, sólo por soberbia, placer y maldad, y los ofendidos, no se dejan arrebatar por la ira. Con eso quiere demostrar que la ira se puede domar; pero también dice lo siguiente: “(...) ¿Vale esa vida la pena de pagarla a tanta costa?”, yo siento que con eso nos quiso decir entre líneas, que no vale la pena estar cerca de esa gente por el puesto, o dinero, o ninguna otra cosa que nos puedan ofrecer, y concuerdo con él al 100%

Menciona que si Alejandro fue cruel, no lo heredó de su padre Filipo, ni de su abuelo Antígono. Digo yo, seguro fue influencia de Aristóteles, quien defendía el uso de la ira

“(...) la vida humana gira siempre en torno de un círculo de faltas”

 “(...) Casi todas las cosas que nos irritan son más bien contrariedades que males verdaderos”

Uno de los puntos más fuertes en los que Séneca basa la ira es la soberbia (De la cual desprende casi todo) pues lleva a no apreciar lo que se tiene, o a sobrevalorar lo que se tiene. Citas que refuerzan o que digo: “(...) Es tal la avidez importuna de los hombres, que en balde se les da mucho: lo quieren todo. En vez de quejarnos por lo que nos falta, demos gracias a los dioses de lo que tenemosy “(...) estimar en mucho lo que damos y en muy poco lo que recibimos”. Esta última me hizo recordar a un anciano profesor que tuve, él decía que en su niñez los dulces eran algo muy escaso, y que el tener tener uno era motivo de gran alegría. En algún momento posterior a este recuerdo de su infancia, me regaló un dulce. Quien tenga entendimiento que entienda

También menciona que un motivo de disputa es el dinero. Como podemos ver, eso ha sido y será siempre el gran problema, y no es porque ahora haya capitalismo, es la avaricia y codicia

“Necesario es amoldar nuestros sentidos, endurecerlos, acostumbrarlos a todo; la naturaleza los ha formado para sufrir”

También aconseja diario hacer examen de consciencia, para uno mismo reprenderse sus errores, para no repetirlos, ver en qué se ha sido mejor y en qué se puede mejorar. Me llamó la atención lo siguiente: “(...) la inutilidad de discutir con la ignorancia, que nada quiere aprender porque nada ha aprendido” y “(...) El hombre de bien gusta de ser amonestado”. Por este tipo de consejos, a Séneca se le asoció con una conversión al catolicismo; empero, esto lo hace todo hombre que busca superarse día a día, sea o no católico

Un remedio muy eficaz contra la ira, es razonar después de la crisis del coraje, según nos aconseja Séneca

“A medida que respiramos, se exhala nuestro último aliento. Mientras etemos entre los hombres, respetemos a la humanidad; no seamos para nadie un objeto de temor o de peligro (...) En un abrir y cerrar de ojos, como suele decirse, nos sorprenderá la muerte” (Debido a la brevedad de la vida, hay que vivirla en paz, es su último consejo)
Share:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Aquí puedes comprar mis libros

Archivo del blog

Mis locuras a tu correo

Seguidores